viernes, 27 de marzo de 2015

EL VAGABUNDO QUE SE CREÍA SHERLOCK HOLMES (MI QUERIDO GUASÓN Nº 1) de Felipe Santa-Cruz


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Con EL VAGABUNDO QUE SE CREÍA SHERLOCK HOLMES (MI QUERIDO GUASÓN Nº 1), el joven autor Felipe Santa-Cruz parece continuar con su gusto por la literatura de humor de corte costumbrista que ya evidencia en Rutinas , su anterior libro de relatos cortos. Ésta novela supone el primer título de una serie, de la que hasta el momento sólo se han publicado dos. Además, de alguna manera, supone también una continuación de aquellos cuentos breves, ya que muchos de los peculiares personajes que pululan por la novela fueron protagonistas estelares de aquellos originales y divertidos relatos. 





La ciudad de Sevilla más típica y popular se convierte en escenario fundamental en la que se mueven los personajes de la novela en la que se mezcla el humor más delirante con la investigación detectivesca que inicia este "Guasón" en compañía de un sacerdote, centrada en la extraña muerte de un joven poeta sevillano. En ese sentido, Santa-Cruz parece inspirarse en el ciclo de novelas firmadas por Eduardo Mendoza e iniciada con El misterio de la cripta embrujada, en las que el interno de un manicomio se convierte en improvisado investigador, a las órdenes del Inspector Flores, protagonizando situaciones esperpénticas e hilarantes. Tanto el loco, creado por Mendoza, como el de Santa-Cruz poseen una personalidad peculiar y además evidencian una percepción de la realidad caprichosa y muy sui-generis




Aparte de esta mezcla entre costumbrismo surreal y humor, Santa-Cruz ofrece un especial interés por los personajes más prototípicos y populares, cada cuál con su manía y con su historia, que pululan por un bar sevillano, trianero hasta la médula, y que parecen extraídos de la realidad más cercana, debido al grado de humanidad y autenticidad que desprenden. En ese sentido, el autor esgrime una especial habilidad para dibujar personajes de carne y hueso pero sin perder por ello su esencia caricaturesca. Un punto fuerte, por tanto, de El vagabundo que se creía Sherlock Holmes son los personajes, no sólo Guasón, el jorobado que se cree la encarnación del célebre detective británico, sino todos los que forman parte del largo elenco de freaks sevillanos que frecuentan el bar. 




Consigue así una narración entretenida y bastante divertida, que no se olvida tampoco que para que una novela de misterio funcione debe cuidarse además el suspense y la intriga, algo que también tiene en cuenta Santa-Cruz. Así, El Vagabundo que se creía Sherlock Holmes funciona tanto en el ámbito de la comedia como en el género de misterio, consiguiendo un eficaz equilibrio narrativo, algo que siempre agradece el lector.





JOSEPH B MACGREGOR


BOOK- TRAILER DE LA NOVELA




No hay comentarios:

Publicar un comentario