lunes, 5 de agosto de 2013

EL AÑO EN QUE ME ENAMORÉ DE TODAS de USE LAHOZ



Opinión de Joseph B Macgregor

El año en que me enamoré de todas (Premio Primavera de Novela 2013) es una novela fresca y de fácil digestión aunque bastante fútil e intrascendente también. Adopta el formato de comedia sentimental y amable en la que Use Lahoz esgrime un estilo sencillo y directo, muy juvenil. Nos ofrece una doble trama en la que se mezcla lo sentimental con un leve toque mágico (a través del personaje de Michel Tatin, el reparador de corazones rotos), aunque éste ultimo aparezca con cuentagotas y se me antoje un tanto forzado.

 El argumento vendría a ser el siguiente:

"Esta es la historia de Sylvain Saury, un joven parisino adicto a la vida que se acerca peligrosamente a los treinta y que sufre el síndrome de Peter Pan. Tiene muchas virtudes: es sensible, bilingüe y sabe hacer amigos, pero también tiene grandes defectos: en cuestiones de amor no consigue pasar página, tiende a meterse donde no le llaman y el verbo ‘madurar’ le asusta. Cuando recibe la propuesta de un trabajo mal pagado en Madrid no se lo piensa: prefi ere vivir allí a salto de mata que hacerse adulto en París. Y, además, en Madrid vive Heike Krüger, su exnovia alemana, a quien no ha conseguido olvidar. Mientras se instala, Sylvain va trazando el plan de reconquista de Heike, pero el inesperado hallazgo de un manuscrito cambiará sus planes y le abrirá una ventana a una historia emocionante, llena de sorpresas y casualidades. Esta lectura trastocará su brújula y le recordará la gran verdad oculta tras la frase con la que le despidió de París su amigo Michel Tatin: «El corazón está para usarlo»."  Sinopsis de Planeta de Libros



Nos encontramos por tanto con dos líneas argumentales muy claras y bien delímitadas: por un lado, las peripecias sentimentales del joven Sylvain, así como las relaciones que mantiene con sus amigos y amigas, en Madrid, y  por otro lado, la lectura del manuscrito encontrado. La primera trama me evoca inevitablemente la moderna comedia juvenil francesa, sobre todo el diptico cinematográfico formado por "Una casa de locos" y "Las muñecas rusas" de Cédric Klapisch , mientras que la segunda - que me parece un poco más interesante que la primera - nos ofrece una novela de autor presuntamente anónimo con ecos de "Chocolat" de Joanne Harris o de "Sabor a Chocolate" de José Carlos Carmona.


Ambos textos conviven en perfecta armonía aunque durante bastantes páginas no parecen tener demasiada conexión entre sí; simplemente, Sylvain lee la novela con interrupciones, y mientras tanto le van sucediendo cosas (o van surgiendo conflictos que debe solventar), sin que al principio el texto encontrado ejerza sobre el joven la más mínima influencia. Tardaremos un buen rato en que éste descubra conexiones entre el libro leído y su vida. En ese sentido, pienso que la verdadera historia tarda demasiado en mostrar sus verdaderas cartas ya que el narrador pierde el tiempo contando anécdotas de interés irregular; esto impide que la acción avance con la presteza requerida. Siendo una novela de lectura nada indigesta, parece que se resiste a llegar al "meollo" de la cuestión.

Por otro lado, los personajes - especialmente el protagonista - no provocan la empatía necesaria, algo que dificulta también el que la lectura de esta novela se traduzca en una experiencia plena. No obstante, la historia se deja leer y está bien desarrollada. En ese sentido, cuánto mayor sea el grado de identificación del lector con Sylvain o sus experiencias madrileñas, más disfrutará éste con esta novela ligera y sin pretensiones.




Opino por tanto que Use Lahoz nos ofrece un divertimento entretenido pero menor. Es verdad que es El año en que me enamoré de todas  se lee bien, sin embargo no termina de calar del todo en el lector; tampoco es de las que te engancha de primeras, más bien provoca cierta impaciencia. Una vez que la novela fluye, parece que ésta cobra mayor interés; sin embargo, la experiencia presumo que no deja demasiado poso; es de esas novelas que uno olvida pronto, pero también un trabajo honesto y coherente.

Joseph B Macgregor

2 comentarios:

  1. Buenas noches, Josephb. Yyo que hoy pasaba por aquí pensando que el título era "El año en que me enamoré de todas usé la hoz";-) Veo que el autor no es tan malvado, y bueno, a veces una novela que nos haga pasar un buen rato sin más se agradece, más con este calor, ¿sí? Gracias por descubrirme a otro escritor.
    Un abrazo,
    Patricia

    ResponderEliminar
  2. Je, je, je... :)

    Gracias a ti por tu fidelidad...

    Un abrazo

    Josephb

    ResponderEliminar