viernes, 25 de diciembre de 2015

ÚLTIMAS PALABRAS DE YUKIO MISHIMA de T. Furubayashi & H. Kobayashi



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

ÚLTIMAS PALABRAS DE YUKIO MISHIMA recoge dos entrevistas realizadas por dos de los más reputados críticos literarios de Japón de la época (finales de los 60/ principios de los 70), Hideo Kobayashi y Takashi Furubayashi, al escritor y dramaturgo Yukio Mishima, personaje controvertido y polémico no sólo por su extensa obra literaria sino también por sus ideas ultranacionalistas y radicales.

Mishima propugnaba un retorno al Japón Tradicional sustentado por una suerte de militarismo nacionalista, gobernado, como antaño, por un Emperador absolutista; se declaraba opuesto a la progresiva occidentalización sufrida por su país tras la posguerra (1945-1955), manifestada en la instauración de la Democracia y el auge creciente del Capitalismo. Sus convicciones no eran solo teóricas sino que las llevó a la práctica con el ascetismo y autodiscilpina propia del samurai - se consideraba así mismo como un hombre de acción - y la creación de un grupo paramilitar llamado <<Sociedad del Escudo>> (en japonés Tate no kai), asociación no armada compuesta por universitarios seguidores del ideario ultranacionalista de Mishima. En 1970, el escritor, con el apoyo de tres de sus miembros, ocuparon el cuartel general de las Fuerzas de Autodefensa de Japón en Tokio, y tras un discurso a los oficiales desde el balcón, practicaría el ritual del harakiri y se suicidaría con ayuda de sus colaboradores. 




La  entrevista de Hideo Kobayashi  se realizo en 1957- aunque curiosamente aparece la segunda en el libro -tras la publicación el año anterior de "El Pabellón de Oro" considerada por el entrevistador más como una oda poética que una novela al uso. Estaba inspirada en un suceso real: un pirómano prendió fuego al Pabellón de Oro de Kioto. En esta conversación, el entrevistador toma como punto de partida el libro de Mishima para tratar con éste diversos aspectos de la creación literaria: como la diferencia entre novela y oda poética, la belleza, las posibles influencias o evocaciones que provoca la lectura del libro en Kobayashi (Paul Valery, Dostoyevski, Balzac), la falta de descripción en la narrativa de Mishima, etc. Se trata por tanto de una entrevista en la que se evidencia una mayor complicidad entre entrevistador y entrevistado. 





Sin embargo, estas ÚLTIMAS PALABRAS DE YUKIO MISHIMA cobran mucho más sentido en la entrevista realizada por Takashi Furubayashi, ya que tuvo lugar días antes de su suicido ritual. Éste conocido crítico literario, se muestra durante la conversación opuesto a las ideas radicales de Mishima. Resulta la entrevista más extensa y más controvertida de las dos y en ella abordan temas diversos.

En primer lugar Mishima polemiza con Furubayashi, de manera amable y sin perder nunca la calma ni la sobriedad, sobre su ideario político y sus convicciones ultranacionalistas, a las que el entrevistador se oponía con contundencia. Para Mishima, la posguerra trajo consigo la degradación de la sociedad japonesa a través del auge del consumismo y el materialismo y, como consecuencia de lo anterior, la perdida de de las virtudes tradicionales como el honor o la familia. Sin embargo, para el entrevistador el final de la guerra supuso el fin de los gobiernos autoritarios y de la división en clases sociales; trajo consigo además la democratización del país a través de una Constitución, el aumento de las libertades civiles (la libertad de expresión, por ejemplo) y la promulgación de una necesaria y oportuna Reforma AgrariaSin embargo, Mishima no cejaba ni un ápice en su idea de la instauración de un Japón Medieval, ya que consideraba que el país estaba siendo fagotizado por la occidentalización y el aumento creciente de nuevas libertades sociales y políticas.





Sin embargo, ambos no sólo abordan el tema de posguerra sí o no. Por ejemplo, con respecto a su concepto de la creación artística, Mishima específica y subraya aquellos aspectos que consideraba fundamentales en la creación literaria, belleza-erotismo-muerte, en contraposición con la narrativa clásica japonesa o europea en la que importaba más la trama o el conflicto. En ese sentido, la obra de Mishima se desvela como un reflejo fidedigno de su pensamiento o su concepción del arte. En ocasiones, partía de anécdotas o sucesos reales a los que remodelaba para dotarles de su propia perspectiva o estilo. Por último, para Mishima la literatura no era algo separado de su vida, sino que ésta se complementaba directamente con su ideario político o su vida ascética. Letras y armas formarían así un todo armónico. En ese sentido, Furubayashi se muestra como admirador de su obra, aunque sin desdeñar la crítica ni la admiración incondicional de un fanático.

También Furubayashi y Mishima abordan temas políticos-sociales de actualidad en aquellos momentos:  la guerra del Vietnam, los pilotos kamikaze (nada que ver como lo representaban en el cine japonés), el amor libre (con el que Mishima se muestra a favor pero con matices), el feminismo (en opinión de Mishima culpable de la degradación de la familia tradicional), las revueltas universitarias, etc. ; así como la opinión de Mishima sobre algunos temas literarios: el escritor ruso Solzhenitsyn, galardonado con el Nobel, la  pronta defunción de la novela (según Mishima), sus influencias literarias más marcadas (Bataille, Nietzche) o la decadencia del teatro tradicional por culpa de actores mal preparados o mediocres.





Pero lo que otorga realmente un interés adicional a esta entrevista reside en que se evidencia como claramente profética sobre su posterior inmolación. Mishima expresa algunas afirmaciones que podría hacer pensar que ya planeaba su muerte:

"A mi parecer, vivir sin hacer nada, envejecer lentamente, es una agonía, es desgarrarse el propio cuerpo. Todo esto me ha llevado a pensar que como artista que soy debo tomar una decisión". 

Más adelante confesará que se siente como una mesa a la que han desaparecido las cuatro patas o que está agotado.




En definitiva, un libro de entrevistas muy clarificador sobre la controvertida y turbulenta personalidad de Mishima, escritor-artista, fiel a sus convicciones. Ambas entrevistas se centran no sólo en el ámbito de la creación literaria, sino que también profundizan en su ideario político. Pero en donde adquieren verdadero interés es cuando Mishima describe su particular y radical concepto sobre la existencia humana en la que arte y vida aparecen como conceptos inseparables y que se retroalimentaban uno del otro, formando un todo armónico que lo convertía en un hombre de acción.

JOSEPH B MACGREGOR


martes, 22 de diciembre de 2015

LOS HOMBRECITOS (1974-1976) de Seron & HAO / TOMO IV




OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

  La historia comienza en el pequeño pueblo de Rajevols. Una mañana, un joven investigador encuentra un trozo de meteorito, mientras pasea por el campo, que entrega a un amigo científico para que lo analice. Pero sucede que todo aquel que toca el meteorito, disminuye de tamaño hasta convertirse en un ser diminuto. También los que tocan o besen a un diminuto, sufren el mismo proceso de miniaturización, que se extiende por los habitantes de Rajevols como una epidemia. Finalmente, los hombrecitos construyen en el interior de unas cisternas abandonadas del castillo de Eslapión, una ciudad de corte futurista, en la que poder habitar y desarrollar su existencia diminuta. 

   Este es el punto de partida de una serie de historietas creadas en el año 1967 por el dibujante o historietista belga Pierre Seron , con el titulo de Les Petits Hommes. Fueron publicadas en la revista Spirou o en formato de álbum hasta el año 2010. Aunque algunas de las historias de estos "hombrecitos" aparecieron en nuestro país a finales de los años 70 y parte de los 80 en diversas publicaciones infantiles (Spirou-Ardilla, Fuera Borda), muchas de las aventuras de "Los Hombrecitos" no fueron publicadas en España. También algunas aventuras fueron recopiladas en un solo tomo por Ediciones B, aunque el título original de Les Petits Hommes fue traducido por Los Peques. 





   Seron llegó a publicar cincuenta historias de Les Petits Hommes, que fueron guionizadas hasta el año 1970 por Albert Desprechins y hasta el año 80 por Mittéï, que utilizaba el seudónimo de Hao. En los años posteriores, sería el propio Seron quien tomaría la dirección artística de la serie, ejerciendo las labores de guionista exclusivo. El estilo del historietista sigue la escuela de dibujo iniciada por Franquin, líder absoluto de la historieta de humor franco-belga, creador de personajes tan potentes y célebres como Spirou y Fantasio, Marsupilami o Tomás el Gafe, aunque la historia o los personajes pueden estar influenciados también por Los Pitufos (Les Schtroumpfs) creados por el dibujante belga Peyo. De hecho,en este tomo se incluye una historia en la que Pitufos y Hombrecitos comparten peripecia (Un viaje pitufal). 



   Dolmen Editorial ha publicado de nuevo la serie completa de estas historias, divididas en varios tomos. Hasta el momento, han editado cuatro tomos que recopilan las aventuras de "Los Hombrecitos" de manera cronológica. El cuarto tomo, del que hablamos en esta reseña, abarca los años 1974 al 76 e incluye las siguientes historias, algunas de ellas inéditas en nuestro país: El ojo del cíclope, Mosquito 417, La casa vacía, Un paseíto para dos (Guión de Cauvin), El Barco Fantasma, Un viaje pitufal, El terrorista en el tejado, La sombra del reflejo¡Estamos de fiesta!. Al comienzo de cada una de ellas, aparecen las dos portadas de la publicación: la de la Revista Spirou en la que se publicó por primera vez, y la del álbum ilustrado en la que aparecería posteriormente. 





  El protagonista estelar de casi todas las historias (excepto Un paseíto para dos) es Renaud, un  joven aviador que se ve enfrentado a diversas aventuras de acción, en las que hay un misterio que resolver o un conflicto que superar. En ese sentido, la comunidad de Los Hombrecitos no posee tanta entidad como en en tomos anteriores, centrados en narrar los avatares cotidianos de los habitantes de Eslapion. A mediados de los setenta, parece que Seron y sus guionistas optaran por historias centradas en el exterior, abandonando el co-protagonismo de otros personajes que poco a poco van perdiendo entidad o directamente desaparecen de escena. La narración mantiene muy bien el suspense, la acción posee un ritmo sincopado y perfecto y las tramas resultan bastante intrigantes. De igual modo, el fondo o ambientación de las viñetas está muy cuidado, consiguiendo algunos momentos espectaculares como la primera aparición del barco fantasma en la historieta homónima.



  Como colofón, esta estupenda edición incluye un anexo en el que aparecen textos, repletos de curiosidades, sobre la serie en cuestión. Un lujazo.

JOSEPH B MACGREGOR


domingo, 20 de diciembre de 2015

HADES de Candice Fox



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR
    
Hades es una novela apasionante, que te atrapa desde el primer capítulo: de esas que empiezas y no puedes soltar. Plantea un punto de partida típico, pero no exento de interés: la aparición en un pequeño puerto deportivo de Watson Bay, al este del puerto de Sídney (Australia) de unas veinte cajas metálicas sumergidas en el fondo del mar; en su interior, los cadáveres de las víctimas de un psicópata, especializado en el trasplante de órganos. De la investigación del caso se ocupa el detective de Homicidios, Frank Bennet, un sujeto de personalidad turbulenta y atormentada: en su historial, una acusación de malos tratos por parte de su segunda esposa. Su compañera es Eden Archer, una mujer misteriosa e introvertida que parece esconder un oscuro secreto, compartido por su hermano Eric, también policía. Pero esta trama se complica un poco más ya que se alterna como otra no menos interesante: dos niños pequeños son abandonados por sus raptores y ejecutores de sus padres en un vertedero, a cargo de Hades, un extraño sujeto, misántropo y malhumorado. El anciano es el encargado de dicho vertedero, vive allí y realiza además curiosas esculturas con desechos de basura. Hades se convierte en padre adoptivo de los dos chicos, que de adolescentes desarrollan una personalidad anómala, agresiva y violenta, sobre todo el chico. Además, junto a estas dos tramas principales, se añaden algunas sub-tramas más secundarias, como las peripecias de Jason, el psicópata de los trasplantes, o de Martina, una de sus víctimas. Candice Fox, la autora, consigue enlazar cada una de estas peripecias de manera magistral, sin que el lector pierda interés en ningún momento y sin que la narración se nos antoje confusa o liosa.

      El pasado tiene mucha importancia en cada uno de los personajes de la novela, en los estelares sobre todo, por lo que tanto Frank como Eden, Eric y Hades no resultan planos o tópicos, sino muy al contrario, con enjundia, con una historia que contar que les pesa como una losa en su presente, profundamente humanos. La historia plantea además un conflicto de índole moral que finalmente se resuelve de manera coherente, sin tener en cuenta lo políticamente correcto pero conformando un desenlace redondo e intenso. 

  Hace tiempo que no leía una novela policíaca tan  perfecta como  Hades de Candice Fox, tan entretenida, tan bien contada, tan interesante y con unos personajes tan potentes como Eden, Eric o el propio Hades, un sujeto tan peculiar como contradictorio y a la vez profundamente humano.

JOSEPH B MACGREGOR

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Aventuras de un hombre lobo adolescente y Diario de un vampiro adolescente: El príncipe de la oscuridad



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

    Debido al enorme éxito cosechado con Diario de un vampiro muy, muy gafe, el escritor británico Tim Collins publica una segunda parte, Diario de un vampiro adolescente: El príncipe de la oscuridad y se atreve con un nuevo monstruo clásico en Aventuras de un hombre lobo adolescente: mucho pelo y pocas nueces. Ambos títulos adoptan la estructura de un diario juvenil, complementado con simpáticas caricaturas o ilustraciones. 

  En Diario de un vampiro adolescente, Príncipe de La Oscuridad, Nigel (protagonista de Diario de un vampiro muy, muy gafe), es un vampiro con aspecto de adolescente pero que en realidad tiene 100 años. Es el mayor de un familia de vampiros, formada por papa, mamá y su hermanita, a la que se les une un "abuelo" postizo. Por supuesto, ninguno tiene la edad que aparenta. Advertir además que estos vampiros no atacan a seres humanos para chuparles su sangre, sino que se alimentan de plasma envasado en botellines, que conservan bien fresquita en la nevera. En esta ocasión, Nigel se ve enfrentado a varios conflictos: su ex-novia Chloe le deja porque no éste se niega convertirla en vampiresa; su rivalidad con Jason, un nuevo alumno del instituto con aspecto de matón y la perdida de sus poderes vampíricos. Quizá de los tres problemas a los que debe hacer frente, el más divertido tenga que ver con la desaparición de sus cualidades como vampiro: atractivo irresistible para las chicas, velocidad supersónica, habilidad para dibujar espectaculares volteretas en el aire, etc. mientras que los otros dos resultan un poco menos interesantes. 


   En el caso de Aventuras de un hombre lobo adolescente: mucho pelo y pocas nueces, el protagonista es Luke Thorpe, un joven de quince años, bastante freak, empollón, delegado de clase, miembro de un club de ajedrez y de debate y que, como suele suceder, es mordido por un lobo, transformándose en un hombre lobo. Lo que sucede es que Luke desconoce su nueva naturaleza licántropa, por lo que la primera parte de la historia consiste en una serie de situaciones locas e hilarantes, provocadas por el padecimiento de una serie de inexplicables "síntomas lupinos": alimentarse de carne cruda, mear para marcar su territorio,aumento del sentido del olfato, pelos en las manos, melena larga, crecimiento del rabo, impresionante velocidad al correr, manos que se transforman en patas con garras, camisas y pantalones desgarrados o rotos, etc. Esta primera parte, resulta sin duda la más divertida del libro. La segunda parte es sobre todo entretenida, sin dejar de ser bastante simpática, y se centra en su asociación con una comunidad de hombres lobo y su negativa, junto a una chica-lobo pacifista y su ex-novio vampiro, a participar en una guerra contra los no-muertos por la conquista de una isla. La chica y el joven vampiro no son otros que Chloe y Nigel, protagonistas de Diario de un vampiro adolescente, Príncipe de La Oscuridad. 

En general, ambas novelas poseen un esquema similar. Narradas en un estilo desenfadado y fresco, resultan fáciles de leer, bastante entretenidas y repletas de situaciones divertidas. Además los personajes, al ser un poco freaks, provocan enseguida la instantánea identificación de los jóvenes lectores a los que ambas novelas parecen ir dirigidas. 

 JOSEPH B MACGREGOR

martes, 15 de diciembre de 2015

Los Descazadores de Especies Perdidas


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR   

  Aunque al principio el steampunk nació como subgénero literario de la ciencia ficción en los 80, como una variante del cyberpunk, lo cierto es que con el tiempo fue adquiriendo personalidad propia. Y lo consiguió hasta tal punto que actualmente su radio de acción se mueve no sólo en el ámbito de la literatura, sino que se amplia además a lo sociocultural y artístico. Hablamos más de un movimiento que de un género literario, cuya temática fundamental se basa en el desarrollo de la tecnología del vapor en el Londres Victoriano de H.G.Wells, principal autor de referencia. En nuestro país, el escritor que mejor y con mayor éxito ha abordado el steampunk ha sido Félix J. Palma, en su célebre <<Trilogía Victoriana>> formada por: El mapa del tiempo (2008, Algaida). XL Premio Ateneo de Sevilla 2008, El mapa del cielo (2012, Plaza & Janés) y El mapa del caos (2014, Plaza & Janés). 

   Los Descazadores de Especies Perdidas vendría a ser una suerte de novela steampunk para pequeños y jóvenes lectores. En ella, Diego Arboleda (Texto) y Raúl Sagospe (Ilustraciones) nos narran e ilustran las peripecias de una generación de mujeres inventoras, apellidadas Vaopur, que a lo largo de la Historia crearon una serie de estrafalarios artilugios que funcionaban gracias a la máquina de vapor. La narración aparece estructurada en una serie de relatos cortos que, en un principio, dan la impresión de no estar más que levemente conectados pero que, poco a poco, conforme avancemos en la lectura, formarán un todo armónico. Como piezas de un puzzle, cada una de las historias van dirigidas a dar sentido y unidad a la última de ellas y que da título a la novela. 

   Diego Arboleda y Raúl Sagospe no son nuevos en esto. Ya me sorprendieron gratamente con Prohibido leer a Lewis Carroll y la duología Aventuras en Espiral y Mil Millones de Tuberías, grandes y entretenidas historias, divertidas y emocionantes, aptas no solo para los pequeños y jóvenes lectores sino también para los adultos. La combinación entre el gusto por los esperpéntico de Arboleda se conjuga muy bien con el estilo hiperbólico de Sagospe a la hora de ilustrar personajes y situaciones. En el caso de Los Descazadores de Especies Perdidas, el autor nos ofrece una serie de personajes encantadores y surrealistas, que protagonizan peripecias tan locas como ellos mismos, que sin duda harán las delicias de los lectores que disfruten con textos imaginativos y originales y/o busquen un libro entretenido repleto de locas aventuras y cachivaches increíbles. 

JOSEPH B MACGREGOR

EL POLÍTICO QUE AMABA LA POESÍA de JAVIER R. PORTELLA


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

"El político que amaba la poesía" se estructura como una antología de textos del fundador de Falange José Antonio Primo de Rivera, englobado en tres bloques: Textos Principales, José Antonio contra las derechas y Otros textos. La recopilación corre a cargo de Javier R. Portella, quién en la introducción reivindica un estilo de política que prácticamente ha desaparecido de la vida política española actual. 

     Portella añora al político, como es el caso de José Antonio, que cuidaba con especial esmero y pulcritud la prosa de sus discursos o de sus textos políticos. En ese sentido, el responsable de la edición reivindica la oratoria política de antaño, que aparece, desde su punto de vista, impregnada siempre de un intensa poética, que al parecer potenciaba el mensaje implícito, convirtiéndolo en más atractivo para el auditorio al que iba dirigido, las clases populares o más desfavorecidas y la juventud de la época. Nos situamos en los años anteriores a la Guerra Civil; nos remontamos pues a principios de los años 30 (Falange Española se fundo el 29 de noviembre de 1933), momento en el cual falangistas e izquierdistas estaban (brutal y encarnizadamente) enfrentados. 

  En los Textos Principales y Otros Textos, Primo de Rivera aborda una enorme cantidad de temas, entonces de vigente actualidad: la recuperación del sentido universal de la cultura e historia española, el sacrificio por la patria hasta dar la vida si fuera necesario, la degeneración histórica del país o la ausencia de unidad y solidaridad. En líneas generales, su doctrina se mostraba enemiga del Estado Liberal - en su lugar propone un Estado NacionalSindicalista - así como del avance creciente del sistema capitalista. Primo de Rivera consideraba que el capitalismo convertía al trabajador en un número, en la pieza de una maquinaria, y en ese sentido, defendía al hombre individual frente al hombre-masa. De igual modo, entre sus principales proyectos se encontraba la promulgación de una gran Reforma Agraria que repartiera la tierra equitativamente entre los campesinos, eliminado los privilegios de clase. Además, se niega a que los jóvenes falangistas sean considerados como pistoleros, ya que se muestra contrario a la violencia; justifica los actos violentos de estos como respuesta a una provocación y a otras muertes de sus camaradas a manos de la izquierda.

  Mucho más interesante resulta, sin embargo, el bloque de textos englobados - básicamente cartas escritas durante su estancia en prisión - bajo el título José Antonio contra las derechas. Por un lado, nos sirve para conocer como no sólo la izquierda republicana estaba en contra de Falange, sino también la Derecha Conservadora, con la que tampoco comulgaba Primo de Rivera; le parecía rancia e inmovilista, culpable del retraso del país. De igual modo, no estaba de acuerdo con que los falangistas colaboraran en el golpe de Estado militar ni en la guerra civil, apoyando a Franco, ya que tampoco estaba a favor de una guerra como solución al problema de España ni deseaba un gobierno dirigido por militares. Sin embargo, cuando comienzan estos acontecimientos, Primo de Rivera se encuentra en prisión y no puede controlar la situación, por lo que al parecer parece sus compañeros de partido no pensaban lo mismo y la cosa se le fue de las manos. 

  A modo de profeta, Primo de Rivera auguró que en caso que Franco ganase la guerra, posiblemente el nuevo Estado adoptaría aquellos elementos de Falange que les fueran útiles, descartando los más incómodos, como de hecho así fue. Por eso, se tiende a identificar Falange con Dictadura de Franco, cuando ideológicamente el dictador estaba a años luz de los postulados falangistas. Lo cierto es que tal como lo describe José Antonio da la impresión de que fue encarcelado y fusilado para evitar que su doctrina prosperase, ya que consideraba que de no haber estado preso podría haber evitado la guerra, Falange habría conseguido hacerse con el poder y solucionar todos los problemas del país. De haber sido así, está claro que la historia política de España habría sido muy diferente.

  Completa el libro, una suerte de anexo Mi Princesa Rosa, una serie de documentos en los que se describen algunos detalles sobre la historia de amor secreta que Primo de Rivera mantuvo con Elizabeth Bibesco, hija del primer ministro británico Lord Asquith, casada con Antoine Bibesco, embajador de Rumanía en Londres, Washington y Madrid; dama de ideas contrapuestas a las de José Antonio pero con la que éste mantuvo un largo e intenso romance.

 Se trata, por tanto, de un libro bastante interesante que nos ilustra sobre un personaje y un periodo histórico de nuestro país, del que en realidad se desconocen bastantes cosas y que resulta bastante clarificador e ilustrativo, aunque no comulgues - como es mi caso - con las ideas de José Antonio.

JOSEPH B MACGREGOR