lunes, 22 de febrero de 2016

"Teresa. La mujer" Sus confesiones a las puertas de la muerte de HELENA COSANO


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

   Cuando se aborda en una novela los aspectos más esenciales y característicos de un personaje histórico, lo más difícil -y más sí se utiliza la primera persona-, es encontrar la voz adecuada; que ésta nos resulte verosímil, nada impostada, acorde con el pensamiento y las ideas del personaje en cuestión. En Teresa La Mujer, Helena Cosano se plantea el reto de mostrarnos a Teresa de Jesús al desnudo, despojada de auto-censuras o secretos, y consigue efectivamente que la voz de Teresa de Cepeda se perciba clara y cristalina, cercana y accesible, auténtica y veraz, coherente y cercana.




   Para ello, Helena utiliza una prosa sencilla, pero a la vez poética y profunda, alejada curiosamente del texto barroco de los escritos de Teresa de Jesús, traducida al lenguaje actual, tal como hizo Andrés Trapiello con El Quijote. Se trata de acercar al personaje a todos, no sólo a la élite cultural o los expertos en la Literatura Española del Siglo XVI. Esto no quiere decir que la autora nos ofrezca un texto liviano, poco cuidado o fácil; muy al contrario, se trata de un trabajo abordado con esmero y pulcritud, lo que se traduce en una narración que avanza con ritmo y fluidez pero que, sobre todo, se disfruta desde prácticamente las primeras líneas.



Presentación del libro en Fundación CajaSol (Cádiz) con Helena Cosano y Almudena De Arteaga

   La voz de Teresa es la de una mujer que, cuando ve cercana la muerte, se siente libre por fin para expresarse sin presiones sociales o culturales. Sin embargo,  el acercamiento de Helena Cosano no deja a un lado los aspectos espirituales o místicos del personaje; es decir, aunque su objetivo es mostrarnos a una Teresa de carne y hueso, mujer ante todo, no se olvida de sus inquietudes religiosas o su amor a Dios, ofreciendo una visión completa y redonda de la biografiada, sin manipulaciones o interpretaciones interesadas. 




  En ese sentido, no nos enfrentamos a una biografía al uso. De hecho, me atrevo a poner en duda que se trate efectivamente de una biografía. Hablaría mejor de una visión personal de la autora sobre Teresa de Jesús, en la que la protagonista evoca momentos o sucesos de su vida, pero que también se nos abre por completo, confesándonos sus cuitas, aspiraciones, temores, deseos... Podríamos hablar entonces de un acercamiento humano y emocional, aspecto éste que sin duda es el que más interesa a Helena Cosano, mujer profundamente sensible y espiritual también. Aunque la autora ha comentando en alguna entrevista que este libro fue un encargo de la editorial, es cierto que sin duda en muchos momentos se produce una identificación perfecta -como la de una imagen reflejada en el espejo-, entre autora y personaje, ya que algunas inquietudes o intereses de Teresa coinciden con lo de Helena.



          Presentación del libro en Fundación CajaSol (Cádiz) con Helena Cosano y Almudena De Arteaga
  
 Humanizar a Teresa de Jesús no es tarea fácil. Se necesita mucho valor para atreverse a abordar a un personaje que la Iglesia considera una Santa, con los mismos deseos o anhelos que una mujer no sólo en el ámbito de la igualdad entre mujeres y hombres, sino además y, sobre todo en los sexuales - siempre reprimidos y ocultos -, sentimentales o emocionales. Por eso, Teresa la mujer  resulta tan convincente, tan conmovedora, tan real, porque nos muestra a una mujer de carne y hueso, profundamente creyente y entregada a Jesús, Su Señor, pero que también tuvo que enfrentarse a tremendo conflictos internos o personales, reconocibles por todos y con lo que muchos podrán /podemos sentirnos muy identificados.

JOSEPH B MACGREGOR

Miami TV nos deja este recuerdo de la presentación:

No hay comentarios:

Publicar un comentario