domingo, 26 de julio de 2015

SIEBENKÄS de Jean Paul Richter



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

  Según explica Herman Hesse en el magnífico y clarificador prólogo que introduce la novela, Jean Paul Richter fue un autor alemán, contemporáneo a otros escritores germanos de la talla de Goethe, Hölderlin, Kleist, Novalis, Tieck, Schiller, Wieland y Helder. Los libros de Jean Paul tuvieron un enorme éxito entre los lectores alemanes - las lectoras, más bien - de la época, pero posteriormente cayó en el olvido más absoluto. La generación de autores germanos a la que pertenecía Hesse intentaron una operación rescate de Richter, revalorizando su obra, esfuerzo que resultó baldío finalmente ya que para los nuevos lectores resultaba un autor demasiado denso y difícil. 

   Acusado de exceso de sentimentalismo y de imaginación desbordante y descontrolada por estos jóvenes lectores, Hesse opina, sin embargo, que la razón por la que Jean Paul no consiguió conectar con las nuevas generaciones fue por que su narrativa exige una lectura reposada y lenta, sin prisas; algo a lo que no estaban acostumbrados los lectores modernos para los que primaban precisamente todo lo contrario, la rapidez y la lectura fácil y sin complicaciones.

  Siebenkäs, publicada acompañada de un largo subtitulo "Bodegón de frutas, flores y espinas o Vida conyugal, muerte y nuevas nupcias del abogado de pobres F. T. Siebenkäs", es una de sus obras más ambiciosas y representativas. Considerado básicamente un humorista, este calificativo se nos antoja como en exceso limitado, a juzgar por la enorme cantidad de estilos y géneros que entremezcla en esta novela grandiosa y transgresora. 

  Esgrimiendo un estilo cuidado, Richter combina la novela de estilo clásico con diversas digresiones en forma de ensayo filosófico - "El Discurso de Cristo muerto" - , político, social o científico. Pero además evidencia un inteligente sentido del humor, en el que cabe la ironía, el esperpento, la caricatura, el absurdo e incluso el surrealismo. De igual modo, denota un profundo psicologismo a la hora de describir a sus personajes que se nos antojan siempre de carne y hueso, muy verdaderos, expuestos con gran poder de convicción y capacidad de empatía con el lector. 
   
   La trama resulta demasiado compleja y enredosa, repleta de desvíos y meandros que en apariencia ralentizan la acción o simplemente la paralizan. Sin embargo, esta apreciación sería correcta si nos enfrentáramos a una novela decimonónica pero no es así; Siebenkäs pertenece a ese tipo de textos "más grandes que la vida", como "Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy" de Laurence Sterne o "Rayuela" de Julio Cortázar, que exigen, en efecto, una actitud activa y diferente por parte del lector; novelas-puzzle en las que éste debe encajar todas las piezas a su capricho. 

JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario