miércoles, 10 de febrero de 2016

LOS SUPERVIVIENTES de Jimina Sabadú




OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

    "Los Supervivientes" (XV Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla) es una magnífica novela coral, en la que un Colegio Privado, el Agustín de Foxá, que vive sus últimos días como centro educativo, sirve como eje catalizador, alrededor del cuál giran una amplio abanico de personajes, extraídos de una realidad reconocible. Representan además cada uno de los estratos que conforman el típico Colegio Privado: desde el antiguo alumno que emprende la tarea de organizar un reencuentro de antiguos alumnos y alumnas por razones interesadas; pasando por las diferentes cuitas del profesorado, novato y veterano; o por la problemática del alumnado actual, todos ellos encarnados en un más que convincente elenco que bascula entre el patetismo más cruel a lo profundamente entrañable o conmovedor.




  Como diría Jean Renoir en su momento en relación a "La Regla del Juego, cada cual tiene sus razones. Y aunque ninguno de ellos adquiere un protagonismo estelar, todos ellos poseen un innegable atractivo para el lector. A pesar de esa innegable vocación de obra coral, en "Los supervientes" todos los personajes tienen importancia dentro en la narración y es Jimina Sabadú, la autora, quién sabe darle su lugar a cada uno de ellos en las múltiples tramas que conforman un texto sólido, que fluye estupendamente y que no decae en interés, fuerza o ritmo en ningún momento.


  

  La novela aborda muchos temas, centrados no sólo en el ámbito de lo psicológico o emocional, sino además en lo puramente mediático; es decir, problemas que se dan en escuelas e institutos entre el propio alumnado: el acoso escolar; los abusos de poder; la falta de adaptación; la inseguridad, etc. Pero también entre el profesorado: conflictos con sus alumnos, difíciles de superar o ante los que sienten desbordados; desacuerdos a la hora de opinar y afrontar un caso de acoso escolar; un maestro que lleva mal sus peculiares afinidades sexuales y una profesora novata que se siente superada por una serie de conflictos que protagoniza. Se evidencia una clara intención por parte de Jimina Sabadú de tratar muchos temas en un porcentaje muy medido y equilibrado. Consigue así que el lector en ningún momento se sienta abrumado o agotado ante tal cantidad de asuntos abordados en el texto, sino más bien enriquecido y estimulado. 





  Simultáneamente al tema escolar, la autora se acerca además - con un claro acento autobiográfico - al mundo de los talleres de escritura creativa o las peripecias de una escritora que quiere publicar su primer libro. Quizá en relación al tema central - los avatares de un Centro privado que está a punto de cerrar y ser vendido a otros propietarios - los aspectos relacionados con la creatividad y la imposibilidad de desarrollarla, posee un interés más secundario. Sin embargo, el entorno y personajes o <<personajillos>> descritos poseen idéntica verosimilitud y poder de convicción y no chirría en ningún momento.

   Consigue Jimina Sabadú una novela original, muy sólida y redonda, en la que no falta ni sobra nada, consigue captar el interés desde prácticamente los primeros capítulos y finalmente no defrauda ni decepciona, no sólo porque todo lo que sucede resulta creíble sino por ofrecernos unos personajes profundamente humanos y reconocibles.

JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario