miércoles, 1 de abril de 2015

RELOJES MUERTOS de Eva Mª Medina


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR



Original y absorbente podrían ser dos buenos calificativos para definir "Relojes muertos", la nueva novela de Eva Mª Medina. Se trata además de una obra sólida, perfectamente estructurada y contada, que no deja indiferente; de esos textos que traspasan al lector, lo perturban e impresionan, hasta la médula.  Y es que la autora sabe manejar con eficacia todos los resortes para conseguir el grado de suspense adecuado desde prácticamente las primeras páginas de la narración, consiguiendo un texto que te atrapa sin remedio y del que resulta difícil desembarazarse incluso después de concluir la lectura. De hecho, cuando concluí el último capítulo, me sentí por completo defraudado al comprobar que la historia terminaba; quería y necesitaba más, algo que me sucede muy pocas veces.




La compleja trama está narrada en primera persona por el protagonista estelar de la historia, un sujeto que ha estado ingresado en un centro de salud mental un largo periodo de tiempo y que por fin se incorpora a la vida social y laboral. A lo largo de los capítulos, éste nos va contado, en un principio, aspectos de su acontecer cotidiano, centrado básicamente en la convivencia con Susana, su pareja sentimental, y su difícil reincorporación al trabajo. Aunque se encuentra presuntamente recuperado, parece que no ya que en la narración de sus peripecias evidencia una clara deformación de la realidad y de los acontecimientos en los que interviene o de los que es testigo. Pronto, da la impresión de que este hombre se encuentra inmerso en una pesadilla, ya que lo que en lo que nos cuenta se mezcla lo onírico con lo real, de tal modo que al lector le resulta bastante difícil saber delimitar la frontera entre fantasía y realidad; el sujeto parece vivir en un permanente estado de alucinación, en el que afloran sus obsesiones, manías y paranoias; sus sentidos parecen más agudizados que nunca y percibe todo como reflejado en una suerte de espejo de feria. 



Este proceso de autodestrucción, en el que finalmente el protagonista quedará atrapado  y fagotizado sin remedio, está narrado con un pulso increíble en una trama cercana al fantástico pero también a la novela de terror. La autora consigue unas imágenes impactantes e increíbles, de una fuerza arrolladora. De igual modo, la peripecia del perturbado mental impone una narrativa cambiante, en la que constantemente se nos obliga a dudar de la naturaleza real de lo que se nos cuenta, de tal manera que cada lector podrá expresar su propia opinión al respecto e incluso dar su propia versión del argumento de la novela. La propia esencia de "Relojes muertos" exige un lector activo, con ganas de participar en el juego que la autora nos propone; un lector con la iniciativa suficiente como para querer encajar todas las piezas del puzzle y construir así su propia versión de la historia.






JOSEPH B MACGREGOR

2 comentarios:

  1. De nada. Con novelas como ésta no es difícil escribir una reseña como la que has leído.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar