martes, 5 de marzo de 2013

Seis Peces Azules de David Tejera



El XLIV Premio de  Novela Ateneo de Sevilla fue otorgado a la obra Seis Peces Azules, firmada por David Tejera, más conocido por su labor como presentador y editor de informativos en Antena 3, CNN+, Telecinco y Cuatro.


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Seis Peces Azules en vez de una novela hubiera sido una película posiblemente se podría definir como un film lento, minucioso, con vocación por el detalle y por explicar cada cosa de tal modo que no quede ningún cabo suelto ni ninguna duda por resolver. Sería de esas películas - como las que dirigió David Lean o Visconti, por ejemplo - en la que el realizador pone especial cuidado en la fotografía, en que todos los elementos de la escena queden encuadrados en equilibrio adecuado, de tal modo que no sólo las personas o actores atrapen nuestra atención sino también los escenarios o los objetos que aparecen al fondo o segundo término; es decir, se evidencia un escrupuloso cuidado por resultar verosímil por lo que cada detalle, por pequeño que sea, se corresponda perfectamente con su modelo real. Un caso claro y muy exagerado: cuando Visconti rueda EL GATOPARDO, exige que en los cajones de las cómodas se guarden sábanas de la época, aunque estas jamás se vean en la película o no veamos nunca a nadie sacarlas de allí.
 
Hay por parte de David Tejera, autor de la obra, un deseo de resultar verosímil, creíble, convincente; que aunque su novela fue concebida como una ficción en ningún momento tengamos la sensación que nos está contando algo demasiado fantasioso o irreal. En ese sentido, el objetivo de Tejera se cumple con creces y además con nota alta, demostrando un profundo conocimiento de los temas abordados o, en cualquier caso, que trabajó mucho y muy intensamente en ese sentido para que lo que nos cuenta nos parezca como mínimo interesante. Se trata, por tanto, de una obra muy currada, excelentemente estructurada, muy bien contada y que presenta unos personajes muy interesantes y a los que se les toma mucho cariño.
 
Su gusto por el detalle y por resultar verosímil no está reñido en absoluto con unos personajes que aparecen muy bien construidos, que poseen no sólo personalidad sino también un pasado, una biografía que vamos descubriendo poco a poco y que resulta fundamental para llegar a entenderlos y para percibirlos como seres humanos.





 
El problema reside quizá en lo que cuenta.
 
En principio, la propuesta me pareció bastante estimulante. Se planteaban tres historias que se desarrollaban de manera paralela; dos de ellas - la que tenía que ver con Andreas y su labor como cazador de piedras por un lado, y la de su novia Elka en la tetería Samoa en Ámsterdam por otro - aparecían desde el principio bastante conectadas, aunque cada cuál debía resolver una peripecia diferente que no conviene desvelar; la otra trama es la que tenía lugar en el buque panameño Volcán Chiriquí y estaba protagonizada por el griego Stéphanos, que se convertía, por una serie de acontecimientos, en el único tripulante del barco, con destino desconocido. Advertí con agrado que las tres líneas narrativas convivían en perfecta armonía, sin pisarse la una a la otra, y cada una de ellas me provocó idéntico interés o entusiasmo, sobre todo a la hora de intentar descubrir cuál era la conexión, el nexo común que les servía de enlace. Sin embargo, no tardé demasiado en intuir es que las sucesivas "sorpresas" finales con las que se pretendían asombrar al lector resultaban, desde mi punto de vista, demasiado evidentes o imaginables; y en efecto, finalmente las aprecié más previsibles que sorpresivas.
 
En ese sentido,  Tejera demuestra una gran pulso narrativo a la hora de interconectar con solidez las tres historias de manera equilibrada y de ofrecer los distintos desenlaces que resultan coherentes (otra cosa es que además resulten satisfactorios); tampoco chirrían ni aparecen forzados, sino que se me antojaron perfectamente integrados en cada uno de los conflictos planteados. Pero lo cierto es que - excepto el misterio del Hombre Azul que sí me pareció un poco más sorprendente -  conforme fui avanzando en la lectura de la novela mi interés o mi motivación se fue haciendo menor hasta desaparecer por completo en los capítulos finales, que los percibí como un tanto decepcionantes, sobre todo el desenlace de la aventura de Andreas que, desde mi punto de vista, me pareció demasiado brusco y poco digno para un personaje al que pienso que se lo toma bastante cariño a lo largo de la novela.

 

 
JOSEPH B MACGREGOR

Ficha Técnica del Libro

Primeros capítulos y Extras

2 comentarios:

  1. Ainsss qué me gustan tus reseñas. Quiero aprender!!! Sniff...
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Grrrrraciaaassssss!!!!!

    No necesitas nada que aprender de mí. :)

    Un besote lluvioso

    ResponderEliminar