viernes, 27 de diciembre de 2013

EL COYOTE: EDICIÓN CONMEMORATIVA. Incluye EL DIABLO EN LOS ÁNGELES y DON CÉSAR DE ECHAGÜE



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Con motivo del centenario del nacimiento del escritor y traductor José Mallorquí, Ediciones Cátedra en su colección Letras Populares publica en un solo tomo dos de las aventuras más representativas del que ha sido considerado su personaje más emblemático y célebre, El Coyote: "El Diablo en los Ángeles" y "Don César de Echagüe". Se trata de una edición muy cuidada a cargo de Ramón Charlo, especialista en literatura popular y con varios estudios publicados en torno a la figura de El Coyote; sus amplios conocimientos sobre el tema se evidencian en la exhaustiva introducción que antecede a las dos historias y la ingente y escrupulosa información que nos aportan las notas a píe de página. 



El Diablo en los Ángeles" fue publicada en el número 18 de la colección original mientras que "Don César de Echagüe" apareció como número-extra especial, - por ese motivo, se trata de una historia más extensa -  ambas editadas por Cliper.

En ambas aventuras apreciamos bastantes puntos en común, que definen el estilo narrativo de Mallorquí. En primer lugar, la historia avanza a través de diálogos que se van sucediendo y que son interrumpidos por párrafos no demasiado largos. En ese sentido, la trama se sucede con agilidad y se sigue con sumo interés. Esto no se traduce en una prosa descuidada o deficiente sino que por el contrario, Mallorquí se nos muestra como un narrador muy competente y eficaz, ya que el lector consigue visualizar con suma facilidad cada una de las situaciones que aparecen en la historia, como si en la imaginaria pantalla de nuestra mente se proyectase una película o como si estuviéramos leyendo un cómic de aventuras en vez de una novela al uso. 

Otro aspecto interesante tiene que ver con El Coyote y su implicación en las dos aventuras que aparecen en el tomo.  En comparación con otros héroes enmascarados, su aparición adquiere en la mayoría de los casos una presencia secundaria, dando mayor preponderancia a otros personajes que intervienen en la trama; son historias corales. Es cierto que Don César de Echagüe, verdadera personalidad del justiciero, aparece como tal en un alto porcentaje a lo largo de la historia, pero no así el enmascarado que, sin embargo, tras las sombras y en silencio, va urdiendo los hilos para conseguir superar cada uno de los conflictos que se van presentando. En ese sentido, parece que en las aventuras de El Coyote se da más importancia a la inteligencia y a la astucia que a los puños o al revolver como método eficaz para dar a cada uno su merecido y cerrar todos los círculos abiertos a lo largo de la narración.
Sí aparecen algunos tópicos inevitables: por ejemplo, Don César se presenta ante los demás como un sujeto neutral, que no quiere implicarse en nada, irónico y hasta un poco insoportable; es decir, todo lo contrario de lo que es en realidad El Coyote. Sin embargo, y aunque su actitud le causa no pocos problemas y conflictos (por ejemplo, con su propio padre tal y como se evidencia en la segunda de la historias incluidas), estamos lejos de los"modernos" problemas existenciales o de identidad de un Caballero Oscuro, un Spiderman o un Hombre de Acero.  En ambas historias, Mallorquí evidencia además un profundo conocimiento de la historia de Norteamérica, en especial del territorio de California, aunque se toma también bastante licencias "poéticas" cuando lo considera oportuno. 

Desde mi punto de vista, "El Diablo en los Ángeles" resulta una historia más ágil y rápida, que avanza sin grandes complicaciones y que se resuelve en los capítulos finales con celeridad pero sin dejar ningún cabo suelto. Resulta más que interesante el personaje de El Diablo, auténtico protagonista de la trama, mientras que, como ya señalé anteriormente, el justiciero enmascarado aparece en el momento adecuado y muy brevemente.  

Quizá por tratarse de una historia especialmente pensada para un tomo extra-especial, "Don César de Echagüe", se nos evidencia como una narración de estructura más arriesgada y que funciona por acumulación de sucesos. Gran parte de la trama es un larguísimo flashback que explica la venganza final de El Coyote en los últimos capítulos y ofrece sus mejores momentos en la descripción de las escenas de acción; también en el oscilante sentido de la justicia del héroe de la función, que se posiciona siempre con aquel que piensa que lo necesita más o que está en peligro, sin tener en cuenta si es hispano o norteamericano ( o lo que es lo mismo, colonizado o colonizador).




En definitiva, se nos ofrece una excelente edición anotada que complementa a la perfección a las dos aventuras de El Coyote, aportando información no sólo sobre el personaje estelar en cuestión o sobre los secundarios, sino también sobre las tramas anteriores a las que se alude, el contexto histórico en el que sucede la acción así como sobre los personajes, escenarios o sucesos reales que van apareciendo a lo largo de la narración. De igual modo, los prólogos a cargo de César Mallorquí, hijo del autor, y Luis Alberto Cuenca, infatigable reivindicador de la cultura popular en todos sus ámbitos,  nos aportan datos tan interesantes como entrañables sobre José Mallorquí y las novelas de El Coyote en un España de Posguerra y Dictadura. Como datos más interesantes y dignos de reseñar: la inestimable labor de José Mallorquí como traductor en novelas policíacas editadas por Molino (y su particular método de traducción), el deseo del autor de crear una novelas del Oeste de carácter netamente español (que no fueran una copia de las norteamericanas) o las múltiples ediciones internacionales que se publicaron de El Coyote en gran cantidad de países, a cuál más insólito y exótico.



JOSEPH B MACGREGOR



jueves, 12 de diciembre de 2013

EL HOMBRE QUE COMPRABA GIGANTES de Luis C. Folgado de Torres



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


"El hombre que compraba gigantes" es una historia de ambientación histórica e inspirada en hechos y personajes reales. Se desarrolla en España, durante el reinado de un joven  Alfonso XII, es decir, unos años de transición entre tradición y modernidad. Así, se nos presenta una España finisecular aferrada fuertemente a sus tradiciones, una sociedad profundamente imbuida de superstición y religiosidad, contraria a cualquier tipo de manifestación vinculada con el progreso, y en la que un investigador científico, como el doctor Velasco, que quisiera desarrollar sus conocimientos o experimentar nuevos avances podía ser considerado poco más que un excéntrico; Una España de ingeniosos inventores cuyas creaciones sólo podían tener cabida dentro de un espectáculo teatral o circense o como entretenimiento de extravagantes performances en la corte real.



Pero también se nos dibuja una España miserable y pobre, aunque urbana todavía profundamente rural y atrasada. Precisamente en ese entorno, en Puebla de Alcocer (Bádajoz) nace en 1849, Agustín Luengo Capilla, un niño que padece acromegalia o gigantismo genético, algo que es considerado como una especie de maldición por sus padres.



Con sólo doce años, es comprado a sus padres por un empresario circense portugués, que lo exhibe como "fenómeno"; incluso llega a visitar la corte real y realizar una actuación en presencia de Alfonso XII y su novia María de las Mercedes. Posteriormente, el doctor Pedro González Velasco, catedrático de Anatomía de la Universidad San Carlos, de Madrid, ofrece a Agustín un especie de sueldo vitalicio a cambio de donarle su cuerpo a partir del momento en que éste fallezca, con intención de embalsamar su cadáver y exponerlo en el Museo Antropológico madrileño, fundando por el propio Velasco. Ésta sería en líneas generales, la historia Agustín, considerado equivocadamente como el Hombre más Alto de España. Luis C. Folgado de Torres, el autor, sigue con escrupulosa fidelidad  los sucesos más representativos de dicha biografía. 





Pero El hombre que compraba gigantes no una simple biografía novelada, sino que funciona de manera excelente como obra de ficción. Folgado de Torres ofrece una serie de personajes muy humanos, con contenido, que no son ni buenos ni malos, nada maniqueos, y una narración apasionante cuyos protagonistas estelares serían el gigante Agustín y el doctor Velasco; una historia con ecos de "El hombre elefante" pero en la que tiene cabida también la afición por lo monstruoso del cineasta Tod Browing en Freaks o en Garras Humanas.







Folgado opta por subrayar los aspectos emocionales o sentimentales del gigante, su frustración sexual y sus complejos, mientras que del doctor Velasco potencia aquellos que evidencia por un lado su genialidad pero también su extravagancia. De igual modo, se trata de una narración bastante explícita, en la que se no se escatiman detalles ni en los puramente sexuales o eróticos sino sobre todo a la hora de describir, por ejemplo, el proceso de embalsamamiento de cadáveres ejecutado por Velasco consiguiendo momentos tan atractivos como desagradables.

Como novela, consigue atrapar la atención del lector prácticamente desde las primeras páginas y la mezcla entre sentimentalidad y morbidez resulta explosiva y muy eficaz. El viejo lema "La Belleza está en el interior" se evidencia como pura falsedad en la narración del trágico devenir vital de Agustín, este gigante en busca del amor y que sólo recibe mentiras y engaños o la burla y el desprecio de las prostitutas a las que frecuenta. Ni siquiera la relación que mantiene con el Doctor Velasco se podría de considerar como una amistad, sino que más bien ambos sacan provecho de la situación. Tan sólo, en brazos de un criada de origen africano (otra marginada social), encontrará algo de consuelo, la única persona en toda su existencia que demuestra sentir afecto y cariño por el gigante, aunque su relación no consiguiera finalmente llegar a buen puerto.

El hombre que compraba gigantes es la historia de un hombre desgraciado y marcado por el destino que busca inútilmente la felicidad en un mundo sucio, egoísta, gris y miserable.

JOSEPH B MACGREGOR

"El Hombre que compraba gigantes" Web Oficial de la Novela.


miércoles, 11 de diciembre de 2013

INDY, UNA MOTO DE CUENTO de Celia Santos


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


El tándem que tan buenos resultados consiguió con la publicación de El Faro de de los Corazones Extraviados (Toro Mítico, 2011) formado por Celia Santos (Texto) y Sonia Sanz (Ilustraciones) se vuelve a reunir para ofrecernos en esta ocasión un nuevo álbum ilustrado en el que la conjunción entre narración e imagen resulta impecable. 

En esta ocasión, Celia Santos nos ofrece una historia no tan sentimental como la anterior, aunque sí están presentes algunas sensaciones fácilmente reconocibles por todos. A partir de la narración de las peripecias de Indy, una vieja moto que permanece oxidada y olvidada en una tienda, se nos ofrecen algunas conclusiones tan discutibles como interesantes. Celia Santos opina que la juventud no es una cuestión de años sino que ésta depende de como se encuentre uno interiormente. En el caso de Indy, ha perdido cualquier tipo de motivación y se avergüenza de su estado; se encuentra en plena crisis existencial hasta que el "rescate" de un anciano motero que la pone a punto de nuevo le hace recuperar la fe en sí misma. 

Como ilustradora, Sonia Sanz realiza un trabajo en el que está presente la oscuridad y la luz como símbolos del momento "depresivo" que padece Indy durante la primera mitad de la historia por un lado y de la posterior recuperación final. En ese sentido, las primeras páginas ofrece imágenes oscuras y ocres mientras que las últimas resultan mucho más luminosas y menos claustrofóbicas, más positivas, tal y como corresponde al periodo de recuperación y renovación que está experimentando.

La conjunción final entre texto e imagen resulta espectacular, eficaz y sumamente emotiva, consiguiendo un álbum ilustrado de gran belleza y perfecto acabado, que pueden disfrutar tanto pequeños como adultos.

Sí piensas que la juventud no es un asunto de años o de edad sino que depende de la actitud y el modo en como encaremos la vida, éste es tu álbum y en caso de que pienses lo contrario, lo disfrutarás igualmente.

JOSEPH B MACGREGOR

COLECCIÓN TONI Y TINA: ¡ADIÓS, TRISTEZA!





OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

¡Adiós, Tristeza! y Los celos vienen... y se van son los nuevos cuentos ilustrados de la colección Toni y Tina, publicada con gran éxito por Almadraba Editorial. Los protagonistas de estas historias son un conejito y una conejita y a través de sus peripecias se puede trabajar la inteligencia emocional de los más pequeños. Así, cada uno de los títulos de la serie sirven para que los críos se familiaricen con aquellas emociones negativas (el miedo, la rabia, la tristeza, los celos) que pueden bloquearles o agobiarles y le enseñan como pueden superarlas. En ese sentido, es conveniente que los pequeños lean los libros en compañía de padres, madres, maestros /as o educadores, que puedan servirles de guía a lo largo de la lectura y puedan interpelarles sobre lo que están percibiendo o asimilando.




Los textos están revisados y creados por un equipo de psicólogas y expertas en educación emocional del Observatori FAROS. En ese sentido, el planteamiento de la idea me pareció interesante y muy bien desarrollada ya que no se cae en moralejas facilonas, moralina absurda o en sermones inútiles. En el caso de ¡Adiós, Tristeza!, el álbum que he podido leer, se nos ofrece una historia de narración sencilla y clara:  Tina está muy triste porque su amigo Toni va a irse a vivir a otro lugar.  A lo largo de la peripecia, Toni ofrece a Tina una serie de soluciones o medios para superar su tristeza: sacarla al bosque a pasear, hacer fotos de cada acontecimientos vividos juntos y finalmente la promesa de escribirse y mantener el contacto. Las fotos realizadas servirán también para mantener vivo el recuerdo del amigo que se ha ido. 

Aparecen también una serie de apoyos, muy bien pensados, para ayudar al adulto a interactuar con el pequeño lector. Por ejemplo, en algunas ocasiones, aparecen junto a las ilustraciones unos círculos con preguntas sobre lo que está sucediendo en la historia y el modo en como el niño podría reaccionar o superar el conflicto planteado. Además al final aparece un breve apéndice en la que se profundiza brevemente en la emoción - en este caso la tristeza - en la que se centra la historia y que debemos trabajar con los pequeños.






Aparte de la aportación de psicólogas, los libros están ideados por un eficaz dúo formado por Meritxell Marti (Texto) y Xavier Salomó (Ilustrador). Tanto la historia, que puede conseguir con facilidad la identificación con los críos, como por los dos personajes centrales (Toni y Tina), simpáticos y muy atractivos, creo que cada uno de los títulos de la colección pueden resultar muy aconsejables no sólo para desarrollar la inteligencia emocional de los pequeños sino como desarrollar su gusto e interés por la lectura. De igual modo, son cuentos de gran colorido y diseño sencillo pero muy eficaz, algo que potencia, sin duda, su interés y atractivo para los lectores a los que van dirigidos.


JOSEPH B MACGREGOR

LA MÁQUINA DE LAS ESTACIONES de Fran Nuño y Enrique Quevedo


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

La Máquina de las estaciones, séptimo título de la colección Pez Volador de Almadraba Editorial, nos ofrece una simpático álbum ilustrado cuyo texto está firmado por Fran Nuño (Bilbao, 1973), hombre polifacético que aborda diversas disciplinas todas relacionadas con la imaginación; escritor, narrador oral, animador cultural, durante cinco años recomendó libros de diversos géneros para Radio Sevilla (Cadena Ser), y ha sido además librero-editor y mago. Como escritor ha publicado más de veinte libros de literatura infantil y juvenil, dos poemarios y manuales para la animación a la lectura. Como animador cultural, organiza y coordina actividades de difusión cultural en varios en colegios, bibliotecas o salas de teatro. Como editor-librero consiguió ser finalista durante cuatro años consecutivos (2004 - 2007) al Premio Librero Cultural de CEGAL y el Ministerio de Cultura. Otros premios serían la Mención Especial del Jurado en el II Premio Ciudad de Orihuela por La Hora de los Relojes, poemario infantil (2009) y La Medalla de Oro al mejor álbum ilustrado español Luces de Feria (junto al ilustrador Enrique Quevedo) en los Moombeam Children's Book Awards. 

Las ilustraciones que acompañan la historia están realizadas por el gaditano Enrique Quevedo  (1967), reputado artista plástico con amplia experiencia desde el año 2011 en álbumes ilustrados para niños. 



Nuño nos ofrece un cuento muy original y que se lee muy bien, entretenido y divertido. Aunque por la temática y el desarrollo narrativo gustará seguro a pequeños lectores, es cierto que puede satisfacer también a lectores adultos. El argumento se ubica en una pequeña localidad imaginaria cuyo alcalde posee una maquina que le permite programar la duración de las estaciones. A partir de este planteamiento, se nos cuenta lo que sucede cuando el alcalde, tras un sufragio popular que se resuelve siempre en empate, decide alargar el verano lo más posible, en detrimento del resto de estaciones. La historia resulta muy agradable y me parece muy bien desarrollada y rematada.

Destaca especialmente el trabajo como ilustrador de Enrique Quevedo que realiza un trabajo magnífico no sólo como complemento perfecto al texto que acompaña sino también en el diseño tanto de los objetos (La Máquina de las Estaciones me parece espectacular), escenarios y personajes. Estos últimos aparecen dibujados siempre de perfil, con grandes cabezas y cuerpos pequeños. Consigue además un álbum muy atractivo de ver, lleno de colorido e imaginación, de gran personalidad.

Un trabajo excelente, realizado con mucho cariño y con sumo cuidado.

JOSEPH B MACGREGOR

lunes, 18 de noviembre de 2013

CIUDAD DE FUEGO de Robert Ellis




OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


Resulta cada vez más difícil encontrar una novela negra o policíaca, como es el caso de CIUDAD DE FUEGO de Robert Ellis, - en la que el grueso de la trama se centra una vez más en una investigación policial sobre los espeluznantes crímenes perpetrados en Los Ángeles por un peculiar asesino en serie apodado Romeo -, y que no perdamos en ningún momento la capacidad de asombro o que no nos provoque una inevitable sensación de Déjà vu. Sin embargo, lo cierto es que Ellis consigue eludir el tópico o el lugar común, aportando algunos aspectos más o menos novedosos al género en cuestión.

Así, aunque la novela posee un excelente arranque y ofrece los suficientes elementos como para continuar leyendo, en principio parece que nos vamos a encontrar lo mismo de siempre: la típica historia sobre una pareja de policías que intentan atrapar a un asesino en serie.  El primer componente del dúo es Lena Gamble, una mujer joven, que lleva poco tiempo en la Brigada de Robos y Homicidios y que aún no ha conseguido superar la dramática muerte de su hermano, estrella del rock. Éste apareció asesinado en un callejón de Hollywood años atrás, sin que hasta el momento se haya conseguido atrapar al culpable del crimen. El compañero de Lena es  el experimentado Novak, un policía de mayor edad, algo cansado y que parece que ha sido bastante baqueteado por la vida. Ambos forman un tandem perfecto y se complementan a la perfección, emprendiendo la investigación con rigor y gran profesionalidad. Hasta aquí nada especialmente destacable, aunque el personaje de Lena resulta del todo arrebatador y enseguida atrapa nuestro interés y acapara toda nuestra atención.

La cosa se complica  y se torna mucho más novedosa cuando Lena y Novak descubren aspectos extraños e incongruentes en uno de los homicidios, presuntamente perpetrado por Romeo, el asesino en serie. Ambos sospechan que alguien ha querido imitar el estilo del criminal para que la policía le atribuya una muerte más. Así, por un lado los detectives deben atrapar a Romeo, cuyos crímenes se hacen cada vez más crueles, sangrientos y sofisticados, pero además tienen que intentar averiguar quien ha sido el autor real del "falso" asesinato, ardua labor porque todo les lleva a pensar que éste se encuentra dentro del departamento de Robos y Homicidios. Además, Lena descubre conexiones entre este crimen y la extraña muerte de su hermano, por lo que el caso se convertirá para ella en un asunto personal. A partir de aquí, la trama comienza a hacerse mucho más apasionante y original.

A esto también ayuda una narrativa ágil y muy visual, profundamente cinematográfica, que impide que sueltes el libro atrapado por una trama de acción trepidante. La trama se va enredando cada vez más y va creciendo en intensidad dramática, presentando situaciones o conflictos de alto voltaje, agresividad sin tapujos o descarnada violencia de manera explicita y eficaz. Todo esto se traduce en una historia que busca el impacto inmediato en el lector y lo consigue con nota alta.

Por último, destacar el excelente desenlace de la historia, tan sorprendente como inesperado.

JOSEPH B MACGREGOR

domingo, 17 de noviembre de 2013

PRESENTACIÓN DE LA NUEVA EDICIÓN ILUSTRADA DE "ALMAS BRUJAS" DE HELENA COSANO



La presentación de Almas Brujas (Edición Ilustrada) será el próximo jueves 21 de diciembre en la Fundación Universitaria Española (C/.Alcalá 125) a partir de las 19:00. Va a ser una celebración de todas las artes, con literatura (Helena Cosano), pintura (Francisca Blázquez, fundadora del dimensionalismo), dibujo (Arturo Villarrubia, ilustrador de la nueva edición), fotografía (con la obra de Laura Muñoz Hermida, conocida por el misterio de sus creaciones, en la Semana Negra, la Semana Gótica o el proyecto de Fernando Marías "Hijos de Mary Shelley"), y música, con los escritores y músicos Isabel Camblor (Premio Barbastro, entre otros) y Pedro de Paz (Premio Luis Berenguer) que tocarán la guitarra y el violín. Además, el actor Emilio Linder (Isabel La serie) interpretará uno de los textos incluido en "Almas Brujas". Se trata de demostrar que el Arte es Uno, aunque elija distintos canales para expresarse.



Helena Cosano nos habla de su último libro, “ALMAS   BRUJAS”, editado este año por la editorial Pigmalión y anuncia el lanzamiento de una edición ilustrada, con la colaboración de la fotógrafa Laura Muñoz Hermida, de la pintora dimensionalista Francisca Blázquez y del ilustrador Arturo Villarrubia, el próximo jueves 21 de noviembre en la Fundación Universitaria Española.


HC: Almas Brujas es mi libro más íntimo y más oscuro. Desnuda con brutal sinceridad las obsesiones secretas, los deseos más turbios, los anhelos inconfesables o los sueños de huida. Mientras Cándida Diplomática (editorial Algaida, 2011), mi obra anterior, era una novela de aventuras y humor, activa, solar, masculina, los cuentos de Almas Brujas viajan hacia el interior, hacia el mundo lunar de la intuiciones, los sentimientos que desafían a la razón, la “noche oscura del alma”. En ese sentido, es un libro intensamente femenino, en un sentido taoísta o arquetípico, no como un rol social ni un género aprendido, sino como el eterno principio que rige las mareas, los ciclos, el nacimiento y la muerte, la fertilidad y la compasión, la receptividad o la intuición: la energía “yin” del universo.

Consta de tres partes, con una unidad estilística y temática. La primera (“Obsesiones”) son relatos en torno al tema de la obsesión. La segunda, "Alas rotas", son textos más breves, líricos y sonoros. La tercera, “Sueños”, son cuentos simbólicos, a veces retomando el concepto de "cuento filosófico" de la Ilustración.  Las tres partes se funden en una atmósfera común, que la nueva edición ilustrada pone ahora de manifiesto, con fotografías de Laura Muñoz Hermida (autora también de la portada del libro), dibujos de Arturo Villarrubia y dos obras de la pintora Francisca Blázquez.

Uno de los leit-motiv del libro es el símbolo de la mariposa. En muchas culturas, la mariposa es una metáfora del alma que ha adquirido cierto grado de consciencia: ya no es oruga ni nunca lo volverá a ser, ha vivido una metamorfosis irreversible. Y en su nuevo estado, rodeada de seres que aún se arrastran mientras ella necesita volar, está condenada a la soledad. Las mariposas son diferentes. No saben - ¡no pueden!- vivir como los demás, por mucho que se intenten camuflar. Las mariposas tienen alas como los pájaros, pero no tienen un nido al que regresar. Son frágiles, pues si tocas el polvo de sus alas, las destruyes. Son efímeras y lo saben, y por eso juegan con el tiempo. Y a veces logran trascenderlo. Logran la eternidad. A veces consiguen poderes sorprendentes, tanto que parecen sobrenaturales (comparables a los siddhis de ciertas vías espirituales). Por eso son seres "mágicos" y las llamo también "almas brujas", por su poder, generalmente benévolo, pero a veces oscuro.



Helena Cosano, retratada por Laura Muñoz Hermida.

En este sentido, las fotografías de Laura Muñoz Hermida, conocida por el halo misterioso de sus creaciones en la Semana Negra de Gijón, la Semana Gótica o proyectos “terroríficos” como los Hijos de Mary Shelley, de Fernando Marías, se centran en el “lado oscuro”, en lo turbio y tenebroso, en la agotadora soledad de los seres errantes que se buscan sin encontrarse, en los juegos de espejos y las angustias laberínticas en las que se pierde y se estrella la identidad.


Anita, la dulce asesina del libro, tal y como la imagina para la edición ilustrada Arturo Villarrubia. 

Arturo Villarrubia mezcla estilos, técnicas y texturas con una versatilidad y una ligereza sorprendentes. Sus retratos de los dos psicópatas del libro son impactantes, más de un lector los recordará en sus pesadillas… Pero sus ilustraciones vibran casi siempre con una belleza más serena y perfecta, a veces impregnada de un toque minimalista japonés. La soledad se refleja en un océano revuelto, en paisajes nevados que sobrevuelan cuervos, casas encantadas que hacen soñar, un espíritu maligno acechando en la oscuridad o una gran mariposa cuyas alas reflejan las estrellas del firmamento.
Esto es lo que no cuenta él mismo sobre su experiencia con esta obra y el reto que supuso: “No hay nada que me motive más creativamente que hacer lo que la sabiduría convencional dice no es posible hacer. Como decía Carlos Castañeda: “No importa el camino que sigas, lo importante es que sea un camino con corazón”. Almas Brujas está escrito con el corazón. El desafío de ilustrar el libro ha sido intentar expresar visualmente ese algo indefinible y personal que hay en el texto. Trasladarlo de las palabras a las texturas. Espero haber tenido éxito.”

Francisca Blázquez es la fundadora del dimensionalismo. Su obra (que todos podrán contemplar en la FUE el día 21/11/2013) está impregnada de una “energía” terapéutica que interactúa con el espectador. Contrariamente a los demás ilustradores, la pintora Francisca Blázquez expresa el triunfo tras la dolorosa metamorfosis. Sus cuadros son una explosión de alegría, optimismo, fuerza y color, que cambian totalmente “la energía” del libro, en particular el de la “mariposa de fuego”, símbolo del júbilo del triunfo. 



"La Mariposa de Fuego", cuadro de Francisca Blazquez.

La presentación de la edición ilustrada pretende ser un homenaje al Arte en todas sus manifestaciones, pues el Arte, la corriente creativa, es Uno, aunque elija distintos canales para expresarse. Por eso, no se tratará de una presentación convencional, sino de una fiesta, una celebración con distintas manifestaciones artísticas: mientras David Felipe Arranz (periodista, escritor, profesor de universidad y director del programa cultural “El Marcapáginas”, ahora en Gestiona Radio) nos ofrecerá una interpretación académica y literaria de la obra, la pintora Francisca Blázquez nos deleitará con la exposición de unas cuantas obras selectas, que podrán contemplarse ese día en la Fundación Universitaria Española. Serán proyectadas las ilustraciones de Arturo Villarrubia y las fotografías de Laura Muñoz Hermida. La escritora y también música Isabel Camblor acompañará con su instrumento un texto del libro interpretado por un actor (probablemente Emilio Linder, aunque su asistencia quedará condicionada a su apretada agenda), y, para hacer un poco de “teatro”, todas las mujeres que se sientan algo brujas o mariposas asistirán disfrazadas, con atuendo negro, maquillaje sugerente, algún sombrero emblemático o la explosión de color que caracteriza las alas de mariposa.




Nuestra sociedad nos vende recetas que no funcionan. Muchas personas viven vidas ajenas, vidas que no están hechas a su medida, y se sienten profundamente insatisfechas y vacías, a menudo sin saber por qué. El tema del libro es principalmente este: ten valor, busca tu camino, libérate, conócete a ti mismo, conviértete en quien eres de verdad. Y al conocerte a ti mismo conocerás el mundo, y al ser auténticamente quien ya eres hallarás la felicidad. Lo más íntimo siempre es lo más universal, y, en el fondo, todos tenemos un "alma bruja", sensible, mística, libre y llena de color. Con este libro, me gustaría que cada lector descubriera la suya y aprendiera a cuidarla, porque es esa esencia sagrada lo que nos da alas hacia la felicidad.

¡¡Y, los que se encuentren en Madrid el jueves 21 de noviembre, lectores, brujos, artistas o mariposas, son muy bienvenidos en la FUE a celebrar con nosotros!!




HELENA  COSANO




La edición ilustrada ya se encuentra disponible en algunas librerías,
como Estudio en Escarlata  (vínculo para la compra electrónica: http://www.estudioenescarlata.com/fichalibro.php?id=978-84-15916-16-1)
o La Central de Callao (Madrid), y se puede también obtener por Amazon España y en Iberlibro
                 

Entrada editada por Joseph B Macgregor

lunes, 14 de octubre de 2013

LOS PAPELES DE MADRID de Luis Quiñones


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

“Los Papeles de Madrid” es la nueva obra de Luis Quiñones y al igual que El Retrato de Sophie Hoffman (Ediciones Toro Mítico, 2008) su anterior novela, éste nos ofrece una historia tan apasionante como enrevesada que ahonda en los mecanismos del tiempo y la memoria. De este modo, el pasado de los personajes resulta de una gran importancia para comprender mejor el porqué de sus actitudes o reacciones así como la suerte que corre cada cuál, consecuencia inmediata de todo lo experimentando y vivido con anterioridad, pero también de las decisiones tomadas o las opciones escogidas en un momento crucial de sus vidas.

Y como en “El Retrato de Sophie Hoffman”, la narración confluye en una mixtura de géneros: la novela histórica (sección Guerra Civil y Posguerra Española), la de género negro o policíaca, la de índole psicológica, o/y el drama sentimental o romántico; estos aparecen de manera equilibrada, aportando hondura a la trama así como matices interesantes que la enriquecen notablemente y provocan el interés gradual del lector.


Los papeles de Madrid”está estructurada en tres bloques que se complementan entre sí. El primero de ellos parte de un suceso central alrededor del cuál giran el resto de historias: la aparición en un Madrid de posguerra del cadáver de Adriana Rot, una prostituta, víctima de un asesinato en su propio domicilio; todo parece indicar que estaba dispuesta a marcharse precipitadamente pero su asesino la sorprendió antes de iniciar la huida. Pocos días después, desaparece misteriosamente otra prostituta llamada Rosa, amante del inspector Román Izquierdo, encargado del caso. Los capítulos que describen su doble investigación se alternan con aquellos que cuentan el periplo personal de Adriana Rot, y con otros que narran una historia de espionaje, ambientada en un periodo turbulento y de transición, situado entre el final de la República Española y el comienzo de la Guerra Civil española, y protagonizada por el francés Maurice Guilleau, con ecos de “Beltenebros” de Muñoz Molina o “Tu nombre envenena mis sueños” de Joaquín Leguina. Digamos que en esta primera parte, Quiñones nos muestra las piezas del puzzle.




En el segundo bloque, el narrador se centra en describir exclusivamente en las peripecias de Maurice Guilleau y su investigación sobre la Defensa de Madrid, información de alto secreto que refleja en un manuscrito mecanografiado: "Los Papeles de Madrid" que dan título a la novela. Este documento aparece como una especie de catalizador alrededor del cuál se mueven una serie de personajes - pertenecientes tanto al bando vencedor como al republicano - interesados en hacerse con éste sea como sea.  Así, la presunta investigación de Román como la suerte de Adriana pasan a un segundo plano o quedan directamente olvidadas.

El tercer y último bloque recupera la estructura temporal del primero y las piezas del rompecabezas empiezan a encajar, desvelando las conexiones existentes entre los personajes principales y descubriendo por fin los enigmas planteados al comienzo de la historia.

Se trata por tanto de una novela que hace del flashback su razón de ser; es decir: con constantes saltos temporales entre presente (La investigación de Román Izquierdo) y pasado (La odisea personal de Adriana y las peripecias de Maurice Guilleau), pero cada transición temporal se realiza con claridad, sin que en ningún momento la narración se torne confusa o densa en exceso; en todo caso, esta alternancia narrativa aporta un mayor suspense a la historia, que nos parece cada vez más interesante, muy ágil y muy bien contada.




Como narrador, Quiñones esgrime un estilo depurado y muy cuidado, alejado de modernas simplificaciones al uso, a través de una narración descriptiva y poética, sin caer en la pedantería o la cursilería. En ese sentido, al autor le preocupa tanto del paisaje exterior por el que deambulan los personajes como los aspectos sentimentales, trágicos, contradictorios o nihilistas que los definen o caracterizan. Esto se traduce en el perfecto acabado de unos seres contradictorios y perdidos en su propio laberinto, pero que se nos antojan de carne y hueso, fácilmente reconocibles, interesantes y atractivos aunque con frecuencia se equivoquen en sus decisiones o evidencien una clara vocación de perdedor.

Pero lo que destaca por encima de todo es que  bajo ese envoltorio de novela de espionaje, thriller o novela sobre la Guerra Civil lo que nos ofrece Quiñones en "Los Papeles de Madrid" es una historia de amor en tiempos de guerra, - dos amantes atrapados en el laberinto de una ciudad sitiada - , profundamente triste, romántica y sentimental que consigue calar con eficacia en el lector.



JOSEPH B MACGREGOR

martes, 24 de septiembre de 2013

EL LIBRO DE LOS PEQUEÑOS MILAGROS de Juan Jacinto Muñoz Rengel






En “El Libro de los Pequeños Milagros”, el joven autor malagueño Juan Jacinto Muñoz Rengel abandona la narración de gran extensión (“El asesino hipocondríaco”, “El sueño del otro”, publicados por Plaza & Janés), que tan buenos resultados le ha dado en los últimos años, y regresa en esta ocasión al relato muy breve y el micro-relato, formato con el que, por otro lado, siempre se ha sentido muy cómodo y que ha abordado anteriormente (“De mecánica y alquimia”, Salto de Página, 2009) con probada soltura y brillantez. Nos enfrentamos, por tanto, a una colección de pequeñas (en ocasiones, casi diminutas) narraciones, incluidas en tres grandes bloques, Urbi, Orbe y Extramundi. Esta división no es mero capricho, sino que los textos aparecen agrupados bajo un criterio común.

En la primera parte (Urbi) se recogen narraciones ambientadas por lo general en escenarios urbanos o protagonizadas por urbanitas, y en los que el autor intenta reflejar su visión del mundo que le rodea así como de las relaciones que mantenemos entre nosotros; la familia está muy presente, por ejemplo, así como los caprichosos o extraños vínculos que a veces mantenemos con los demás.

En la segunda (Orbe) reúne textos de temática más general o universal: en unos, reflexiona sobre la relación del hombre con la ciencia o con el progreso; en otros, sobre la vinculación con Dios con el Mundo y viceversa o sobre las contradicciones, paradojas o absurdos de la Religión, pero siempre de manera desenfadada y sorprendente.

En Urbi se incluyen además algunos curiosos y divertidos experimentos narrativos como los Backwards, surrealistas regresiones temporales que protagonizan diferentes personajes en las que la acción progresa de atrás hacia delante; estos textos no son exclusivos de este bloque pero en Urbi es en donde se concentra un mayor número de ellos. En Orbe aparecen también  otros juegos meta-literarios de igual naturaleza y que se engloban bajo el título de Historias Cruzadas, una serie de relatos en los que Rengel mezcla los argumentos de diferentes libros o películas de manera lúcida e ingeniosa.

Por último, Extramundi reúne textos cuya temática se acerca a la ciencia-ficción; historias que suceden en planetas lejanos, en el espacio exterior o que están protagonizados por especies animales de extraña naturaleza o por insólitas civilizaciones extraterrestres que a veces nos invaden, otras nos observan o simplemente coexisten o sobreviven en entornos extraordinarios o asombrosos (aunque en realidad todo no sea más que una cuestión de perspectiva o de relatividad); relatos de gran solidez y personalidad, en los que se mezclan humorismo y reflexión, crítica mordaz y tramas fabulosas, y de clara raíz simbólica que me evocaron irremediablemente la ciencia-ficción abstracta, filosófica y satírica cultivada por el polaco Stanislaw Lem.(“Diarios de las estrellas”, “Ciberiada”)


A estas tres partes  el autor añade al final, a modo de corolario o breve apéndice, una suerte de Bestiario o índice de los extraños monstruos, - la mayoría de ellos de naturaleza simbólica o abstracta -  que aparecen en algunos de los relatos incluidos (nombre de la criatura, título del texto y página en la que podemos encontrarlo).

Rengel posee un universo personal y propio que refleja en todas sus creaciones, independientemente del formato adoptado, y que por supuesto está también presente en “El Libro de los Pequeños Milagros”,  relatos cortos, salvo alguna excepción de no más de una página y conformados por párrafos breves, en los que se mezclan a partes iguales: surrealismo, esperpento, mundos oníricos, espejos y espejismos, crueldad, terror, la tremenda soledad del ser humano, extraños bichos, los juegos meta-literarios y un peculiar sentido del humor, con el que resulta fácil conectar. Semejante batiburrillo se traduce en una suerte de crónica de pequeños milagros cotidianos;  situaciones paradójicas, algunas de ellas con un alto grado de abstracción, con claras influencias de Cortázar (Una ciudad invadida por “Spoilers”) o de Borges (“La segunda Babel”, “Ejecuciones en serie”, “Josephisaismo”) y que pueden provocar tanto la inmediata complicidad como una sobrecogedora inquietud.


Libro de lectura fácil, ágil y amena, de acceso nada complicado y que no exige grandes esfuerzos por parte del lector (aunque, con frecuencia, la mayor parte de los relatos inviten a la reflexión), conformado por textos por lo general bastante originales y sorprendentes, que buscan crear un efecto en éste, tanto de asombro como de sobrecogimiento, dibujar en su rostro tanto la sonrisa cómplice con la mueca helada; singular breviario además de nuestras obsesiones y miedos, de nuestros monstruos personales o más íntimos o de nuestras insólitas tragedias cotidianas, que confluyen en una colección de pequeñas joyas literarias, de lectura obligatoria para lectores inquietos o curiosos.



JOSEPH B MACGREGOR

viernes, 20 de septiembre de 2013

INFERNO de DAN BROWN


En “Inferno”, Dan Brown nos plantea un thriller, que sigue en parte la línea de sus anteriores novelas. Se trata por tanto de una especie de batiburrillo en la que se mezclan elementos de la novela policíaca, de misterio e investigación con la novela de espionaje, añadiendo además unas gotas de investigación histórica, erudición y esoterismo, lo que desemboca inevitablemente en la “Teoría de la Conspiración”. Todas ellas suelen estar centradas, como suele ser habitual, en un documento o una obra artística cuyos elementos simbólicos conviene desvelar para conseguir así la solución al enigma planteado. En el caso de “El Código Da Vinci”, su obra más popular, esa simbología iba implícita en algunas de las pinturas de Leonardo Da Vinci, y fueron incluidas por el propio Leonardo de manera intencionada. Sin embargo, en “Inferno”, “La Divina Comedia” de Dante es un texto al que Robert Langdon, profesor de iconología y simbología religiosa en la Universidad de Harvard, debe acudir para intentar encontrar el lugar de la Tierra en la que se encuentra oculta una amenaza en forma de virus, que de extenderse podría provocar graves consecuencias en la población mundial. Es decir, aquí las supuestas interpretaciones que se pueden hacer de la obra en cuestión no están relacionadas con aspectos de la vida secreta, religiosa o íntima de Dante Alighieri. Más bien, los versos originales del Infierno Dantesco funcionan como una suerte de motor que impulsa la acción y los movimientos de los personajes de la trama, a modo de enigmáticos acertijos de naturaleza poética, que se deben descifrar para hacer avanzar la investigación y descubrir la ubicación concreta del virus.



En ese sentido, la sexta novela de Dan Brown me evoca a aquellos dos thrillers setenteros de Stanley Donen, “Charada” y “Arasbesco”; del primero de ellos (Charada), me quedo con que en la obra de Brown nadie es quién parece ser; casi todos los personajes ocultan alguna sorpresa o provocan un giro argumental, una suerte de vuelta de tuerca, tal y como sucedía en el film mencionado; del segundo (Arabesco), porque al igual que éste, en “Inferno” nos enfrentamos a un maldito embrollo que llevará a Robert Langdon a viajar por varias ciudades (Florencia, Venecia, Estambul, etc.) siempre en tiempo record; cada estancia le servirá para añadir una pista más sobre la situación geográfica del virus amenazante.

Nos enfrentamos, por tanto, con una novela entretenida y muy eficaz, que presenta personajes bastante interesantes y atractivos (especialmente el de Sienna Brooks o Bertrand Zobrist) y que no pierde fuelle ni decae de interés en ningún momento.



Sin embargo, lo más curioso de todo es que aún siendo una novela de lectura fácil y por lo tanto presuntamente pueril e intrascendente, lo cierto es que se plantea cuestiones tan interesantes como inquietantes. Éstas tienen que ver en primer lugar, con la ingeniería genética, sobre cuáles deben ser sus límites morales o éticos. En segundo lugar, y como consecuencia inmediata de lo anterior, se plantea un tema preocupante: la población de la Tierra aumenta a ritmo agigantado, por lo que habrá un momento en qué no haya sitio ni trabajo, ni vivienda, ni nada en absoluto para tantas personas. Partiendo de esta premisa ¿Sería ético crear métodos para hacer disminuir la población mundial? Y en caso positivo, ¿De qué naturaleza? ¿Qué límites se podrían rebasar a ese respecto? Por último, aparece uno de los temas preferidos de Brown, la existencia de organizaciones secretas, religiosas o gubernamentales  – en este caso, La OMS – que tienen potestad para decidir sobre estos temas, sin pedir permiso a la población, aunque en este caso sea por “el bien de la humanidad”.

Me llama mucho la atención (y sin querer desvelar demasiado), en ese sentido, el desenlace tan ambiguo de la novela. Nos queda finalmente la duda de sí Bertrand Zobrist, el creador de la inquietante amenaza vírica, es un terrorista, un alucinado o un benefactor de la sociedad.


JOSEPH B MACGREGOR