domingo, 4 de agosto de 2013

ANA LA DE TEJAS VERDES de L. M. Montgomery



OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Varios son los puntos de interés de Ana la de Las Tejas Verdes y que se resumen en dos: el magistral manejo de la narración de Lucy Maud Montgomery y la creación de un personaje absolutamente genial y entrañable, que desde el minuto uno nos roba el corazón. 

Narrativamente, L. M. Montgomery esgrime un estilo clásico y lineal, en el que mezcla humor y drama, sentimientos e imaginación, con el equilibrio adecuado y en su justa medida. Es de esos libros que uno empieza a leer y le molesta dejar de hacerlo ya que se disfruta no sólo porque la historia resulta bastante motivadora sino porque es uno recupera el placer de una lectura de calidad pero que es a la vez entretenida, hilarante y amena.



Por otro lado, Anne Shirley, la pequeña protagonista, se nos muestra como una niña que se puede pasar hablando dos páginas sin parar sin parecer en ningún momento aburrida. Muestra un sentido panteísta de la existencia en la que hasta las plantas deben tener nombre propio y utiliza su imaginación o su fantasía como válvula de escape cuando la realidad no le gusta o simplemente como ejercicio lúdico. Esto no quita que todos los personajes resulten entrañables y estupendos y que aparezcan muy bien caracterizados y diseñados, como complemento perfecto a la protagonista estelar de la historia.

Con respecto al argumento en sí, se trata de una novela de presentación. Algunos elementos de la trama así como la caracterización de la protagonista tienen algunos puntos de contacto con Heidi (1880) de Johanna Spyri o con Pollyanna (1913) de Eleanor H. Porter; sin embargo, Ana la de Tejas Verdes sabe ser además entrañable y sentimental sin caer en sensiblerías baratas y tiene sentido del humor, lo que la diferencia de los dos títulos mencionados.

De igual modo, la naturaleza adquiere una importancia esencial a lo largo de la novela no sólo porque Anne posee disfruta con un paisaje bonito, con los animales y las plantas, con el cielo azul o el anochecer, sino porque además el pequeño pueblo en el cuál se desarrolla esta primer libro  (ubicado en la Isla del Príncipe Eduardo, en Canada) se convierte en un personaje más de la historia.

El personaje fue ideado por la canadiense L. M. Montgomery en 1908. Debido al enorme éxito de la primera novela, decide crear toda una serie de títulos en los que vemos crecer a Anne hasta convertirse en una mujercita de gran personalidad pero a la que la madurez no ha conseguido mitigar ni un ápice su gran imaginación. Son ocho novelas, aunque El valle del Arco IrisRilla, la de Ingleside cuentan la vida de sus hijos durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial:




Nombre de la novela
Año de Publicación
Edad de Anne
Ana, la de Tejas Verdes
1908
11 a 16 años.
Ana, la de Avonlea
1909
16 a 18 años.
Ana, la de la Isla
1915
18 a 22 años.
Ana, la de Álamos Ventosos
1916
22 a 25 años.
Ana y la Casa de sus Sueños
1917
25 a 27 años.
El valle del Arco Iris
1919
41 años.
Rilla, la de Ingleside
1921
49 a 53 años.
Anna, la Ingleside
1939
41 años.




Ya en 1936 el realizador norteamericano George Nichols Jr. dirige una de las primeras versiones de la historia, aunque el personaje se hará muy popular en los años 80 gracias a una serie producida por la televisión canadiense, y sobre todo por el serial de animación japonesa creado por Isao Takahata en 1979 (aunque en el año 2010 produciría una nueva versión de la historia) y que en España gozó de gran aceptación. De todos modos, se han hechos muchísimas adaptaciones tanto de novela original como de la serie completa.


Por último señalar, la cuidada edición de la editorial Toro Mítico, que incluye unas ilustraciones muy conseguidas y de gran calidad realizadas por José Espinosa y Antonio Cuesta, tanto en color como en blanco y negro, que acompañan y apoyan de manera excelente al texto.

JOSEPH B MACGREGOR



2 comentarios:

  1. Recuerdo que hace mucho pasaron por TV la serie, supongo que seria la canadiense que mencionas en el post. No dejas de sorprenderme en la elección tan variada de libros que haces:)
    Un abrazo,
    Patricia

    ResponderEliminar
  2. Bueno, me gustar variar. No leer siempre lo mismo. Me aburre la monotonía y el lugar común. XD

    Un abrazo y gracias por tu visitilla. :)

    Josephb

    ResponderEliminar