domingo, 3 de julio de 2016

JAZZ PARA EL ASESINO DEL HACHA de Ray Celestin




OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Basada en un "misterio sin resolver" acaecido en Nueva Orleans en 1919, "Jazz para el Asesino del Hacha", firmada por Ray Celestin, se centra en la triple investigación sobre un asesino en serie, conocido como "El Asesino del Hacha", llevada a cabo por Michael Talbott, atormentado inspector de policía que ahoga sus penas en alcohol; Luca D'Andrea, ex-policía que, tras pasar una larga temporada en la cárcel acusado de corrupción, recibe el encargo de la Mafia de descubrir la identidad del asesino ya que sus victimas son de origen italiano; Ida, secretaria de la Agencia Pinkerton, que, con ayuda de su amigo Lewis Armstrong (inspirado en Louis Armstrong), joven trompetista de Jazz, emprende la tarea de investigar por su cuenta al misterioso homicida. La trama de la novela alterna las peripecias de cada uno de ellos que trabajan de manera independiente. Aunque sí existe una cierta relación entre Michael y Luca - ya que éste fue condenado por culpa de la delación del primero-, los cuatros investigadores emprenden la tarea a su manera y sin conexión alguna con el resto.




Ray Celestin nos ofrece, desde los primeros capítulos, un planteamiento interesante que se traduce en un desarrollo igual de motivador, en el que suceden muchas cosas, y que avanza con buen ritmo y sin perder interés en ningún momento. De igual modo, los cuatro personajes estelares - Michael, Luca, Ida y Lewis - resultan atractivos para el lector;  poseen identidad propia, peso y humanidad; una historia que contar y un pasado que les pesa como una losa. 

Aunque podríamos hablar de una historia coral, lo cierto es que la protagonista estelar de esta heterodoxa novela negra es Nueva Orleans ya que no es un simple escenario en el que desarrollar la acción, sino que posee entidad propia y un peso específico importante a lo largo de la narración. Su variopinta mezcolanza social - italianos, criollos, cajunes, mulatos, negros -; el paisaje rural y pantanoso; las lluvias constantes e interminables; la presencia de la música del Jazz y del Vudú; todos estos elementos combinados consiguen no solo que los personajes se muevan en una atmósfera angustiosa y asfixiante, misteriosa y amenazante, sino que Nueva Orleans esté siempre presente, dotando a la narración de una idiosincrasia especial.




Pero lo más original de "Jazz para el Asesino del Hacha"  lo encontramos en su triple desenlace:cada uno de los personajes estelares se plantean la investigación el misterio del Asesino del Hacha desde enfoques diferentes y, como consecuencia, llegan a conclusiones diferentes también; sólo el lector consigue una solución completa al enigma. Así, las diversas soluciones funcionan a modo de piezas de un puzzle; se complementan aunque cada una de ellas, por sí solas, resulten incompletas o insatisfactorias. 



JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario