miércoles, 16 de diciembre de 2015

Aventuras de un hombre lobo adolescente y Diario de un vampiro adolescente: El príncipe de la oscuridad



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

    Debido al enorme éxito cosechado con Diario de un vampiro muy, muy gafe, el escritor británico Tim Collins publica una segunda parte, Diario de un vampiro adolescente: El príncipe de la oscuridad y se atreve con un nuevo monstruo clásico en Aventuras de un hombre lobo adolescente: mucho pelo y pocas nueces. Ambos títulos adoptan la estructura de un diario juvenil, complementado con simpáticas caricaturas o ilustraciones. 

  En Diario de un vampiro adolescente, Príncipe de La Oscuridad, Nigel (protagonista de Diario de un vampiro muy, muy gafe), es un vampiro con aspecto de adolescente pero que en realidad tiene 100 años. Es el mayor de un familia de vampiros, formada por papa, mamá y su hermanita, a la que se les une un "abuelo" postizo. Por supuesto, ninguno tiene la edad que aparenta. Advertir además que estos vampiros no atacan a seres humanos para chuparles su sangre, sino que se alimentan de plasma envasado en botellines, que conservan bien fresquita en la nevera. En esta ocasión, Nigel se ve enfrentado a varios conflictos: su ex-novia Chloe le deja porque no éste se niega convertirla en vampiresa; su rivalidad con Jason, un nuevo alumno del instituto con aspecto de matón y la perdida de sus poderes vampíricos. Quizá de los tres problemas a los que debe hacer frente, el más divertido tenga que ver con la desaparición de sus cualidades como vampiro: atractivo irresistible para las chicas, velocidad supersónica, habilidad para dibujar espectaculares volteretas en el aire, etc. mientras que los otros dos resultan un poco menos interesantes. 


   En el caso de Aventuras de un hombre lobo adolescente: mucho pelo y pocas nueces, el protagonista es Luke Thorpe, un joven de quince años, bastante freak, empollón, delegado de clase, miembro de un club de ajedrez y de debate y que, como suele suceder, es mordido por un lobo, transformándose en un hombre lobo. Lo que sucede es que Luke desconoce su nueva naturaleza licántropa, por lo que la primera parte de la historia consiste en una serie de situaciones locas e hilarantes, provocadas por el padecimiento de una serie de inexplicables "síntomas lupinos": alimentarse de carne cruda, mear para marcar su territorio,aumento del sentido del olfato, pelos en las manos, melena larga, crecimiento del rabo, impresionante velocidad al correr, manos que se transforman en patas con garras, camisas y pantalones desgarrados o rotos, etc. Esta primera parte, resulta sin duda la más divertida del libro. La segunda parte es sobre todo entretenida, sin dejar de ser bastante simpática, y se centra en su asociación con una comunidad de hombres lobo y su negativa, junto a una chica-lobo pacifista y su ex-novio vampiro, a participar en una guerra contra los no-muertos por la conquista de una isla. La chica y el joven vampiro no son otros que Chloe y Nigel, protagonistas de Diario de un vampiro adolescente, Príncipe de La Oscuridad. 

En general, ambas novelas poseen un esquema similar. Narradas en un estilo desenfadado y fresco, resultan fáciles de leer, bastante entretenidas y repletas de situaciones divertidas. Además los personajes, al ser un poco freaks, provocan enseguida la instantánea identificación de los jóvenes lectores a los que ambas novelas parecen ir dirigidas. 

 JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario