viernes, 19 de septiembre de 2014

AJEDREZ PARA UN DETECTIVE NOVATO de JUAN SOTO IVARS


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

El humor, tanto en cine como en literatura, es siempre un tema peliagudo y con el que resulta complicado ser objetivo o al menos llegar a una opinión absoluta o unánime. Por ejemplo, la escena de un hombre resbalando al pisar una cáscara de plátano puede provocar la carcajada en algunos espectadores, mientras que en otros la situación puede invitar al sobresalto o a lo más sensibles directamente a la conmiseración por aquel pobre sujeto tirado en el suelo; los sentimientos que pueden provocar la clásica batalla de tartas puede variar, según  el tipo de persona, de la hilaridad compulsiva a la repugnancia más desagradable.
Lo mismo sucede con Ajedrez para un detective novato, la nueva novela de Juan Soto Ivars, y que ha sido galardonada con el XVIII Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla, que o se conecta desde un principio con el tono humorístico de la historia o en caso contrario, la trama se nos antojará como una acumulación de peripecias, presuntamente divertidas a las que resulta imposible encontrarles la menor gracia. En ese sentido, me identifico más con aquellos lectores que no han conseguido conectar en ningún momento con el sentido del humor de la narración, pese a que Soto Ivars nos ofrece una historia muy bien contada, fresca y ágil, que se lee bien y en la que demuestra un buen manejo del tempo narrativo. 



La alocada trama se centra en las surrealistas aventuras de este detective novato, en realidad un “negro” literario que escribe novelas policíacas para “falsos” autores, y que recibe un cursillo express a cargo de un detective ligón, vago y caradura (Marcos Lapiedra) sobre técnicas detectivescas, encargándole resolver además una serie de casos a cuál más absurdo y esperpéntico. 





Ambos personajes – y todos los que les rodean – se nos dibujan en forma de caricatura, sin trasmitirnos nunca la sensación de ser carne y hueso, sino como meras marionetas al servicio del autor, pero cuyas características están acordes y son coherentes con el tono dicharachero y caricaturesco con el que se nos cuenta la novela, más cerca por ejemplo de una aventura de Mortadelo y Filemón o de Anacleto, agente secreto – sin que esto resulte en mi opinión nada censurable ni negativo – que con el ciclo de novelas policíacas y humor, iniciadas con “El misterio de la cripta embrujada” de Eduardo Mendoza.




Las conexiones con esta saga novelística son evidentes (el gusto por el absurdo y el surrealismo de la situaciones, personajes un tanto tocados del ala, por citar dos ejemplos) aunque, en mi opinión, al libro de Soto Ivars le falta mordacidad, más contenido, y un sentido del humor más agresivo y crítico con la sociedad actual; aspectos que sí están presente en la obra humorística de Mendoza en mayor o menor medida. 


En cualquier caso, y como señalé al comienzo de la reseña, como hay gustos para todos quizá - estoy seguro - que habrá muchos otros lectores que conectarán con el humor de la novela y la disfrutarán plenamente ya que el envoltorio en sí me parece sólido, bien construido y la trama está narrada con frescura y con mucha agilidad.






JOSEPH B MACGREGOR

lunes, 15 de septiembre de 2014

CINE-BIS Nº 2



Resulta curioso cómo ha evolucionado el mundo del fanzine desde comienzos de los 80, en que empezó a ponerse de moda, hasta nuestros días. De ser una publicación marginal, con frecuencia especializada en música alternativa o que abordaba el cómic transgresor o radical, realizada entre cuatro amigos con pocos medios y tiradas muy limitadas, en la actualidad ha adquirido la categoría de producto de lujo, casi de élite. Muchas de ellas – y hablo sobre todo de las que especializadas en cine de clase b /z, bizarro y /o fantástic-terror – presentan una calidad tanto de textos como de maquetación superior a muchas revistas cinematográficas que se pueden adquirir en tu kiosko habitual. De igual modo, y como consecuencia lógica de todo lo anterior, algunas de estas publicaciones especializadas y kioskeras – como puede ser el caso de la estupenda Scifiworld – imitan descaradamente el formato de fanzine para hacerla así más atractiva al lector aficionado al género en cuestión.

Hace unas semanas conseguí el segundo número de un fanzine de gran calidad y que cumple al cien por cien todas las premisas apuntadas al comienzo de esta reseña: se trata del 2º número de Cine-Bis, publicación dirigida y coordinada por Javier G. Romero, y que se puede adquirir a través de este email quatermass@hotmail.com al precio de 8,70 euros más gastos de envío. Se trata de una revista de una calidad en cuanto a edición y contenido, excepcional e indiscutible, abundantemente ilustrada con más de trescientas fotografías y carteles originales, reproducidas a todos color. 


En esta ocasión, aunque en la portada se subraya especialmente que el número va dedicado al Western Crepuscular – apoyada por una atractiva ilustración de uno de los pocos western firmados por Blake Edwards, Dos hombres contra el Oeste – lo cierto es que la oferta de artículos no puede ser más variada, suculenta y variopinta.



Al Western Crepuscular le dedican un documentado e interesante artículo, firmado por Javier G. Romero, y que funciona a modo de introducción ya que Romero realiza un extenso recorrido por lo que ha sido la historia del western cinematográfico desde finales de los 60 hasta nuestros días, explicando cómo ha evolucionado éste en cuanto a tonos, modos y temáticas. Esta primera parte sirve como aperitivo a una segunda, que se anuncia para el nº3, de próxima publicación.


Al final de la revista, G. Romero realiza además una entrevista muy interesante y jugosa a José Antonio Diego Bogajo, máximo responsable de “Exhumed Movies”, uno de los mejores y más reputados fanzines dedicados en exclusiva al fantastic-terror, realizada por una entrañable troupe de especialistas del rescate de joyas de video-club en formato beta/vhs.




La saga de Ilsa aparece profusamente comentada película a película por José Luis Salvador Estébenez, con gran cantidad de fotos de excelente fractura y gran calidad. Se trata de una saga de films de producción canadiense, protagonizados siempre por la misma actriz, Dyanne Thorne, y en la que interpretaba a una mujer rubia, de botas de cuero y látigo en ristre, cruel y sádica, siempre al mando de un grupo de prisioneras o esclavas a las que sometía a las más inyectas vejaciones y humillaciones de todo tipo o naturaleza, a cuál más escabrosa. 



En Ilsa, la loba de las SS (1974) por ejemplo interpretaba a una implacable comandante de un campamento médico nazi que no cejaba en someter a crueles y sádicos castigos y mutilaciones a sus prisioneras; algo parecido sucedía en Ilsa, la hiena del harén (1976), sustituyendo en esta ocasión el campo nazi por el harén de un multimillonario jeque árabe. Salvador Estébenez nos va describiendo como la serie fue decayendo en interés y como el grado de salvajismo y crueldad se fue apaciguando hasta la práctica desaparición del personaje, que aparece en tan sólo dos films más: Ilsa, la tigresa de Siberia (1977) e Ilsa,(1977) éste última dirigida por el inefable Jess Franco, un catálogo más de sus peculiaridades y obsesiones; una producción germana-suiza que éste realizó por mero oportunismo, por lo que se considera más bien un film apócrifo, que no pertenece en sí a la trilogía.



Fernando Rodríguez Tapia continúa con el especial dedicado al Blaxploitation (2ª y última parte), iniciado en el primer número de Cine-Bis, abordando en esta ocasión todos aquellos films de terror o bizarros protagonizados y dirigidos por afroamericanos en los años 70 y 80, que sirvieron como inspiración en directores como Tarantino (Jackie Brown, Django desencadenado). Me ha parecido el artículo más divertido e hilarante de todos por la cantidad de films “raros” y extravagantes que se llegaron a hacer en ese sentido, sobre todo en el apartado fantástic-terror.


El resto de estudios y artículos no pueden ser más interesantes: desde un análisis bastante acertado, a cargo de Pablo Fernández, de uno de los films de culto de terror más impactantes que he tenido oportunidad de visionar Viy (1967), una de las pocas muestras que conocemos del terror soviético; pasando por un extenso y profuso estudio, firmado por el siempre excelente Carlos Aguilar, sobre uno de los directores de cine de suspense y terror que merecería ser más conocido y visionado por los aficionados al género como fue el gran Curtis Harrington, responsable de obras tan inquietantes y extrañas como Marea Nocturna, el imprescindible Planeta Sangriento, y esas dos joyas del suspense dramático como son ¿Qué le pasa a Helen? O ¿Quién mató a Tía Roo? 
Aguilar no sólo disecciona cada film de manera objetiva y maestra sino que además nos acerca a un personaje como Harrington tan controvertido como peculiar y extravagante; nos ofrece además dos suculentas entrevistas a dos clásicos del cine de barrio: el actor Giuliano Gemma (no hace falta presentación) y el director Antonio Margheriti, realizador de films inolvidables para el aficionado aplicado como Danza Macabra, Sangre para Drácula o Carne para Frankenstein (aunque apareciera acreditado "falsamente" Paul Morrisey como realizador de ambas); abordó también otros géneros como el western o el peplum.





Las versiones de “Imitación a la vida” a cargo de Juan Carlos Vizcaíno Martínez y El cine de educación sexual de Javier G. Romero resultan quizá los artículos más sorprendentes de manera indiscutible: el primero, porque realiza una comparación bastante eficaz e interesante entre las tres versiones (dos americanas y una mexicana) del film “Imitación a la vida” ; y el segundo porque nos ofrece un artículo apasionante y muy suculento sobre una serie de películas que se hicieron principalmente en Europa para aleccionar a las parejas sobre cómo llevar una vida sexual plena y sana, pero que en realidad no eran más que films porno enmascarados de falso didactismo y que servían básicamente para estimular el “morbo” del espectador.




Concluir esta reseña simplemente subrayando el aspecto que considero más destacable de este fanzine y es el siguiente: aunque está realizado por apasionados del género sobre el cuál escriben, son capaces de analizar obras y realizadores con objetividad, separando acertadamente el grano de la paja, sin fanatismos excesivos sino intentando explicar las cosas tal y como son o como las ven los diferentes articulistas.
JOSEPH B MACGREGOR

miércoles, 27 de agosto de 2014

SILENCE de Alba Sabina Pérez


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Silence es la primera novela de la joven autora canaria Alba Sabina Pérez, una interesante propuesta en la que se nos plantea la peripecia personal de Claudia, una joven que va a pasar unos días a la urbanización Costa del Silencio, al sur de Tenerife. Su estancia en ese lugar, al que no había vuelto desde su infancia, significará para ella una forma de librarse del férreo control de su madre e intentar superar sus problemas mentales, emocionales y psicológicos. "Todos piensan que estoy loca", llegará a afirmar en más de una ocasión. La presencia en su vida de un extraño y misterioso muchacho le hará cuestionarse sobre sí los acontecimientos vividos junto a él son reales o producto de su imaginación, su inestabilidad mental y necesidad de afecto.



En primer lugar, en cuanto a forma nada que objetar: me parece que la autora utiliza una prosa cuidada pero sencilla, sin noñeria ni pendantería, y narrativamente también pienso que está muy conseguida; el equilibrio entre la primera persona y la tercera es perfecto. Desde mi punto de vista, se trata de una historia muy bien contada, desarrollada con la intriga y el suspense adecuados y en la que se nota que Sabina ha puesto mucho de sí misma, de sus propias experiencias personales.



En lo que respecta al contenido, se nos ofrece una trama bastante interesante y motivadora en cuanto la protagonista se cuestiona la realidad de los sucesos que está protagonizando; dejando así la puerta abierta, al principio, incluso a lo paranormal o sobrenatural; de igual modo, la inclusión de los sueños, muy oportuna y aumenta la intriga del misterio en cuestión. Gracias a todo esto la novela consigue alcanzar cotas de gran interés y me parece bastante bien planteada y desarrollada, bien conducida y con un personaje que provoca fácilmente la empatía con el lector.



Quizá el desenlace me decepciona un poco/bastante ya que finalmente todo tiene una explicación racional o lógica, aunque entiendo que lo que le interesa a la autora más que nada es que la protagonista supere sus dependencias, problemas emocionales y psicológicos, consiga así su independencia personal y aprenda de este modo a manejar su vida y a caminar por sí misma. 



JOSEPH B MACGREGOR

lunes, 11 de agosto de 2014

TIERRAS ROJAS de Joe Abercrombie


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Leer TIERRAS ROJAS de Joe Abercrombie me ha resultado una experiencia extraña que se traduce en un sentimiento contradictorio: por un lado, me ha gustado bastante pero por otro, no tanto. 




TIERRAS ROJAS se plantea como una historia de género épico, ubicada en una región imaginaria en la que se desarrolla una suerte de "Juego de Tronos"; sin embargo, la mayor parte de las situaciones y conflictos, así como personajes y escenarios aparecen como un continuo homenaje a las novelas o películas ambientadas en el Oeste Americano.  Así, Joe Abercrombie intenta reunir en una sola novela a Frodo con Clint Eastwood.



La caravana de Oregón

Todos los tópicos que hemos visto o leído en miles de historias del "Far-West" aparecen a lo largo de la trama: la fiebre del oro, las  peleas en las cantinas, la caravana de Oregón, el duelo, el pueblo enfangando en barro en continua construcción, los forajidos - que en la novela actúan como mercenarios de clara inspiración "shakesperiana,- y por supuesto las tribus de indios salvajes, que en esta ocasión reciben el nombre de "Fantasmas". Incluso hay una suerte de "Hombre Tranquilo" - el homenaje a John Ford está servido - escondido en el personaje de Lamb. Así, tanto los personajes principales como los secundarios adoptan usos y maneras de héroes épicos pero también del Oeste americano: Calamity Jane, Annie Oakley, Buffalo Bill, Wild Bill Hickock. Estos aparecen de manera más o menos velada a lo largo de la novela, incluso de manera satírica.

Annie Oakley


Con respecto, al estilo narrativo de Joe Abercrombie, éste sabe combinar con bastante pericia situaciones humorísticas e incluso un poco naif con otras mucho más bizarras y gorés, sobre todo en los momentos épicos (batallas, combates, duelos, etc.) en los que el autor no escatima detalles y se nos muestra excesivo pero eficaz. 

 Joe Abercrombie

Creo que el homenaje al "Far-West" resulta tan potente que termina apagando un poco lo épico, y lo es de un modo tan intenso que nunca tuve la sensación de estar leyendo una novela de fantasía épica sino una historia del Oeste. En ese sentido, el libro me gustó pero por otro no terminó de convencerme que la historia se desarrolle en un escenario imaginario en el que a veces se sustituye el Colt-45 por la espada o la daga. La experiencia me resultó estimulante en un tanto por ciento elevado (hasta que abandonan el pueblo) y un poco menos conforme la trama se acercaba al desenlace que, desde mi punto de vista, se dilata demasiado y no me pareció tan motivador.


JOSEPH B MACGREGOR


miércoles, 25 de junio de 2014

GRIETAS de Santi Fernández Patón


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


Con GRIETAS (XIX PREMIO LENGUA DE TRAPO DE NOVELA) me ha sucedido algo muy curioso; en un principio, me costó mucho entrar en la historia. Me daba la impresión de que Santi Fernández Patón no permitía a sus personajes respirar, sepultados por un estilo narrativo que se me antojaba algo afectado, repleto de expresiones y comparaciones imposibles o  muy rebuscadas, así como de conversaciones poco naturales y faltas de frescura. Por otro lado, el conflicto que experimenta la pareja protagonista sin dejar de parecerme real o falto de interés sí sí que es cierto que lo aprecié como bastante banal y poco motivador, tal como se nos plantea en un principio. Sin embargo, con frecuencia mi curiosidad suele ser más poderosa que cualquier sensación negativa o prejuicio. Así, conforme avanzaba en mi lectura, la narración fue cobrando paulatinamente mayor fuerza y fluidez, ganando además en hondura e interés. 


Santi Fernández Patón

En primer lugar, "Grietas" se desarrolla en la España actual, la de la crisis, la corrupción, "Marianico" el largo, los escarches y los indignados. Los personajes pertenecen a esa juventud acostumbrada a sobrevivir (más o menos) gracias a eventuales trabajos temporales, sin futuro y sin  expectativas, comprometida con la sociedad y que lucha por cambiar las cosas.Opino que Fernández Patón ha sabido contar todo esto de manera excelente, describiendo a la perfección el estado de la cosas y presentando a unos personajes estelares fácilmente reconocibles, muy bien descritos y que se antojan como muy de verdad. Las descripciones tan realistas que aparecen en algunos momentos de la narración, como cuando se ocupa de la cruel y dura represión policial sobre la juventud indignada durante una manifestación de protesta social, o el modo en como el protagonista se ve obligado a desempeñar su trabajo en una empresa de tele-marketing de telefonía móvil, me pareció excepcional, muy veraz. 





La historia está contada por un narrador anónimo que representa a parte de esta juventud y que ofrece además algunas características propias de muchos de estos jóvenes: escritor en ciernes, alterna el paro con el desempeño de trabajos temporales (por lo tanto, acostumbrado a vivir el presente), padre soltero a la fuerza, comprometido con los movimientos sociales de indignados y de protesta anti-desahucio, intelectualmente preparado y con una irresistible costumbre de analizarlo todo hasta la extenuación, sobre todo las relaciones humanas, familiares y sentimentales. Como fiel reflejo de una realidad social y de una juventud decepcionada y desilusionada pero con ganas también de cambiar las cosas, la novela se merece un diez. Primer punto a su favor.




Otro aspecto interesante y que aumentó en parte mi motivación fue cuando la relación sentimental que mantienen - de manera tortuosa e inconstante - el narrador anónimo y Lucía comenzó a manifestarse como la crónica de una relación tóxica y claramente adictiva. En un principio, me pareció una peripecia bastante pueril y poco interesante; sin embargo, conforme la narración se fue adentrando por vericuetos más hondos o profundos, la novela ganó para mí en intensidad e interés; además, la relación sentimental descrita se me antojó como muy reconocible y bastante bien reflejada; en este tipo de adicciones las cosas suelen suceder así. Aunque se nos describe una tormentosa relación sentimental, Fernández Patón evita caer en lo ñoño y cursi, o en la sensiblería facilona a lo Federico Moccia, tanto en los personajes o las situaciones. También es cierto que los amantes tienden a racionalizar en exceso la experiencia que intentan vivir lo que traduce en una cierta irregularidad, en el sentido que no todo lo que se nos cuenta sobre ambos me resultó igual de interesante o motivador; se alternan, desde mi punto de vista, grandes momentos con otros más tontorrones o reiterativos.



Quizá la sensación de asfixia en la que percibí que vivían los personajes al principio venía motivada por la opción de un único narrador de la historia, que en cierto modo nos ofrecía una versión sesgada y  poco equilibrada de las auténticas razones de los que no participaban en dicha narración. Me faltó escuchar la voz de Lucía, de Sonia, del padre, la hija o la hermana del narrador; incluso de Toni. Los vemos sólo a través de los ojos del protagonista y su visión es absolutamente propia y personal, pero también se me antojó como incompleta y bastante insatisfactoria para mí como lector.

JOSEPH B MACGREGOR




domingo, 8 de junio de 2014

Batman. Serenata nocturna (El origen del caballero oscuro) POR David Hernando

  


Opinión de Joseph B Macgregor

Se cumplen 75 años de la creación de Batman. Por ese motivo, David Hernando, uno de los mayores especialistas en cómic de superhéroes de nuestro país (especialmente de Batman y Superman), nos desvela en “Batman: Serenata nocturna” un importante descubrimiento en torno al verdadero autor y creador del personaje, cuya identidad se ha mantenido oculta durante hasta prácticamente nuestros días.

Así, en este apasionante ensayo novelado – subtitulado “El origen del Caballero Oscuro” -, Hernando nos narra la biografía de Bill Finger, guionista de cómic de superhéroes y series de televisión, quién al parecer inventó todos los detalles personales, estéticos y biográficos de Batman y que forjaron al personaje durante veinticinco años. Sin embargo, Bob Kane nunca reconoció tal cosa y toda su vida se declaró como único creador y dibujante oficial de Batman, negando la auténtica y trascendental participación de Finger tanto en el diseño final del Caballero Oscuro como en los guiones de las historias, inspirados también por ideas originales de éste; Kane aseguraba que Finger los escribía a partir de sugerencias suyas, afirmación que Hernando se encarga de desmentir con eficacia y convicción.


Bill Finger.

El texto se nos muestra como bastante veraz e irrefutable ya que aparece férreamente sustentando con suculentas declaraciones y entrevistas exclusivas realizadas a reputados historiadores del cómic o personalidades relacionadas con el Caballero Oscuro o con sus creadores como Thomas Andrae (autor de la biografía oficial de Bob kane), Travis Langley (director del documental sobre Bill Finger), Michael Uslan (productor de todos los films de Batman), así como con diversos autores y editores de sus aventuras (principalmente Denny O'Neil), y por supuesto con familiares o descendientes del guionista, como Athena Finger, nieta del guionista. Además el autor en colaboración con Marc Tyler Nobleman, autor de "Bill, The Boy Wonder. The secret Co-creator of Batman", ha conseguido acceder a cartas privadas y otros documentos personales de Finger (certificado de nacimiento, de defunción, informes médicos, etc.) para conseguir así documentar eficazmente su biografía.


                           Autobiografía de Bob Kane escrita en colaboración con Tom Andrae



 "Bill, The Boy Wonder. The secret Co-creator of Batman", 
biografía de Bill Finger, escrita por Marc Tyler Nobleman


A lo largo del ensayo, se nos muestra al auténtico creador de Batman como un sujeto que permanece oculto en la sombra, mientras que Kane es quién se lleva todos los aplausos y méritos, así como los pingües beneficios económicos reportados no sólo por los cómics sino también de las diversas adaptaciones cinematográficas, serie de televisión, dibujos animados o merchandising del personaje. Éste nunca permitió que el nombre de Finger apareciera acreditado en ninguna de las apariciones del superhéroe. Lejos de amilanarse o deprimirse por ello, éste se nos muestra como un creador incansable que, junto a otros importantes colaboradores, creó las mejores aventuras de El Caballero Oscuro, compaginando esta labor con la de guionista de seriales de televisión, aunque permaneciera en el anonimato hasta prácticamente los años 80, momento en el que algunos fans incondicionales del Caballero Oscuro empezaron a reivindicarlo y colocarlo en su justo lugar.




             Batman creado por Bill Kane, nada que ver con el pensando por Finger posteriormente.

En contraste, Hernando nos muestra a Kane como un auténtico caradura que encargaba sus historias a otros dibujantes “fantasmas” que, al día siguiente, entregaba en la redacción como suyas y con su única firma. Así, de todas las aventuras publicadas de Batman, éste sólo dibujó un tanto por ciento muy pequeño. De igual modo, siempre se atribuyó la creación de los villanos con los que El Caballero Oscuro tuvo que enfrentarse; el autor demuestra con contundencia que no fue así y que personajes tan entrañables como El Pingüino, Dos Caras o el Joker fueron ideados por Finger y por otros “colaboradores” en la sombra de Kane como por ejemplo Jerry Robinson. Lo mismo sucede, por ejemplo con el diseño de la Bat-Cueva, los diversos gadgets utilizados por el Caballero Oscuro en sus aventuras y por supuesto con todos los secundarios que ayudan al personaje como Robin o el fiel mayordomo Alfred.


              Para crear a Joker, Robinson y Finger se inspiraron en el film mudo "El hombre que ríe".

Aparte del apasionante texto que se nos ofrece, el libro incluye un pliego de ocho páginas con fotos, cedidas por familiares y amigos del guionista, así como una interesante y emotiva introducción firmada por Roy Thomas, editor y guionista de Marvel y DC Comics, historiador de cómic y principal responsable de la revista especializada "Alter Ego". Para el diseño de la portada, se ha contando con la colaboración de Paco Roca, uno de lo más importantes y celebrados ilustradores y autor de novela gráfica de nuestro país.

JOSEPH B MACGREGOR

sábado, 24 de mayo de 2014

PAPA FRANCISCO UNA IGLESIA PARA TODOS.



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Se cumple un año del pontificado del Papa Francisco y la Editorial Espasa reúne en PAPA FRANCISCO: UNA IGLESIA PARA TODOS las homilías y discursos más importantes o interesantes pronunciadas por éste en este año de papado. Así, el libro se estructura en dos partes: HOMILÍAS y DISCURSOS. En la primera parte, se reproducen los textos sagrados correspondientes a la celebración concreta y la posterior homilía del papa, pronunciada al respecto de dichos textos;  en la segunda, la mayor parte de los discursos pronunciados en sus visitas o encuentros papales.



Antes de expresar mi opinión sobre el libro en cuestión, sí me gustaría hacer una reflexión: pienso que mucha gente decide leer sólo aquellos libros o textos que están acordes con su pensamiento político, espiritual o religioso; es decir, la mayoría de las personas sí tienen un pensamiento de izquierdas leerán autores de izquierdas y nunca de derechas (y viceversa), y sí no se tienen creencias religiosas es muy posible que se obvien textos de temática espiritual o se dejen de leer a autores católicos o que evidencian algún tipo de opción religiosa (y al revés también). En mi caso, la curiosidad suele ser más poderosa que mis creencias y me suelo acercar a textos que no tienen que ver con mi forma de ver la vida para enriquecerme así un poco más culturalmente. Así, a pesar de mi más que patente agnostiscismo y anti-clericalismo, mi acercamiento a textos firmados por Papas no es nuevo, lo cuál me permite también comprobar las diferencias entre los escritos por Ratzinger o por Bergoglio, que son, en ese sentido, como la noche y el día; el pensamiento del argentino se acercaría más quizá al de Juan Pablo I; lástima de que su Papado fuera tan breve.



El Papa Francisco, al igual que Juan Pablo I, expone sus ideas con sencillez meridiana, con humildad y cercanía de tal modo que todo el mundo entienda su mensaje mientras que Ratzinger en sus libros sobre Jesús de Nazaret, por ejemplo, esgrime las aristocráticas maneras de un teólogo de altura, críptico y lejano, apto sólo para lectores con un alto y profundo conocimiento teológico. 




Por otro lado, el mensaje de Francisco en el que aparece siempre presente el Jesús de los pobres, de los marginados y de los desfavorecidos, resulta profundamente coherente en un religioso que pronuncia sus homilías ante auditorios poco habituales, como por ejemplo la que tuvo lugar durante la Santa Misa celebrada en el centro penitenciario para menores  Casal del Marmo (Roma) el Jueves Santo, 28 de marzo de 2013 o algunos discursos pronunciados en diversas visitas a casas de acogida o hospitales italianos o de Río de Janeiro, por ejemplo, o durante sus encuentros con niños discapacitados, enfermos graves ingresados en hospitales de caridad o pobres asistidos por Cáritas. De igual modo, el Papa Francisco parece muy preocupado por trasmitir su mensaje a la juventud, y por ese motivo muchas de sus disertaciones van dirigidas a ellos; también a aquellos que han optado por la vida religiosa (seminaristas, novicias, etc). 



Francisco tampoco se nos muestra como un Papa que quiera vivir alejado del mundo o de lo terrenal, así resultan muy interesantes aquellos mensajes especialmente pensando para los periodistas, jefes de estado o representantes de las diferentes opciones religiosas.

El libro resulta en ese sentido muy completo y nos sirve para trazar un perfil bastante claro, completo y fidedigno del Papa Francisco. Como señalé anteriormente, el mensaje que trasmite resulta de una enorme coherencia; Bergoglio sabe extraer del Evangelio todas aquellas facetas de Cristo más cercanas a la gente y que tienen que ver con la ayuda desinteresada a los más pobres, el amor a los semejantes, la tolerancia, el diálogo y la paz como armas efectivas para conseguir una sociedad mejor. En el mundo convulso y decadente, al borde del caos, en el cuál vivimos, semejante opción no resulta para nada desdeñable.

JOSEPH B MACGREGOR