viernes, 1 de enero de 2016

UN HOMBRE LLAMADO CERVANTES de BRUNO FRANK




OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

El caso entre Cervantes /Quijote(Alonso Quijano) es el mismo que se dio, por ejemplo, entre Sir Arthur Conan Doyle /Sherlock Holmes: el personaje terminó siendo más famoso o popular que el autor que lo creó. Así, existen numerosos estudios, ensayos, adaptaciones, parodias, películas, segundas partes o secuelas del Universo del Hidalgo-Caballero más celebre de La Mancha y del Mundo. Sin embargo, la figura de Miguel de Cervantes ha quedado un tanto ensombrecida y es menos popular o celebrada, salvo por el estudioso de turno, interesado de antemano por su figura. Por eso, esta novela del alemán, norteamericano de adopción, Bruno Frank (13 Junio 1887 en Stuttgart -  20 Junio 1945 en Beverly Hills) publicada en 1935 es considerada como uno de los acercamientos más fidedignos y certeros sobre Cervantes Ser Humano y Cervantes escritor.




Bruno Frank fue un celebrado escritor, poeta, dramaturgo y humanista alemán que, aunque llegó a estudiar Derecho y Filosofía en Múnich, finalmente optó por ejercer la carrera de dramaturgo y novelista en su país, hasta que se produjo el terrible incendio del Reichstag en 1933. Sospechando que el nuevo gobierno le hostigaría o detendría por el hecho de ser judío, huyó de la Alemania nazi acompañado de su esposa, Liesl, hija de la famosa diva de la ópera Fritzi Massary. Una vez en Estados Unidos, tomó contacto con su amigo Thomas Mann y, gracias a él, consiguió introducirse como guionista en la industria del cine, para la que trabajó hasta el final de sus días.

Un hombre llamado Cervantes sigue paso a paso los sucesos más destacados de la biografía del creador de Don Quijote. Así, La historia se ambienta durante el reinado de Felipe II.  Al cardenal italiano Acquaviva le urge recibir unas nociones de español y su maestro de lengua será un muchacho llamado Miguel de Cervantes. Aunque viajará con éste hasta Roma, pronto sus verdaderas aspiraciones se tornarán muy diferentes y el joven se alistará como soldado en la compañía del capitán Diego de Urbina, ingresando en la galera Marquesa. El 7 de octubre de 1751 participará en la famosa batalla de Lepanto, en la que resultará dañado en su mano izquierda, cuando un trozo de plomo le lastima un nervio, ganando así el sobrenombre del <<Manco de Lepanto>>. Posteriormente, será capturado por una flota pirata, que lo llevará hasta Argel, en donde permanecerá encarcelado durante cinco años, largo periodo de tiempo en los que perpetraría  varios intentos fracasados de fuga. La teoría de Frank es que una vida tan turbulenta, repleta de duras experiencias, forjaron en él un carácter fuerte e inquebrantable, que fue lo que llevó a culminar una obra tan grandiosa y maravillosa como El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.





Sin embargo, Frank no opta por el ensayo histórico. Tampoco se trata exactamente de una biografía novelada, sino una novela de aventuras; nada que ver con una sesuda y aburrida tesis sobre la figura de Miguel de Cervantes. Vibrante y arrebatadora desde prácticamente los primeros capítulos, Un hombre llamado Cervantes se nos muestra como la odisea de un joven Cervantes, que a fuerza de las experiencias duras que le va dando la vida, va conformando un espíritu firme y valiente; adquiere además una sabiduría sobre la existencia humana, sobre por qué y para qué estamos aquí, pero además una amplia perspectiva, no exenta de ironía, sobre la sociedad de la época que le tocó vivir; caricatura que empleó especialmente a la hora de describir y presentar magistralmente a aquellos personajes y <<personajillos>>, de todo pelaje y calibre incluidos en sus "Novelas Ejemplares" y, por supuesto, en la obra magna que le otorgaría fama universal. 

Para ello, Bruno Frank no sólo cuida al personaje principal, y a todos los secundarios, sino también evidencia una especial maestría para describir ambientes o sucesos históricos: por ejemplo, La Roma de la época (El Vaticano), La Batalla de Lepanto o el cautiverio del autor en Argel; todo aparece perfectamente reflejado y además inscrito en un narrativa fresca y ágil, en absoluto árida o barroca en exceso. 

"Un hombre llamado Cervantes" se lee pues como una novela de aventuras de ambientación histórica, que evoca ese estilo directo, emocionante y certero que empleaba Galdós en sus "Episodios Nacionales", apasionante de principio a fin.

JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario