viernes, 27 de diciembre de 2013

EL COYOTE: EDICIÓN CONMEMORATIVA. Incluye EL DIABLO EN LOS ÁNGELES y DON CÉSAR DE ECHAGÜE



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Con motivo del centenario del nacimiento del escritor y traductor José Mallorquí, Ediciones Cátedra en su colección Letras Populares publica en un solo tomo dos de las aventuras más representativas del que ha sido considerado su personaje más emblemático y célebre, El Coyote: "El Diablo en los Ángeles" y "Don César de Echagüe". Se trata de una edición muy cuidada a cargo de Ramón Charlo, especialista en literatura popular y con varios estudios publicados en torno a la figura de El Coyote; sus amplios conocimientos sobre el tema se evidencian en la exhaustiva introducción que antecede a las dos historias y la ingente y escrupulosa información que nos aportan las notas a píe de página. 



El Diablo en los Ángeles" fue publicada en el número 18 de la colección original mientras que "Don César de Echagüe" apareció como número-extra especial, - por ese motivo, se trata de una historia más extensa -  ambas editadas por Cliper.

En ambas aventuras apreciamos bastantes puntos en común, que definen el estilo narrativo de Mallorquí. En primer lugar, la historia avanza a través de diálogos que se van sucediendo y que son interrumpidos por párrafos no demasiado largos. En ese sentido, la trama se sucede con agilidad y se sigue con sumo interés. Esto no se traduce en una prosa descuidada o deficiente sino que por el contrario, Mallorquí se nos muestra como un narrador muy competente y eficaz, ya que el lector consigue visualizar con suma facilidad cada una de las situaciones que aparecen en la historia, como si en la imaginaria pantalla de nuestra mente se proyectase una película o como si estuviéramos leyendo un cómic de aventuras en vez de una novela al uso. 

Otro aspecto interesante tiene que ver con El Coyote y su implicación en las dos aventuras que aparecen en el tomo.  En comparación con otros héroes enmascarados, su aparición adquiere en la mayoría de los casos una presencia secundaria, dando mayor preponderancia a otros personajes que intervienen en la trama; son historias corales. Es cierto que Don César de Echagüe, verdadera personalidad del justiciero, aparece como tal en un alto porcentaje a lo largo de la historia, pero no así el enmascarado que, sin embargo, tras las sombras y en silencio, va urdiendo los hilos para conseguir superar cada uno de los conflictos que se van presentando. En ese sentido, parece que en las aventuras de El Coyote se da más importancia a la inteligencia y a la astucia que a los puños o al revolver como método eficaz para dar a cada uno su merecido y cerrar todos los círculos abiertos a lo largo de la narración.
Sí aparecen algunos tópicos inevitables: por ejemplo, Don César se presenta ante los demás como un sujeto neutral, que no quiere implicarse en nada, irónico y hasta un poco insoportable; es decir, todo lo contrario de lo que es en realidad El Coyote. Sin embargo, y aunque su actitud le causa no pocos problemas y conflictos (por ejemplo, con su propio padre tal y como se evidencia en la segunda de la historias incluidas), estamos lejos de los"modernos" problemas existenciales o de identidad de un Caballero Oscuro, un Spiderman o un Hombre de Acero.  En ambas historias, Mallorquí evidencia además un profundo conocimiento de la historia de Norteamérica, en especial del territorio de California, aunque se toma también bastante licencias "poéticas" cuando lo considera oportuno. 

Desde mi punto de vista, "El Diablo en los Ángeles" resulta una historia más ágil y rápida, que avanza sin grandes complicaciones y que se resuelve en los capítulos finales con celeridad pero sin dejar ningún cabo suelto. Resulta más que interesante el personaje de El Diablo, auténtico protagonista de la trama, mientras que, como ya señalé anteriormente, el justiciero enmascarado aparece en el momento adecuado y muy brevemente.  

Quizá por tratarse de una historia especialmente pensada para un tomo extra-especial, "Don César de Echagüe", se nos evidencia como una narración de estructura más arriesgada y que funciona por acumulación de sucesos. Gran parte de la trama es un larguísimo flashback que explica la venganza final de El Coyote en los últimos capítulos y ofrece sus mejores momentos en la descripción de las escenas de acción; también en el oscilante sentido de la justicia del héroe de la función, que se posiciona siempre con aquel que piensa que lo necesita más o que está en peligro, sin tener en cuenta si es hispano o norteamericano ( o lo que es lo mismo, colonizado o colonizador).




En definitiva, se nos ofrece una excelente edición anotada que complementa a la perfección a las dos aventuras de El Coyote, aportando información no sólo sobre el personaje estelar en cuestión o sobre los secundarios, sino también sobre las tramas anteriores a las que se alude, el contexto histórico en el que sucede la acción así como sobre los personajes, escenarios o sucesos reales que van apareciendo a lo largo de la narración. De igual modo, los prólogos a cargo de César Mallorquí, hijo del autor, y Luis Alberto Cuenca, infatigable reivindicador de la cultura popular en todos sus ámbitos,  nos aportan datos tan interesantes como entrañables sobre José Mallorquí y las novelas de El Coyote en un España de Posguerra y Dictadura. Como datos más interesantes y dignos de reseñar: la inestimable labor de José Mallorquí como traductor en novelas policíacas editadas por Molino (y su particular método de traducción), el deseo del autor de crear una novelas del Oeste de carácter netamente español (que no fueran una copia de las norteamericanas) o las múltiples ediciones internacionales que se publicaron de El Coyote en gran cantidad de países, a cuál más insólito y exótico.



JOSEPH B MACGREGOR



No hay comentarios:

Publicar un comentario