miércoles, 5 de junio de 2019

PEPA PLANES de Mercedes Suero Fernández


Pepa Planes de 

Mercedes Suero Fernández


<<Pepa Planes>> es un bonito cuento firmado por Mercedes Suero Fernández e ilustrado por Luz Egea Torres, consiguiendo un tándem tan perfecto como eficaz. Con una prosa clara y un estilo amable la autora, y unas ilustraciones luminosas, que complementan a la perfección al texto de Luz Egea Torres, se nos cuenta las peripecias cotidianas de una niña llamada Pepa. Su apellido Planes evidencia su carácter hiperactivo. Y es Pepa que consigue llenar los días de la semana,  o lo que es lo mismo su vida, con múltiples actividades tanto en casa como en la escuela, siempre apoyada por sus amigos. Es una chica simpática, alegre y generosa muy querida por los que le rodean. Un formidable giro final – que nos puedo ni debo desvelar – nos invita a reflexionar sobre aspectos tan importantes como la empatía, la solidaridad, la colaboración, la igualdad, la inclusión, el respeto o la tolerancia. Pero que nadie se engañe: aunque los protagonistas del cuento son niños, estos temas nos afectan también a los adultos. Y en la sociedad del siglo XXI necesitamos hablar de lo importante, y lo que fundamental, que es educar las emociones de chicos y grandes.
El cuento se lee con placer y emoción por todo lo que intenta trasmitir, pero sobre todo por la belleza de lo sencillo.

Joseph B Macgregor

LA DAGA DEL SOL de Pepe López-Anzurias




La Daga del Sol
De Pepe López-Anzurias

Cinco años han pasado desde que Pepe López-Anzurias (Cádiz, 1965, España) publicara su primer título de la Trilogía “El Hijo del Tiempo” (Círculo Rojo, 2015), una novela vertiginosa y muy entretenida, en la mezclaba la ciencia-ficción con sus amplios conocimientos sobre misterios de civilizaciones arcaicas, esoterismo o parapsicología.
Tras un largo periplo – que bien merecería otra novela – intentando publicar la segunda parte de la Trilogía , López- Anzurias consigue por fin editar en <<Atlantis Ediciones>>, “La Daga del Sol”, esperada continuación de “El Hijo del Tiempo”, una pequeña novela que con el tiempo se ha convertido en  una obra de culto, que ha provocado gran interés y entusiasmo no sólo en España sino en muchos países de America Latina.
 “La Daga del Sol” continúa la acción en el mismo punto en el que terminaba la anterior novela. El protagonista sigue siendo Nicolás, el alquimista que posee el secreto de la vida eterna, pero en esta ocasión existen bastantes novedades y variantes con respecto al título anterior. “El Hijo del Tiempo” centraba su trama en la búsqueda de unos discos de piedra que formaban parte del mecanismo de una arcaica máquina del tiempo; el protagonista participaba en diversos hechos históricos a través de los viajes temporales y gracias al descubrimiento de una fórmula que le otorgaba la inmortalidad. Pero agotada esta peripecia, “La Daga del Sol” opta por un argumento, en el que de nuevo el autor combina el entretenimiento con lo divulgativo. En esta ocasión, la odisea de Nicolás el alquimista inmortal, se enfoca en el mito – fomentado en los años 70 por el alemán Erik Von Däniken en obras de enorme éxito como “El Oro de los Dioses” – de las visitas de extraterrestres, <<< los antiguos astronautas>>>, y su influencia en la evolución de la Humanidad, en concreto en las civilizaciones amerindias y otras culturas de la Antigüedad (Egipto, Mesopotamia). Semejante aspiración – mezclar fantasía y divulgación – conlleva un riesgo: resultar farragoso a la hora de trasmitir la información. López- Anzurias logra sortear con cierta pericia este peligro, utilizando los diálogos de los personajes para permitirles disertar, de manera ágil y amena, sobre diversas cuestiones relacionadas con la influencia de estos “astronautas antiguos” en la evolución de estas culturas indígenas americanas.
De ese modo, el protagonismo de Nicolás ahora es compartido con otros personajes, aunque de menor interés, consiguiendo una obra mucho más coral que la anterior. De igual manera, los momentos de acción trepidante me parece que están bastante conseguidos y bien descritos. Así, López-Anzurias consigue una novela entretenidísima pero también muy  interesante. Se evidencia además que el autor no ha querido auto-imponerse ningún tipo de traba o censura ni en los temas sobre los que quiere hablar, ni tampoco en el modo en el que ha optado por contarlos. En ese sentido, la imaginación vuela libre en esta novela fresca y amena.

Joseph B Macgregor