jueves, 30 de agosto de 2012

BELLENUIT: EL CORAZÓN DEL TIEMPO





OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Excelente debut de Juanjo de Goya dentro de un género (fantástico-juvenil) demasiado explotado por los nuevos autores y en el que resulta cada vez más difícil ser original o no caer en el tópico y/o en el lugar común. Lo mejor, desde mi punto de vista, es la mezcla entre temáticas típicas de la ciencia-ficción (la relatividad del Tiempo) y las propias del género fantástico o mágico; en esta mezcolanza, bien equilibrada y construida, es en donde encontramos los aspectos más originales de la novela.  Sin embargo,  en aquellos que se relacionan más directamente con lo fantástico-juvenil (el uso de esferas mágicas, la escuela de entrenamiento temporal, el protagonismo de un personaje de naturaleza dual, el descubrimiento del padre "mágico") es en donde se aprecian más las influencias de otras lecturas y de universos familiares al autor; y aunque no le restan originalidad al conjunto quizá puedan parecer tópicos o poco atractivos para algun@s lector@s aficionad@s al género. Otra opción posible es que esos guiños o homenajes a grandes clásicos de la literatura mágica les resulten a estos suficientemente motivadores y les provoquen más entusiasmo que decepción (Personalmente, apuesto por esta segunda teoría).

El corazón del Tiempo es el primer título de la serie Bellenuit, apellido de Alex, la adolescente protagonista de la historia y a juzgar por los resultados parece que la cosa promete ya que consigue una trama bastante motivadora y emocionante, que no pierde pulso ni interés en ningún momento. 

El personaje principal, Alex, me parece también que puede resultar muy atractivo para l@s lector@s aficionad@s al género, ya que está muy bien construido y diseñado, consiguiendo la identificación inmediata y que nos preocupemos por su suerte. Alex es una chica intrépida pero vulnerable, tímida e inteligente, que no conoce todas las respuestas y que avanza en su aventura, confusa pero sin abandonar nunca la esperanza de que en algún momento conseguirá despejar todas sus dudas. Sucede lo mismo, con los secundarios; especialmente, con Jack, compañero de fatigas de la chica, un  muchacho emprendedor y valiente, extrovertido y simpático, que no ceja en ayudarla en su peripecia y en quien Alex encuentra siempre un buen complemento y apoyo; un compañero incondicional.

De igual modo, dentro del mundo paralelo o fantástico (llamado "Inevitable") al cuál accede Alex, Juanjo de Goya consigue escenarios bastante sólidos y convincentes. Sin embargo, su estructura social se me antojó demasiado compleja al principio, aunque lo cierto es que conforme avanza la acción este aspecto se va tornando un poco más nítido y más claro. Se trata de una historia de acción trepidante, en la que los personajes van viajando por los diferentes "países" de Inevitable, huyendo de sus perseguidores e intentando descifrar enigmas y descubrir la manera de resolver el conflicto. De igual modo, hay amistad y traición, aventura y situaciones emocionantes muy bien resueltas.

Aunque EL CORAZÓN DEL TIEMPO nos ofrece una aventura conclusiva, lo cierto que deja muchos interrogantes planteados sin resolver de manera intencionada ya que se supone que en futuras entregas se irán respondiendo preguntas y cerrando tramas abiertas.


JOSEPH B MACGREGOR

jueves, 23 de agosto de 2012

SOCIEDAD Y BARBARIE



SINOPSIS

«Sociedad y barbarie defiende los derechos éticos y políticos de una existencia cualquiera, libre de cualquier esencia histórica que la quiera determinar desde “arriba”. No se trata pues de una incursión erudita en el pasado, del análisis de un momento venerable en la historia del pensamiento. Lejos de esto, se analiza a Marx para pensar de nuevo la coacción espiritual que se ejerce día a día sobre nuestras vidas. Tomando en serio el supuesto envés de nuestra cultura que representa el marxismo, se ha pretendido revisar la ortodoxia de fondo que cohesiona esta región de la Tierra en la que vivimos los que sostenemos una tenaz vocación mundial. La dificultad estriba en que es imposible volver a pensar a Marx, desde las raíces, sin remover un canon metafísico que guía nuestra cultura.» Fuente: Editorial Melusina.

SOBRE EL AUTOR

Ignacio Castro Rey es Doctor en filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid, es filósofo y crítico de arte. Influido por la heterodoxia del pensamiento occidental (Leibniz, Nietzsche, Lacan, Deleuze), desarrolla desde hace años un trabajo filosófico en una doble dirección. De un lado, una afirmación ontológica de la singularidad, de su impacto irrepresentable. De otro, una crítica de la violencia microfísica del poder postmoderno. En ambos registros intenta rescatar la potencia conceptual de distintos creadores contemporáneos, de Baudrillard a Badiou, de Agamben a Sokurov. Es autor de numerosas obras, de entre las que destacan: La represión informativa del sujeto (Grama, Buenos Aires, 2011), Votos de riqueza (A. Machado Libros, Madrid, 2007), Crítica de la razón sexual (Serbal, Barcelona, 2002), La sexualidad y su sombra (Altamira, Buenos Aires, 2004), La explotación de los cuerpos(Debate, Madrid, 2002). Fuente: Editorial Melusina.

OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

En Sociedad y Barbarie, Ignacio Castro Rey realiza una revisión crítica de las teorías de Marx a partir del análisis de sus textos principales (Miseria de la Filosofía, La cuestión judia, Líneas fundamentales de la crítica de la economía política, El manifiesto comunista, El capital, La ideología alemana y el 18 brumario de Luis Bonaparte). Sus argumentaciones no nacen de un feroz anticomunismo ni tampoco surgen de un fanatismo  trasnochado o reaccionario, sino que cada una de sus tesis aparecen sólidamente reforzadas y son realizadas a partir de un enfoque de carácter humanista y progresista.

No obstante, Castro Rey parece ser consciente en todo momento de lo incómodo e impopular de algunas de sus afirmaciones o cuestionamientos, debido  a que conceptos marxistas, en su opinión erróneos o mal planteados, son precisamente los que más profundamente han arraigado en el pensamiento marxista actual. Así, aspectos tales como el concepto de clase, el marxismo como una religión, el hombre como individuo exclusivamente atado al trabajo, el sujeto explicado sólo por el contexto en el que se mueve o la supresión del capitalismo para instaurar un orden nuevo (entre otros), conforman todavía gran parte del discurso de corte marxista más radical y combativo.

Castro Rey se opone a Marx cuando éste considera al hombre como un sujeto cuyo único objetivo es el trabajo, condicionado únicamente por las condiciones externas que le rodean. En su discurso, Marx olvida que el hombre es también individuo con pensamiento, espíritu y conciencia. De igual modo, Castro Rey piensa que somos las personas quienes construimos la historia y no al revés. 

"Marx no puedo concebir que el hombre antes de ser <<burgués>> o <<proletario>> no sea un particular - parte de una clase, Un Estado - sino un <<universal concreto>>, una <<universalidad sin concepto>>. [...] Marx aliena la complejidad del hombre desde su raíz [...] enajena la concepción del hombre y de lo real, pues es completamente impotente para pensar el ser de la singularidad." (pp. 87)

Como consecuencia de todo lo anterior, el concepto de "clase" resulta inadecuado e incompleto:

"La clase, como concepto, es sin embargo funesta en cuanto se la idolatriza en una fijeza propia del platonismo. En ese caso, el concepto de clase olvida la intuición de partida, la rica vida individual de la que salió, y genera el desierto en torno a sí, la <<deforestación>> natural y antropológica que acompaña al nihilismo. ¿No es el socialismo real una consecuencia de este nihilismo, de la fe en una clase que tapa al individuo, que permite el absoluto personal? [...] la nación, el sexo, la lengua, la religión son tan importantes para la identificación - siempre más o menos policial - de la clase social a la que se pertenece. "  (pp. 111 y 112)

De igual modo, Capitalismo y Comunismo actualmente parecen las dos caras de una misma moneda:

"¿Es sólo una exageración decir que, a pesar de sus evidentes excesos circunstanciales, el espectro del "Manifiesto Comunista", con su canto desorbitado a la modernización y al progreso histórico, guía secretamente la velocidad liquidadora de este neocapitalismo bursátil, espectacular, <<postfordista>>? (pp. 121)

¿Y de qué modo han arraigado algunos de estos conceptos en la sociedad actual?. Castro Rey nos aporta algunas pistas a ese respecto:

[...] aunque el proletariado se haya disuelto entre nosotros, a cambio se ha materializado  esta máxima: ¡Consumidores de los países avanzados, uníos! De la clase elegida a la sociedad elegida.

[...] Desde entonces, nuestra tendencia democrática a identificar, a evaluar y diagnosticar, esta histeria inquisitorial de la identificación - rojo, facha, homosexual, machista, promiscua - ¿no recibió un formidable impulso con la sociología marxista?

"Lo que se ha llamado <<la ampliación del campo de batalla>>, como fenómeno propio de esta era post-industrial, consiste en una conciencia de clase que ha cuajado en una "conciencia en sí", una individuación masiva donde cada cual rivaliza ante los otros dentro de la clase media.  En esta media de clase cada uno es la <<clase de sí>>: narcisismo de masas.

[...]  De la lucha social masiva, bloque frente a bloque, pasamos a una rivalidad de múltiples direcciones, a una lucha de minorías y clases-basura que se refleja en las redes sociales y también en el éxito de los concursos televisivos más asombrosos." pp. 119, 122, 123 y 124.

Pese a todo, Castro Rey argumenta de que modo y manera la concepción actual del marxismo, como ideología integrada dentro de un proceso modernizador de corte capitalista:

"La naciente ideología modernizadora, común a la derecha y a izquierda, permitirá que el marxismo sea integrado como gran reformador, motor "alternativo" de nuestra cultura progresista, de esta alianza de desarraigo y comunicación, de aislamiento y socialización que caracteriza nuestra expansión mundial." (pp. 136)

"Curiosamente, lo que nace como una virulenta doctrina crítica se convierte poco a poco en "reformadora" del capitalismo. Reformadora de puertas adentro y subversiva de puertas afuera. [...] Particularmente en el Oeste, la revolución marxista ha triunfado en esencia continuando la labor niveladora del capitalismo, cosa que la torpeza de la burguesía no podía hacer sola." (p.p. 178)

En definitiva, Castro Rey pasa por el filtro del pensamiento humanista la doctrina marxista y ésta no sale demasiado bien parada  ya que ésta presenta, en su opinión, "una concepción esquemática del hombre que, al dejar fuera su alma y su rostro singular, vale para cualquier sitio".


JOSEPH B MACGREGOR

miércoles, 22 de agosto de 2012

LA INVENCIÓN DE LA GENERACIÓN DEL 27



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


Considero La Invención de la Generación del 27 de Manuel Bernal Romero como uno de los mejores ensayos que he leído en lo que va de año. El libro cuenta, desde luego, con un interés previo de mi parte por el asunto a tratar pero se trata de un texto accesible, exento de densidad, bien documentado, muy interesante y clarificador. 

En cualquier manual sobre la historia de la Literatura Española o libro de texto se suele señalar como acontecimiento crucial para la consolidación de la Generación del 27, los actos conmemorativos del aniversario de Góngora. La intención de los organizadores y participantes del acto era sacar al poeta cordobés del oscurantismo y revalorizarlo. Como documento testimonial se suele acudir a una foto en la que aparecen los presuntos implicados en la celebración del evento en cuestión y que se consideran, hasta la fecha, como la plana mayor de la Generación del 27.

Bernal Romero nos demuestra como la participación de los poetas de dicha Generación no fue tan masiva ni tan entusiasta como nos han hecho creer siempre. La reivindicación de la figura de Góngora y de celebrar su aniversario fue una idea de Dámaso Alonso y Gerardo Diego a la que se sumaron de manera abierta Rafael Albertí y entre las sombras Pedro Salinas. Sin embargo, el resto de poetas (Lorca, Guillen, Cernuda, etc.) tuvieron una intervención bastante irregular y no apoyaron los actos conmemorativos con el mismo entusiasmo. Tampoco los autores de la Generación del 98 (Unamuno, Baroja, Machado, Valle-Inclán) ni Juan Ramón (considerado como Maestro por la mayoría de los poetas del 27) consideraron oportuno adherirse al proyecto. De igual modo, la colaboración en el evento no se limitó al ámbito literario sino que músicos como Falla, pintores como Picasso, toreros como Sánchez Mejías e incluso personajes peculiares como Fernando Villalón, ganadero y poeta, también participaron en mayor o menor medida en la celebración. 

El ensayo nos ofrece suculentos documentos testimoniales: correspondencia, artículos o publicaciones en periódicos de la época, textos que reproducen conferencias de algunos de los participantes del evento, artículos de opinión de revistas literarias, etc. A través de ellos, podemos comprobar la irregular acogida y el grado de participación de los poetas de la Generación del 27 pero también la decepcionante repercusión social y literaria que tuvo la celebración del evento en las tres ciudades en las que tuvo lugar: Madrid, Córdoba y Sevilla. 

Capítulo a capítulo, Bernal Romero nos va desgranando los entresijos de la conmemoración así como las turbulentas relaciones entre los componentes de la Generación, a la que algunos consideraban más bien como un Grupo de Amigos. Especialmente destacables me han parecido los capítulos dedicados a la nula participación femenina en el Homenaje y sobre la célebre foto testimonial que en realidad fueron dos.

Interesante y ágil, el ensayo me parece además muy completo; las diferentes tesis planteadas aparecen perfectamente demostradas y reforzadas con abundante documentación.

JOSEPH B MACGREGOR

EL VIAJE DE EVA






OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

El Viaje de Eva es un libro infantil, dirigido a lectores de 10 años en adelante. En él se narran las diversas peripecias que protagoniza una pobre niña rica llamada Eva, a partir del momento en que su padre y su madre cambian de situación social y económica.  Debido a esto, la vida de Eva dará un giro de 180 grados: semejante imprevisto llevará aparejado el traslado de todos a un barrio más humilde, que la chica tenga que ir a una escuela pública (bastante diferente a la que estaba acostumbrada), cambiar de amigas y, por supuesto, no podrá gastar más en ropa y en caprichos. 

La descripción de la vida acomodada de Eva (sus usos y costumbres, sus amigas, su gusto por la moda y por la ropa cara) me parece muy conseguida ya que la niña llega a convertirse en una persona tan odiosa como el niño protagonista de Capitanes Intrépidos (novela de Kipling y film de Victor Fleming).  


Eva es una niña  repelente, caprichosa y pija que no acepta bien estas novedades en su vida; sin embargo, una pitonisa le augura que su vida cambiará cuando ella empiece a ayudar a los demás y ella decide hacerle caso. Por tanto, El Viaje de Eva no es un viaje físico sino interior; es decir: la novela se centra en el proceso de cambio que ésta va experimentando a partir del momento en que decide ayudar a los que le rodean, en especial a una compañera de clase, callada e introvertida. 

Se trata de una novela sencilla, narrada en un estilo claro y accesible, que intenta trasmitir una serie de valores (de cooperación, de solidaridad, de que no es más feliz el que más tiene) a los pequeños lectores; por lo tanto, agradable de leer y entretenida; muy adecuada para el público al que va dirigida más que para los adultos que la encontrarán quizá algo simple.


JOSEPH B MACGREGOR

Más información en:



martes, 21 de agosto de 2012

AUTOPSIA ZOMBI: Cuaderno secreto del Apocalpis




OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


Autopsia Zombi adopta el formato de un completísimo informe que reúne toda la documentación recopilada por el Dr. Steven Schlozman (seudónimo del verdadero autor y cuya biografía real no aparece en la información del libro). El documento hace referencia a la aparición de un virus contagioso que ha invadido gran parte de la humanidad transformando a la población mundial en zombies. El "zombismo" se considera, por tanto, como una enfermedad de difícil curación denominada DANS (Síndrome de Deficiencia Atáxico Neurodegenerativa de la Saciedad) y que pasa por cuatro fases hasta que infectado se considera como No-Humano



Un tanto por ciento importante del informe de Scholzman lo ocupa el cuaderno de notas del Dr. Stanley Blum, el cuál acude a una isla lejana con objeto de ayudar a terminar la investigación sobre la posible cura del DANS. En ella, se encuentran confinados un grupo de médicos y científicos que, poco a poco, se han ido contagiando (sólo quedan dos supervivientes) por lo que la investigación ha quedado en un punto muerto. En dicho documento, Blum realiza una descripción pormenorizada, y día a día,  del examen médico-forense de algunos zombies. Dicha exploración la realiza con la ayuda y el asesoramiento de la microbióloga española Blanca Gutiérrez así como del anatomista canadiense James Pittman, el cual se encarga además de dibujar las ilustraciones de los órganos examinados que aparecen en el cuaderno.


Junto con el Cuaderno de Notas de Blum se adjuntan otros documentos, a modo de apéndice, que complementan muy bien el texto esencial. Cada uno de ellos poseen una gran importancia ya que nos aportan diversos enfoques sobre el problema de la plaga: información sobre cómo surgió la pandemia y la investigaciones que se han realizado hasta la fecha; o se ocupa de los aspectos morales y éticos del problema (¿Hasta cuándo se puede considerar humano a un infectado?); o añaden información adicional sobre el estado anímico o mental previo con el que Blum o González se enfrentan a la investigación; o nos dan algunas pistas sobre quienes pueden estar interesados en crear un virus que zombifique a la población; o nos describen sobre los avances o el callejón sin salida al que ha llegado la investigación sobre la cura del DANS. 

Cada uno de estos elementos - incluyendo la "falsa" biografía del autor del libro que remata la historia - dotan de una gran verosimilitud y credibilidad a lo que no es más que una entretenida y angustiosa novela de género de terror. Ésta bebe básicamente de algunos célebres films de zombies como la serie de Los Muertos Vivientes creada por George A. Romero, especialmente con el tercer título de la saga (El Día de los Muertos) con la que posee bastantes puntos en común. También el diseño del Cuaderno de Notas de Blum está muy cuidado: las páginas poseen un tono gris y gastado, diferente al del resto de páginas del libro, o el manuscrito reproduce la escritura original del autor, realizada con lápiz o bolígrafo, no con un procesador de textos. 

Los mejores momentos (o los más angustiosos) de la novela se producen, desde mi punto de vista, cuando Blum describe las autopsias realizadas sobre zombies despiertos o el estado de los órganos examinados, reforzadas por las magníficas ilustraciones que acompañan al manuscrito.




De igual modo, me parece muy conseguido el gradual y terrible proceso de degeneración y destrucción personal de los protagonistas de la trama que adquieren, al final, un tono desosegante y sin esperanza; un texto que disfrutaran mucho los aficionados no sólo al género de zombies sino también al terror.

JOSEPH B MACGREGOR

Más información en FICHA DE EDITORIAL BERENICE

martes, 14 de agosto de 2012

LA BANDA DE LA TENAZA



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Aunque en principio LA BANDA DE LA TENAZA se nos presenta con vocación de novela humorística lo cierto es que la veo más como una odisea de acción trepidante, que no deja respiro al lector. No considero que sea un libro que nos ofrezca demasiadas situaciones divertidas, gags o conflictos propios de comedia. El humor nace más bien de la peculiaridad de los cuatro personajes, de sus diálogos o de sus reacciones, usos o costumbres; sin embargo, lo cierto es que el sentido del humor de Abbey no ha conectado demasiado con el mío. Por eso, la novela la he disfrutado más por lo que tiene de entretenida y por las situaciones que se van planteando a lo largo de la trama que, no obstante, considero de ritmo algo irregular.

Nos enfrentamos con una novela en la que suceden muchas cosas y que se centra en describir las diversas aventuras o peripecias en las que intervienen los cuatro componentes del grupo, bien juntos o por separado. Como señalo en la información que introduce esta reseña,  las distintas acciones perpetradas por La Banda de La Tenaza surgen como rechazo al progreso que está destruyendo el paisaje norteamericano y que consideran un atentado contra estado primigenio de la naturaleza, contra todo aquello que rompa su pureza. En ese sentido, los personajes considero que están muy conseguidos ya que se complementan a la perfección; partiendo todos de una misma premisa cada uno de ellos posee una manera propia y personal de hacer las cosas o de entender el terrorismo ecológico. Los cuatros resultan ser un ejemplo bastante significativo del Freak de los años 70, concepto que difiere un poco del actual sentido del término y cuya representante más evidente sería el músico FRANK ZAPPA; es decir lo Freak es algo que tiene que ver más con la cultura underground, la decadencia del hippismo, los grupos anti-sistema y el consumo de drogas alucinógenas





Quizá el único reparo que tendría que ponerle al libro es que Abbey dilata demasiado las situaciones, alargándolas en extremo; echo de menos una mayor capacidad de síntesis ya que considero que en ocasiones algunos capítulos se hacen un poco largos. No obstante pienso también que, en líneas generales el interés no decae, sobre todo conforme nos vamos acercando al desenlace de la historia; entonces la novela gana bastante enteros y nos percatamos de cuánto queremos a estos cuatro locos.




Abbey acierta en la creación de unos personajes que, en un principio, poseen rasgos caricaturescos (parecen personajes de cómic o de novela gráfica) pero que paulatinamente van adquiriendo una mayor hondura y humanidad. De alguna forma, consigue que el lector se sienta como un integrante más de esta pandilla de terroristas ecológicos, que nos solidaricemos con sus actos vandálicos y que incluso sintamos lastima cuando asistimos a la progresiva (y aparente) disolución del grupo; algo que se intuye desde las primeras páginas.

Una última reflexión: La Banda de la Tenaza realiza actos de sabotaje en la que destruyen puentes o destrozan maquinaria pero tienen mucho cuidado de no matar a nadie, pese a la impulsividad de Hayduke, ex-marine que ha quedado un poco tocado tras su tortuosa experiencia en Vietman. Esta novela es un ejemplo de como se puede protestar contra lo que no nos gusta o reinvindicar causas que consideramos justas y necesarias sin perjudicar a nadie y sin dejar víctimas, sin agresividad ni violencia. 

JOSEPH B MACGREGOR


domingo, 5 de agosto de 2012

AGUAS TURBULENTAS de Ichiyo Higuchi




OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Ichiyo Higuchi, escritora finisecular de la era Meji y una de las autoras japonesas más apreciadas en su país, ofrece cinco narraciones cortas  de corte dramático e intimista en las que la mujer es la principal protagonista.

Sorprende sobre todo que una autora japonesa emplee en estos relatos algunos de los aspectos más característicos de la novela psicológica tan alejada de una cultura y una forma de narrar tan aparentemente opuesta a la occidental. Sin embargo, cada uno de los conflictos que experimentan estas mujeres parece que encuentran su explicación en el pasado de cada una de ellas; la orfandad, una ruptura familiar o la sumisión a los deseos de unos padres, por citar tres ejemplos, de sucesos del ayer que inciden en la vida tan poco satisfactoria o desgraciada que padecen las protagonistas de las historias. Narraciones en que tan importante como la trama es expresar lo que los personajes (tanto mujeres como hombres) sienten o sufren, sus inquietudes, sus dudas, sus contradicciones... Sin embargo, esto no se traduce (como solía suceder en la novela psicológica tradicional) en un excesivo interiorismo emocional y/o en un enrevesado uso del punto de vista; estos cinco relatos están narrados con sencillez y, sobre todo, con un magistral sentido de la elipsis; sin grandes alardes ni saltos mortales, pero que no dejan indiferente, saben conmover y emocionar.

Pero no sólo el pasado de los personajes es la causa de su pequeña tragedia personal sino que también el poderoso peso de las tradiciones, los usos y costumbres, las leyes de la tribu, se evidencian como potentes lastres que influyeron en el destino de cada uno de ellos. De igual modo, la naturaleza posee una gran importancia en su estado de ánimo o en el tono general de la historia: los cerezos en flor, el paisaje nevado, la llegada de la primavera, las flores, etc. adquieren en algún caso una importancia trascendental en la narración, algo que llama mucho la atención ya que Higuchi no es una autora descriptiva en exceso, consiguiendo ser poética a la par que sencilla e inmediata.

Junto a los componentes dramáticos e intimistas, Ichiyo Higuchi no oculta tampoco su vocación profundamente romántica; algunos de los relatos incluidos en Aguas Turbulentas resultan ser en mayor o menor medida historias de amor fou; en algún caso, los personajes llegan al extremo de enfermar de desamor o buscan en la muerte la liberación a las angustias padecidas; en otros, la vida continua y conocedores que ya es demasiado tiempo para cambiar o dar marcha atrás, caen en un triste conformismo, en una nostalgia malsana de lo que pudo haber sido y no fue de matiz netamente Chejoviano.

JOSEPH B MACGREGOR