martes, 22 de marzo de 2016

EL SILENCIO DE LAS TIERRAS ALTAS de STEINAR BRAGI



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

EL SILENCIO DE LAS TIERRAS ALTAS de STEINAR BRAGI resulta una más que curiosa muestra de la literatura islandesa, tan desconocida por estos pagos, aunque todo hace suponer, tras la lectura de un libro tan extraño y sorprendente, que se trata más bien de un "ejemplar único en su especie". 

Aunque por su sinopsis, en un principio, da la impresión de que nos encontramos con un nuevo autor y un título más del tan sonado "Boom" de novela negra o de suspense nórdica y escandinava  - que ya empieza a dar, pienso yo, sus últimos coletazos-, lo cierto es que ni  El silencio de las tierras altas ni Steinar Bragi tienen nada que ver con la literatura de nombres tan exitosos como el matrimonio Söwall y Wahlöö, Arnaldur Indridason, Stieg Larsson,Henning Mankell, Jo Nesbo, Mari Jungstedt, Camila Läckberg Asa Larsson o Lars Gustafsson, por citar algunos de los conocidos, que juegan claramente en otra liga. 





Sí es cierto que existe un misterio que los cuatros protagonistas desean desentrañar, y por supuesto un suspense que gradualmente se va haciendo cada vez más intenso. Pero, desde mi punto de vista, el texto de Bragi está más cerca del cine de Bergman (y más concretamente de "La Hora del lobo", una de las escasas incursiones del realizador sueco en el cine de terror), por la importancia que adquieren a lo largo de la narración, los pecados del pasado, el sentimiento de culpa, las obsesiones, la relación paterna/materna, los complejos, adicciones y miedos de cada uno de los protagonistas de la trama. De hecho, la historia pronto se adentra por los terrenos del terror y del fantástico, hasta adquirir en un su desenlace un carácter simbólico y onírico, que sin duda sería muy del gusto del realizador de "Gritos y Susurros".






Los que están acostumbrados a que al final se les den todas las respuestas a los enigmas o los extraños sucesos protagonizados por las dos parejas, se sentirán bastante decepcionados, ya que se ofrece una solución abierta a la interpretación del lector. No obstante, Bragi se cuida mucho de que la trama se desarrolle en un escenario concreto (Las Tierras Altas).con el que consigue aportar una atmósfera tan misteriosa como claustrofóbica para los protagonistas. Así, ambas parejas se enfrentan a un entorno brumoso,hostil, casi desértico, en el cuál bullen y flotan todo el tiempo leyendas de tono fantástico, de clara raigambre islandesa. A través de éstas, se pretende dar una explicación los extraños, angustiosos y terroríficos acontecimientos sufridos por los protagonistas en una misteriosa y siniestra casa, regentada por una inquietante y peculiar pareja de ancianos, en la que se alojan tras sufrir un inesperado accidente de coche y de la que parece imposible poder escapar o huir.  De alguna forma, el texto conecta con una novela española que tuvo bastante éxito hace unos años, FIN de David Monteagudo (de cuya versión cinematográfica de ocupó el realizador Jorge Torregrossa ) tanto en forma como en fondo, final abierto incluido.





Como ya señalé antes, la trama va adquiriendo un gradual tono terrorífico y angustioso, ya que resulta imposible tratar de dar respuesta a tal cúmulo de hechos misteriosos, que parecen un reflejo de los traumas de los protagonistas, prisioneros quizá en una especie de limbo en el que deben expiar sus pecados o de una pesadilla de la que les resulta imposible despertar o víctimas propiciatorias de las travesuras de un duende maligno y diabólico.


JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario