sábado, 21 de mayo de 2016

CABEZÓN DE ACERO de Enrique V. Vegas



OPINIÓN JOSEPH B MACGREGOR

Desde finales de los años 90, el madrileño Enrique V. Vegas, ha sido capaz de crear un universo paródico propio dentro del cómic español, inspirado en grandes éxitos del cine, en cómics norteamericanos o películas de género fantástico y de ciencia-ficción. Sí los yanquis han sabido explotar, sacar partido y hacer famoso en todo el mundo el <<Universo Marvel>> y el <<Universo DC>>, Vegas ha hecho algo parecido, aunque un ámbito más de culto, creando el <<Universo Cabezón>>, del cual la trilogía de “Cabezón de Acero”, es sólo uno más de un amplio elenco de parodias de superhéroes o películas de género, en las que el autor e ilustrador madrileño combina grandes dosis de humor con pequeños guiños y homenajes, fácilmente reconocibles por cualquier friki que se precie de serlo.



Otros títulos de Vivas (publicados primero por Dude Comics y ahora por Dolmen Editorial) dan buena muestra de ello: Vlade, Julk, La Patrulla XL, Jellboy, la Trilogía Matris, Espiderman, Bill Kill, La trilogía de los Cabezones de las Galaxias, Residente Vil, Bull Dam City, Los Cabezones del Caribe, Punicher, la trilogía de Cabezón Jones, Capitán Cabezón, Thorr, 600, Arma XI, Soy Leyendón, Cabezón de los anillos, El 8º Cabezón, Cabezones Reunidos o El Cabezón Oscuro: Vuelve. La trilogía de “Cabezón de Acero” se inspira básicamente en el film El Hombre de Acero (Man of Steel, Zack Snyder, USA, 2013), aunque aparecen también referencias claras a la más reciente “Batman V Superman: El Amanecer de la Justicia” (Batman v. Superman: Dawn of Justice Zack Snyder, USA, 2016) e incluso a los títulos clásicos de Christopher Reeve, especialmente Superman II: La aventura continúa (1980) de Richard Lester.



Comparado con otros acercamientos españoles al mítico Superman, como el siempre genial <<SuperLópez>> de Jan (seudónimo de Juan López Fernández), este “Cabezón de Acero” resulta menos agresivo y gamberro, y sí más naif (en el buen sentido de la palabra) e inofensivo. De hecho, los protagonistas del universo Cabezón poseen todos idénticas señas identificativas: son una suerte de bebés de grandes ojos, traviesos y siempre sonrientes de enorme cabeza. En el caso de esta parodia de Superman, se trata además de un superhéroe despistado, caradura y bastante desastre. Le gusta gastarle bromas pesadas al “Cabezón Oscuro”, personaje inspirado en <<Batman, el caballero oscuro>>, y tiene una novia periodista que se llama Luisa López. El matrimonio Kent, padres adoptivos de Superman, son sustituidos por el matrimonio de campesinos Cascorro; el padre está caracterizado como el célebre <<Elmer Gruñón>> (Elmer Fudd en inglés) y la madre es experta en cocinar platos asquerosos que Cristóbal (la otra personalidad de este “Cabezón de Acero”) evita tener que comer. En esta ocasión, debe enfrentarse a la constante invasión del malvado Zoff y de su vengativo hijo, que desea devolverlo a su planeta de origen, todo contado con muchísimo sentido del humor y con una narración ágil y amena, no exenta de ritmo y acción sin fin.



A lo largo de las viñetas aparecen además referencias a series de televisión (Los Teleñecos), films de humor (Aterriza como puedas) o personajes de tebeo o películas de animación (Los Minions, Angry Birds o Cars), con lo que el guiño <<freak>> es constante y muy agradecido.



JOSEPH B MACGREGOR


No hay comentarios:

Publicar un comentario