lunes, 11 de febrero de 2013

MIS LIBROS PENDIENTES Nº 2: SIN NOTICIAS DE GURB de EDUARDO MENDOZA



Edición conmemorativa del veinte aniversario del clásico de Eduardo Mendoza, que recupera las ilustraciones originales de Perico Pastor.


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


Aunque he leído bastantes libros de Eduardo Mendoza, autor al que considero uno de los mejores del panorama literario español, lo cierto es que tenía pendiente todavía Sin Noticias de Gurb, considerada por muchos lectores como una de sus mejores y más divertidas novelas. La experiencia no ha sido para nada decepcionante.

Mendoza consigue una historia en la que se muestra absolutamente libre y espontaneo en una trama algo simple pero que sirve como excusa para dar rienda suelta al surrealismo más salvaje, siempre presente en sus obras de humor. Sin embargo, en esta ocasión lo advierto menos pendiente de respetar un argumento, como si Mendoza jugara todo el tiempo a la improvisación en un ejercicio casi de escritura automática. De ese modo, la novela funciona más por acumulación de anécdotas que por seguir una trama lineal al uso en el que el protagonista ha de conseguir un objetivo. En este caso, el extraterrestre que protagoniza la historia nos cuenta sus peripecias cotidianas y no hace absolutamente ningún esfuerzo por encontrar a su compañero desaparecido. Y son estas aventuras o experiencias, a cuál más absurda y esperpéntica, ambientadas en la Barcelona de los años 90, en donde encontramos una continua invitación al regocijo; situaciones además que se producen de manera continuada, sin dejar respiro al lector.

Otro gran acierto de Mendoza lo encontramos en el diseño del protagonista, un extraterrestre sin nombre que posee la capacidad de adoptar la personalidad que le apetece en cada momento y que, por ese motivo, se antoja en todo momento como un ente abstracto que necesita continuamente reinventarse para sobrevivir en la jungla urbana. Como una suerte de Mortadelo Galáctico, resultan hilarantes las distintas personalidades que el extraterrestre va adoptando a lo largo de la historia, que van desde Paquirrín a Ortega y Gasset, cada una de ellas a cuál más increíble y disparatada. A destacar también, su adicción a ingerir kilos y kilos de churros a cualquier hora del día o a gastar grandes cantidades de dinero en las cosas más absurdas. A pesar de todo, al personaje se le coge bastante cariño y posee algunos puntos en común con el detective-loco de sus novelas de misterio y humor ya que, de alguna forma, ambos son unos parias que nos muestran un punto de vista muy peculiar sobre una realidad que siempre aparece ante sus ojos como difícil de asimilar o comprender; también ambos poseen una tendencia a dejarse llevar por los acontecimientos y a resolver los conflictos que se les van presentando de la manera más demencial o sorprendente.

En líneas generales, Mendoza consigue una novela entretenida y divertida que funciona  bastante bien y en la que alterna un humor algo naif  y esperpéntico con otro más cercano al costumbrismo o a la crítica social del momento; éste último quizá se entendiera un poco mejor en los años en el que la novela fue publicada; sin embargo, desgraciadamente muchas de las cosas sobre las que habla no sólo no han cambiado demasiado en el año 2013 sino que se han multiplicado por cien, por lo que en realidad la novela no pierde vigencia ni acidez y resulta curiosamente de gran actualidad.


JOSEPH B MACGREGOR


9 comentarios:

  1. Es una de mis novelas favoritas de Eduardo Mendoza. ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Junto con EL LABERINTO DE LAS ACEITUNAS de lo mejor que he leído de Mendoza, sí, sí.

    Gracias por tu vista :)

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, aquí no coincidimos. He intentado leer este libro en innumerables ocasiones, y siempre se me atraganta. He leido, y disfrutado, otras muchas del autor, pero esta, con esta no puedo.
    Me resulta algo bobo, pero hijo, que vamos a hacerle, debo ser rara, porque a todo el mundo le encanta.
    Yo nunca logré pasar de la mitad.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo no creo que seas rara. El humor es algo muy personal y no a todos nos hacen gracia las mismas cosas. Aunque no coincidamos para mí es un alegría siempre cuando apareces por aquí y me dejas tus comentarios.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hace tiempo que tengo ganas de leer "Sin noticias de Gurb". Por lo que dices en la reseña, me acuerdo de "El misterio de la cripta embrujada". Por lo de las ocurrencias+ocurrencias, El propio Mendoza dijo que se lo pasó muy bien escribiéndolo, y supongo que Sin noticias de Gurb también. Y lo mejor es que ese buen ánimo se lo traslade al lector. Aunque como dices en el último comentario, no a todos nos hacen gracia las mismas cosas. Con el que leí, me reí mucho :) espero que con ese extraterrestre también.
    Un abrazo,
    Patricia

    ResponderEliminar
  6. Holaaaaa!!!

    Ya te digo, sí te gustaron otros libros de Mendoza quizá también te guste.

    Gracias por la visita. Se te echaba de menos por aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar