lunes, 13 de enero de 2014

EL GÓLEM de GUSTAV MEYNIK


OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR


"El Gólem" de Gustav Meyrink es una novela extraña, situada en territorio onírico, a veces esperpéntico, otras surreal. Los que se acerquen al texto intentando encontrar la clásica leyenda judía sobre "El Gólem" , que inspirará dos adaptaciones cinematográficas del cine mudo alemán realizadas por Paul Wegener y que se han convertido en grandes clásicos (e incluso un episodio de "Los Simpsons"), se sentirán decepcionados o sorprendidos ya que las conexiones argumentales entre esta novela y las películas son nulas. Y es que el autor no intentaba realizar una novelización de un mito sino que sus intenciones eran otras muy diferentes. 






El austriaco Gustav Meyrink (19 de enero de 1868 - 4 de diciembre de 1932) comenzó su carrera literaria como autor de cuentos satíricos. Sin embargo, un curioso suceso experimentado en su vida, le provocó un inusitado interés por los temas parasicológicos: justo el día que decide suicidarse, alguien le echa por debajo de la puerta un folleto de temática parasicológica, y este texto le parece tan interesante que desiste de sus deseos de acabar por su vida. A partir de este momento, su obra literaria da un giro de ciento ochenta grados y escribe una serie de cinco novelas que nada tienen que ver con su obra literaria anterior; libros de género fantástico centrados cada uno de ellos en una disciplina esotérica concreta. En el caso de "El Gólem" (1915), por ejemplo, Meyrink aborda una antigua leyenda judía directamente relacionada con La Cábala, tema central de la novela. 



El planteamiento inicial no puede ser más sorprendente: un narrador anónimo describe una extraña experiencia extrasensorial, mezcla de sueño y viaje astral. Éste realiza un viaje mental y espiritual hasta el gueto de Praga, una Praga onírica y fantasmagórica. Una vez allí su espíritu se introduce en el cuerpo de Athanasius Pernath, tallador de piedras preciosas, adoptando su personalidad; sujeto de compleja psicología, tenido por loco por sus convecinos y que sufre un inesperado ataque de amnesia que le impide recordar su vida anterior. El protagonista vive situaciones presuntamente esotéricas que pueden ser definidas como esperpénticas, claustrofóbicas y que evocan a otros célebres autores como  Herman Hesse ("El lobo estepario"), Kafka ("El Proceso"), o incluso algunos diálogos parecen inspirados en los de "Luces de Bohemia" de Valle Inclán



 Meyrink nos ofrece una narración fluctuante, que no parece querer llegar un punto concreto, sin un conflicto central claro. La historia avanza a través de las extrañas o insólitas experiencias que experimenta Pernath de matiz aparentemente sobrenatural pero no exentas de cierta ambigüedad: ¿Las vive realmente o son producto de una mente enferma? Incluso la figura del monstruo mágico (Gólem) no aparece a lo largo de la narración como tal, sino como símbolo en el cuál se refleja, como en un espejo deformado, la maldad del atormentado protagonista de la historia. Aunque ésta puede asociarse al género fantástico, lo cierto es que supera cualquier tipo de clasificación y todavía hoy aparece como un texto vanguardista de gran vigencia. 

 JOSEPH B MACGREGOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario