martes, 7 de mayo de 2013

CUENTOS DE TROYA Y GRECIA






OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Andrew Lang (Selkirk, Escocia, 1844- Banchory, Escocia, 1912), autor de “Cuentos de Troya y Grecia” siempre demostró un gran interés por la cultura griega y sobre todo por la figura de Homero. Hombre polifacético sobre todo en el ámbito de la literatura, ejerció de novelista, poeta, crítico literario, antólogo y antropólogo. Entre sus libros más destacados nos encontramos con celebrada antología de cuentos de hadas “Blue Fairy Book” (1889), traducciones de las obras de Homero, libros históricos sobre Escocia, poemarios y artículos para el “Morning Post”. Como curiosidad, fue uno de los pioneros de Investigación Psíquica; lo que hoy conocemos como Parapsicología.

En “Cuentos de Troya y Grecia”, Lang realiza una labor de síntesis de las obras clásicas griegas más celebradas (La Ilíada, La Odisea, Las Argonáuticas), así como algunas leyendas mitológicas (Teseo y Perseo, el Lecho de Proscuto, El hilo de Ariadna, Escila y Caribdis, etc.), ofreciendo una narración ordenada y de prosa muy cuidada de los principales acontecimientos de los textos originales que, en el caso de las obras de Homero, estaban narrados de manera versificada, con una gran belleza y riqueza estilística. Lang los despoja de toda ampulosidad y exceso de trascendencia y los transforma en narraciones amenas y agiles. Sin embargo, aunque los hace mucho más accesibles lo cierto es que pierden parte de su esencia original, sobre todo aspectos como la musicalidad o el simbolismo de hechos y personajes, así como la convivencia entre dioses y héroes que en los cuentos de Lang posee una presencia menos contundente que en las obras homéricas.

Sin embargo, la maestría de Lang como narrador permite que estos cuentos puedan ser leídos como sí originalmente hubieran sido escritos por éste, como sí de unas narraciones nuevas se tratará; es decir no tiene nada que ver con aquellas novelas condensadas y sin personalidad que publicaban en “Selecciones de Readest Digest”.

Por otro lado, estos “Cuentos de Troya y Grecia” pueden servir a muchos lectores como punto de partida o como una buena introducción para conocer estos textos homéricos o mitológicos que originalmente, a pesar de su innegable importancia y valor literario, con frecuencia pueden resultar demasiado densos o difíciles.

JOSEPH B MACGREGOR



No hay comentarios:

Publicar un comentario