viernes, 27 de diciembre de 2013

EL COYOTE: EDICIÓN CONMEMORATIVA. Incluye EL DIABLO EN LOS ÁNGELES y DON CÉSAR DE ECHAGÜE



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Con motivo del centenario del nacimiento del escritor y traductor José Mallorquí, Ediciones Cátedra en su colección Letras Populares publica en un solo tomo dos de las aventuras más representativas del que ha sido considerado su personaje más emblemático y célebre, El Coyote: "El Diablo en los Ángeles" y "Don César de Echagüe". Se trata de una edición muy cuidada a cargo de Ramón Charlo, especialista en literatura popular y con varios estudios publicados en torno a la figura de El Coyote; sus amplios conocimientos sobre el tema se evidencian en la exhaustiva introducción que antecede a las dos historias y la ingente y escrupulosa información que nos aportan las notas a píe de página. 



El Diablo en los Ángeles" fue publicada en el número 18 de la colección original mientras que "Don César de Echagüe" apareció como número-extra especial, - por ese motivo, se trata de una historia más extensa -  ambas editadas por Cliper.

En ambas aventuras apreciamos bastantes puntos en común, que definen el estilo narrativo de Mallorquí. En primer lugar, la historia avanza a través de diálogos que se van sucediendo y que son interrumpidos por párrafos no demasiado largos. En ese sentido, la trama se sucede con agilidad y se sigue con sumo interés. Esto no se traduce en una prosa descuidada o deficiente sino que por el contrario, Mallorquí se nos muestra como un narrador muy competente y eficaz, ya que el lector consigue visualizar con suma facilidad cada una de las situaciones que aparecen en la historia, como si en la imaginaria pantalla de nuestra mente se proyectase una película o como si estuviéramos leyendo un cómic de aventuras en vez de una novela al uso. 

Otro aspecto interesante tiene que ver con El Coyote y su implicación en las dos aventuras que aparecen en el tomo.  En comparación con otros héroes enmascarados, su aparición adquiere en la mayoría de los casos una presencia secundaria, dando mayor preponderancia a otros personajes que intervienen en la trama; son historias corales. Es cierto que Don César de Echagüe, verdadera personalidad del justiciero, aparece como tal en un alto porcentaje a lo largo de la historia, pero no así el enmascarado que, sin embargo, tras las sombras y en silencio, va urdiendo los hilos para conseguir superar cada uno de los conflictos que se van presentando. En ese sentido, parece que en las aventuras de El Coyote se da más importancia a la inteligencia y a la astucia que a los puños o al revolver como método eficaz para dar a cada uno su merecido y cerrar todos los círculos abiertos a lo largo de la narración.
Sí aparecen algunos tópicos inevitables: por ejemplo, Don César se presenta ante los demás como un sujeto neutral, que no quiere implicarse en nada, irónico y hasta un poco insoportable; es decir, todo lo contrario de lo que es en realidad El Coyote. Sin embargo, y aunque su actitud le causa no pocos problemas y conflictos (por ejemplo, con su propio padre tal y como se evidencia en la segunda de la historias incluidas), estamos lejos de los"modernos" problemas existenciales o de identidad de un Caballero Oscuro, un Spiderman o un Hombre de Acero.  En ambas historias, Mallorquí evidencia además un profundo conocimiento de la historia de Norteamérica, en especial del territorio de California, aunque se toma también bastante licencias "poéticas" cuando lo considera oportuno. 

Desde mi punto de vista, "El Diablo en los Ángeles" resulta una historia más ágil y rápida, que avanza sin grandes complicaciones y que se resuelve en los capítulos finales con celeridad pero sin dejar ningún cabo suelto. Resulta más que interesante el personaje de El Diablo, auténtico protagonista de la trama, mientras que, como ya señalé anteriormente, el justiciero enmascarado aparece en el momento adecuado y muy brevemente.  

Quizá por tratarse de una historia especialmente pensada para un tomo extra-especial, "Don César de Echagüe", se nos evidencia como una narración de estructura más arriesgada y que funciona por acumulación de sucesos. Gran parte de la trama es un larguísimo flashback que explica la venganza final de El Coyote en los últimos capítulos y ofrece sus mejores momentos en la descripción de las escenas de acción; también en el oscilante sentido de la justicia del héroe de la función, que se posiciona siempre con aquel que piensa que lo necesita más o que está en peligro, sin tener en cuenta si es hispano o norteamericano ( o lo que es lo mismo, colonizado o colonizador).




En definitiva, se nos ofrece una excelente edición anotada que complementa a la perfección a las dos aventuras de El Coyote, aportando información no sólo sobre el personaje estelar en cuestión o sobre los secundarios, sino también sobre las tramas anteriores a las que se alude, el contexto histórico en el que sucede la acción así como sobre los personajes, escenarios o sucesos reales que van apareciendo a lo largo de la narración. De igual modo, los prólogos a cargo de César Mallorquí, hijo del autor, y Luis Alberto Cuenca, infatigable reivindicador de la cultura popular en todos sus ámbitos,  nos aportan datos tan interesantes como entrañables sobre José Mallorquí y las novelas de El Coyote en un España de Posguerra y Dictadura. Como datos más interesantes y dignos de reseñar: la inestimable labor de José Mallorquí como traductor en novelas policíacas editadas por Molino (y su particular método de traducción), el deseo del autor de crear una novelas del Oeste de carácter netamente español (que no fueran una copia de las norteamericanas) o las múltiples ediciones internacionales que se publicaron de El Coyote en gran cantidad de países, a cuál más insólito y exótico.



JOSEPH B MACGREGOR



jueves, 12 de diciembre de 2013

EL HOMBRE QUE COMPRABA GIGANTES de Luis C. Folgado de Torres



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


"El hombre que compraba gigantes" es una historia de ambientación histórica e inspirada en hechos y personajes reales. Se desarrolla en España, durante el reinado de un joven  Alfonso XII, es decir, unos años de transición entre tradición y modernidad. Así, se nos presenta una España finisecular aferrada fuertemente a sus tradiciones, una sociedad profundamente imbuida de superstición y religiosidad, contraria a cualquier tipo de manifestación vinculada con el progreso, y en la que un investigador científico, como el doctor Velasco, que quisiera desarrollar sus conocimientos o experimentar nuevos avances podía ser considerado poco más que un excéntrico; Una España de ingeniosos inventores cuyas creaciones sólo podían tener cabida dentro de un espectáculo teatral o circense o como entretenimiento de extravagantes performances en la corte real.



Pero también se nos dibuja una España miserable y pobre, aunque urbana todavía profundamente rural y atrasada. Precisamente en ese entorno, en Puebla de Alcocer (Bádajoz) nace en 1849, Agustín Luengo Capilla, un niño que padece acromegalia o gigantismo genético, algo que es considerado como una especie de maldición por sus padres.



Con sólo doce años, es comprado a sus padres por un empresario circense portugués, que lo exhibe como "fenómeno"; incluso llega a visitar la corte real y realizar una actuación en presencia de Alfonso XII y su novia María de las Mercedes. Posteriormente, el doctor Pedro González Velasco, catedrático de Anatomía de la Universidad San Carlos, de Madrid, ofrece a Agustín un especie de sueldo vitalicio a cambio de donarle su cuerpo a partir del momento en que éste fallezca, con intención de embalsamar su cadáver y exponerlo en el Museo Antropológico madrileño, fundando por el propio Velasco. Ésta sería en líneas generales, la historia Agustín, considerado equivocadamente como el Hombre más Alto de España. Luis C. Folgado de Torres, el autor, sigue con escrupulosa fidelidad  los sucesos más representativos de dicha biografía. 





Pero El hombre que compraba gigantes no una simple biografía novelada, sino que funciona de manera excelente como obra de ficción. Folgado de Torres ofrece una serie de personajes muy humanos, con contenido, que no son ni buenos ni malos, nada maniqueos, y una narración apasionante cuyos protagonistas estelares serían el gigante Agustín y el doctor Velasco; una historia con ecos de "El hombre elefante" pero en la que tiene cabida también la afición por lo monstruoso del cineasta Tod Browing en Freaks o en Garras Humanas.







Folgado opta por subrayar los aspectos emocionales o sentimentales del gigante, su frustración sexual y sus complejos, mientras que del doctor Velasco potencia aquellos que evidencia por un lado su genialidad pero también su extravagancia. De igual modo, se trata de una narración bastante explícita, en la que se no se escatiman detalles ni en los puramente sexuales o eróticos sino sobre todo a la hora de describir, por ejemplo, el proceso de embalsamamiento de cadáveres ejecutado por Velasco consiguiendo momentos tan atractivos como desagradables.

Como novela, consigue atrapar la atención del lector prácticamente desde las primeras páginas y la mezcla entre sentimentalidad y morbidez resulta explosiva y muy eficaz. El viejo lema "La Belleza está en el interior" se evidencia como pura falsedad en la narración del trágico devenir vital de Agustín, este gigante en busca del amor y que sólo recibe mentiras y engaños o la burla y el desprecio de las prostitutas a las que frecuenta. Ni siquiera la relación que mantiene con el Doctor Velasco se podría de considerar como una amistad, sino que más bien ambos sacan provecho de la situación. Tan sólo, en brazos de un criada de origen africano (otra marginada social), encontrará algo de consuelo, la única persona en toda su existencia que demuestra sentir afecto y cariño por el gigante, aunque su relación no consiguiera finalmente llegar a buen puerto.

El hombre que compraba gigantes es la historia de un hombre desgraciado y marcado por el destino que busca inútilmente la felicidad en un mundo sucio, egoísta, gris y miserable.

JOSEPH B MACGREGOR

"El Hombre que compraba gigantes" Web Oficial de la Novela.


miércoles, 11 de diciembre de 2013

INDY, UNA MOTO DE CUENTO de Celia Santos


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


El tándem que tan buenos resultados consiguió con la publicación de El Faro de de los Corazones Extraviados (Toro Mítico, 2011) formado por Celia Santos (Texto) y Sonia Sanz (Ilustraciones) se vuelve a reunir para ofrecernos en esta ocasión un nuevo álbum ilustrado en el que la conjunción entre narración e imagen resulta impecable. 

En esta ocasión, Celia Santos nos ofrece una historia no tan sentimental como la anterior, aunque sí están presentes algunas sensaciones fácilmente reconocibles por todos. A partir de la narración de las peripecias de Indy, una vieja moto que permanece oxidada y olvidada en una tienda, se nos ofrecen algunas conclusiones tan discutibles como interesantes. Celia Santos opina que la juventud no es una cuestión de años sino que ésta depende de como se encuentre uno interiormente. En el caso de Indy, ha perdido cualquier tipo de motivación y se avergüenza de su estado; se encuentra en plena crisis existencial hasta que el "rescate" de un anciano motero que la pone a punto de nuevo le hace recuperar la fe en sí misma. 

Como ilustradora, Sonia Sanz realiza un trabajo en el que está presente la oscuridad y la luz como símbolos del momento "depresivo" que padece Indy durante la primera mitad de la historia por un lado y de la posterior recuperación final. En ese sentido, las primeras páginas ofrece imágenes oscuras y ocres mientras que las últimas resultan mucho más luminosas y menos claustrofóbicas, más positivas, tal y como corresponde al periodo de recuperación y renovación que está experimentando.

La conjunción final entre texto e imagen resulta espectacular, eficaz y sumamente emotiva, consiguiendo un álbum ilustrado de gran belleza y perfecto acabado, que pueden disfrutar tanto pequeños como adultos.

Sí piensas que la juventud no es un asunto de años o de edad sino que depende de la actitud y el modo en como encaremos la vida, éste es tu álbum y en caso de que pienses lo contrario, lo disfrutarás igualmente.

JOSEPH B MACGREGOR

COLECCIÓN TONI Y TINA: ¡ADIÓS, TRISTEZA!





OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

¡Adiós, Tristeza! y Los celos vienen... y se van son los nuevos cuentos ilustrados de la colección Toni y Tina, publicada con gran éxito por Almadraba Editorial. Los protagonistas de estas historias son un conejito y una conejita y a través de sus peripecias se puede trabajar la inteligencia emocional de los más pequeños. Así, cada uno de los títulos de la serie sirven para que los críos se familiaricen con aquellas emociones negativas (el miedo, la rabia, la tristeza, los celos) que pueden bloquearles o agobiarles y le enseñan como pueden superarlas. En ese sentido, es conveniente que los pequeños lean los libros en compañía de padres, madres, maestros /as o educadores, que puedan servirles de guía a lo largo de la lectura y puedan interpelarles sobre lo que están percibiendo o asimilando.




Los textos están revisados y creados por un equipo de psicólogas y expertas en educación emocional del Observatori FAROS. En ese sentido, el planteamiento de la idea me pareció interesante y muy bien desarrollada ya que no se cae en moralejas facilonas, moralina absurda o en sermones inútiles. En el caso de ¡Adiós, Tristeza!, el álbum que he podido leer, se nos ofrece una historia de narración sencilla y clara:  Tina está muy triste porque su amigo Toni va a irse a vivir a otro lugar.  A lo largo de la peripecia, Toni ofrece a Tina una serie de soluciones o medios para superar su tristeza: sacarla al bosque a pasear, hacer fotos de cada acontecimientos vividos juntos y finalmente la promesa de escribirse y mantener el contacto. Las fotos realizadas servirán también para mantener vivo el recuerdo del amigo que se ha ido. 

Aparecen también una serie de apoyos, muy bien pensados, para ayudar al adulto a interactuar con el pequeño lector. Por ejemplo, en algunas ocasiones, aparecen junto a las ilustraciones unos círculos con preguntas sobre lo que está sucediendo en la historia y el modo en como el niño podría reaccionar o superar el conflicto planteado. Además al final aparece un breve apéndice en la que se profundiza brevemente en la emoción - en este caso la tristeza - en la que se centra la historia y que debemos trabajar con los pequeños.






Aparte de la aportación de psicólogas, los libros están ideados por un eficaz dúo formado por Meritxell Marti (Texto) y Xavier Salomó (Ilustrador). Tanto la historia, que puede conseguir con facilidad la identificación con los críos, como por los dos personajes centrales (Toni y Tina), simpáticos y muy atractivos, creo que cada uno de los títulos de la colección pueden resultar muy aconsejables no sólo para desarrollar la inteligencia emocional de los pequeños sino como desarrollar su gusto e interés por la lectura. De igual modo, son cuentos de gran colorido y diseño sencillo pero muy eficaz, algo que potencia, sin duda, su interés y atractivo para los lectores a los que van dirigidos.


JOSEPH B MACGREGOR

LA MÁQUINA DE LAS ESTACIONES de Fran Nuño y Enrique Quevedo


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

La Máquina de las estaciones, séptimo título de la colección Pez Volador de Almadraba Editorial, nos ofrece una simpático álbum ilustrado cuyo texto está firmado por Fran Nuño (Bilbao, 1973), hombre polifacético que aborda diversas disciplinas todas relacionadas con la imaginación; escritor, narrador oral, animador cultural, durante cinco años recomendó libros de diversos géneros para Radio Sevilla (Cadena Ser), y ha sido además librero-editor y mago. Como escritor ha publicado más de veinte libros de literatura infantil y juvenil, dos poemarios y manuales para la animación a la lectura. Como animador cultural, organiza y coordina actividades de difusión cultural en varios en colegios, bibliotecas o salas de teatro. Como editor-librero consiguió ser finalista durante cuatro años consecutivos (2004 - 2007) al Premio Librero Cultural de CEGAL y el Ministerio de Cultura. Otros premios serían la Mención Especial del Jurado en el II Premio Ciudad de Orihuela por La Hora de los Relojes, poemario infantil (2009) y La Medalla de Oro al mejor álbum ilustrado español Luces de Feria (junto al ilustrador Enrique Quevedo) en los Moombeam Children's Book Awards. 

Las ilustraciones que acompañan la historia están realizadas por el gaditano Enrique Quevedo  (1967), reputado artista plástico con amplia experiencia desde el año 2011 en álbumes ilustrados para niños. 



Nuño nos ofrece un cuento muy original y que se lee muy bien, entretenido y divertido. Aunque por la temática y el desarrollo narrativo gustará seguro a pequeños lectores, es cierto que puede satisfacer también a lectores adultos. El argumento se ubica en una pequeña localidad imaginaria cuyo alcalde posee una maquina que le permite programar la duración de las estaciones. A partir de este planteamiento, se nos cuenta lo que sucede cuando el alcalde, tras un sufragio popular que se resuelve siempre en empate, decide alargar el verano lo más posible, en detrimento del resto de estaciones. La historia resulta muy agradable y me parece muy bien desarrollada y rematada.

Destaca especialmente el trabajo como ilustrador de Enrique Quevedo que realiza un trabajo magnífico no sólo como complemento perfecto al texto que acompaña sino también en el diseño tanto de los objetos (La Máquina de las Estaciones me parece espectacular), escenarios y personajes. Estos últimos aparecen dibujados siempre de perfil, con grandes cabezas y cuerpos pequeños. Consigue además un álbum muy atractivo de ver, lleno de colorido e imaginación, de gran personalidad.

Un trabajo excelente, realizado con mucho cariño y con sumo cuidado.

JOSEPH B MACGREGOR