martes, 12 de febrero de 2019

DISTINTA CLARA de Alba Ballesta





OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


En “Distinta Clara”, novela galardonada con el <<XXIII Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla>>, y publicada por Algaida Editores, Alba Ballesta (Orihuela, 1991) nos narra las peripecias de Laia, una joven universitaria, que tras descubrir un pequeño poemario “Obras Completas de Clara Dubasenca, (Tomo III)”,  firmado por una desconocida autora marginal de los 80, de la que lo ignora todo, emprende una obsesiva investigación sobre ésta, entrevistándose con los que la conocieron o convivieron con ella. Conforme avanza en sus indagaciones, Laia va confeccionando un puzzle cada vez más complejo e irresoluble sobre Clara Dubasenca, mujer enigmática e introvertida, difícil de conocer, de creatividad inagotable y turbulenta peripecia vital, actualmente en paradero desconocido.

Alba Ballesta alterna capítulos en los que se nos describe la odisea personal de Laia – la mala relación con sus padres, su desencanto con sus estudios y la vida universitaria, la turbulenta amistad con Diego, un compañero de facultad, enamorado de ella…- con otros que adopta el formato de monólogo sin interrupciones, protagonizados por aquellos que conocieron, convivieron y coincidieron con Clara durante su época bohemia y artística en Barcelona, o en su localidad de origen antes de marcharse a la capital. Estos monólogos aparecen señalados, a veces, con notas de pie de página, introducidas por Laia, en las o bien opina, subraya o comenta sobre lo que los personajes afirman y cuentan, o bien las utiliza para describir sus actitudes o estados de ánimo cuando lo considera necesario. Desde mi punto de vista, la autora nos ofrece una estructura narrativa bastante reiterativa y redundante, ofreciendo un exceso de testimonios, que en algunos casos sí que sirven para intensificar la intriga o suspense de la trama, pero que en otros no hacen más que subrayar o repetir hechos o aspectos de la personalidad de Clara que ya han sido suficientemente comentados o descritos. Pero, por el contrario, aquellos capítulos en los que se aportan detalles sobre la vida artística e intelectual marginal de Barcelona o en los que nos describen detalles que sirven para enriquecer a Clara me parecieron muy interesantes. Ésta, es sin duda, el eje y motor de la historia; personaje profundamente sensible, complejo y caótico, sumamente atractivo e interesante.

En contraste, la figura de Laia no me parece sin embargo demasiado interesante, sobre todo en aquellos capítulos dedicados a narrar sus cuitas vitales, sentimentales o estudiantiles. Sin embargo, sí es verdad que aquellos que se ocupan de describir el modo como su investigación sobre Clara le sirve para conocerse a sí misma y a tomar decisiones sobre su propia vida sí me parecieron mucho más motivadores o estimulantes. En ese sentido, creo que la novela gana muchos enteros conforme nos vamos acercando al desenlace que sí me parece profundamente emocionante y sobrecogedor.

Que una canción de Joan Baptista Humet tenga una importancia esencial para conocer y entender las motivaciones del personaje de Clara, terminó de conquistarme del todo.

Joseph B Macgregor
          


No hay comentarios:

Publicar un comentario