miércoles, 17 de diciembre de 2014

VERANO DE MIEDO de Carlos Molinero


Opinión de Joseph B Macgregor.



Hacía tiempo que una novela de entretenimiento y terror me atrapaba tanto como Verano de Miedo, historia de jóvenes y vampiros (Nada que ver con la Saga Crepúsculo) firmada por Carlos Molinero con la que ha conseguido, con todo merecimiento desde mi punto de vista, El Premio Minotauro 2014




Ha sido editada por Minotauro con la colaboración del Festival de Sitges 2014. Es posible que la trama pueda estar pensada sobre todo para los jóvenes aficionados a las novelas de terror, pero pienso que un libro tan bien contado y estructurado como éste puede interesar a cualquier aficionado al género, tenga la edad que tenga; buena literatura de terror ibérica que nada tiene que envidiar a la que firman  autores norteamericanos: ágil, original y muy bien pensada.




El  curriculúm como escritor de Molinero es amplio, aunque ésta sea su primera novela, ha trabajado básicamente como guionista de series de televisión  como "Querido Maestro", "Paco y Veva", "El comisario", "La Fuga", "Cuéntame" o "Alatriste" y ganó el Goya 2002 junto a Lola Salvador, Clara Pérez Escrivá y Jorge Juan Martínez a mejor guión adaptado por "Salvajes". Ha co-dirigido junto a Lola Salvador, la película documental "La Niebla" en el año 2007 y es autor también de una pieza teatral de terror estrenada en marzo del 2014 titulada "Verónica". Quizá su experiencia como guionista televisivo o como cineasta, le ha permitido escribir una novela ágil, muy visual y estructurada acorde con los tiempos que corren.



No existe un único narrador, sino varios que se expresan a través de las nuevas tecnologías: msm, chat, blog, email, el diario personal, etc. (excepto uno de ellos que escribe cartas). Es decir, al igual que hicieron Bram Stoker en "Drácula" o Stephen King en "Carrie" la narración avanza a través de los testimonios de los jóvenes protagonistas (entre 15 a 18 años) de esta historia de terror coral que se comunican, confiesan, dialogan o narran los extraordinarias experiencias que van protagonizando a través del uso de las modernas tecnologías antes mencionadas. Pero no sólo eso, también el texto está salpicado de informes médicos, noticias de periódicos, informes periciales (hasta una receta de cocina) y una gran cantidad de documentos relacionados con la trama principal. Esta diversidad de fuentes narrativas fue utilizada también con gran pericia por Stoker y King en sus novelas. El lector consigue así una visión global de la historia, en la que cada personaje tenía su importancia, su voz y su espacio, pero también se nos informa como ven los les que rodean dichos sucesos o nos aportan información suplementaria sobre estos y también sobre los personajes.




No me apetece desvelar demasiados detalles sobre la trama central, porque creo que es conveniente ir descubriendo gradualmente, como lo hice yo, la naturaleza y el cariz tenebroso que va tomando poco a poco el asunto para que de este modo comprobar cuán de adictiva es esta novela, que cada vez nos ofrece más y más emoción, intriga, suspense. Ya anuncié antes que se trata de una historia de vampiros. Para los más mayores o los que sois de mi generación simplemente les daré una pista: la narración me evocó de inmediato uno de esos films de culto de los 80, mítico para muchos de nosotros: Los jóvenes ocultos (The Lost Boys, Joel Schumacher, USA, 1987)



Esta evocación cinematográfica no impide que Verano de Miedo posea elementos muy originales y curiosos: por ejemplo, en los extravagantes métodos empleados por los cazadores de vampiros (que tampoco voy a describir). Los personajes principales son unos auténticos frikis con los que muchos se sentirán bastante identificados. Y narrativamente, la trama posee un ritmo ágil, rápido... una fuerza que la convierte en apasionante.



Un último aspecto que me gustaría subrayar y que me parece importantísimo y especialmente logrado, y que tiene que ver con la personalidad de los personajes principales, a los cuáles Molinero sabe dar voz propia, sin que parezca falsa o impostada; es decir, cuando se expresan o cuentan las cosas que les pasan lo hacen a su manera, tal y como son. Se nos muestran muy auténticos, muy de verdad. A través del blog, el diario personal, los sms, etc nos cuentan los sentimientos que experimentan, sus frustraciones o complejos y los detalles de su odisea vampírica; esto nos permiten identificarlos de inmediato ya que, como señalé antes, sabemos como hablan, cuáles son sus preocupaciones, los aspectos esenciales de su personalidad, como piensan y como sienten. Aquí en en donde Molinero realiza un trabajo excelente, ya que aumenta la perspectiva de la trama, enriqueciéndola mucho y provocando un interés en el lector/a que se hace mayor cuánto más avanzamos en la lectura de la novela; especialmente, por la suerte o evolución de los protagonistas principales.


Y por supuesto, sin olvidar su dominio de las escenas de acción  que están muy bien descritas y narradas, muy emocionantes, incluso en los momentos más escalofriantes, morbosos o directamente gore. 

Lo dicho: un nivelazo.


JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario