martes, 13 de noviembre de 2012

CUENTOS CANÍBALES de Felisa Moreno Ortega

 


  OPINIÓN DE JOSEPH B MACGREGOR

Aunque los relatos incluidos en estos CUENTOS CANÍBALES son muy diferentes y variados en cuanto a temática y argumento, lo cierto es que la mayor parte de ellos se podrían definir como cuentos en los que sus protagonistas experimentan una situación anómala, quizá de características sobrenaturales, que para bien o para mal les cambia la vida o les obliga a replantearse todo lo que han hecho hasta ahora. Sin embargo, existe alguna excepción a esta regla por lo que resulta complicado encontrar un nexo común que los una en su totalidad. 

Sólo tres relatos pueden ser considerados como CUENTOS CANÍBALES en el sentido literal del término; en otros, se ofrece una visión de la pasión como una suerte de planta carnívora que lo devora todo: ilusiones, sentimientos, expectativas... y en muchos casos, la experiencia sentimental se salda con la decepción, la venganza o la muerte. Por eso, muchos de estos textos pueden encuadrarse dentro del género fantástico - con alguna influencia en alguno de ellos, de Stephen King - pero también profundamente sentimentales; la mayoría describe los avatares de una relación amorosa, que sólo en un caso (el de la chica deforme) concluye con un final feliz.

Los mejores relatos son aquellos en los que Felisa Moreno Ortega opta por no ofrecer demasiadas explicaciones sobre el extraño suceso vívido por el protagonista de la historia; así el texto gana en ambigüedad y en interés. Sin embargo, en otras ocasiones explica las causas o el por qué de la anómala experiencia por lo que el cuento gana en claridad pero pierde un poco de esa libre interpretación del lector que a veces puede resultar muy estimulante.


De igual modo, los cuentos de toque más sobrenatural o fantástico me parecieron mejores o más interesantes que los que simplemente cuentan una historia carente de estos elementos. Decir que las situaciones fantásticas o de terror son introducidas en entornos cotidianos y protagonizados por personas normales y corrientes. De igual modo, la experiencia paranormal sucede con idéntica naturalidad, sin subrayados, de manera que en algunos casos el protagonista de dicho suceso no sabe sí lo ha vívido de verdad, lo ha soñado o ha sido víctima de un alucinante flash.

Los cuentos están muy bien contados, narrados con buen pulso; la autora sabe dosificar de manera gradual el suspense narrativo de la trama que, es sin duda, el motor fundamental de la mayor parte de los textos incluidos en esta excelente recopilación. Como en toda antología, hay algunos que son más brillantes que otros, pero el balance general resulta bastante positivo; son relatos entretenidos e interesantes con los pasar un buena tarde de otoño.


JOSEPH B MACGREGOR

Para comprar CUENTOS CANÍBALES

4 comentarios:

  1. Muchas gracias, Josephb, por esta magnífica reseña que has hecho de mis Cuentos Caníbales. Me alegra mucho que te hayan gustado, unos más que otros, eso es normal. Me gustaría que me dijeras el título del que más te ha gustado. ¿Es posible? Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Hola Felisa!! Me alegro que te haya parecido bien mi reseña. La he puesto también en AMAZON :)
    Es difícil decantarse por uno, quizá EL HIJO DE LOS MONSTRUOS sea es el que más me llegado, pero me han gustado muchos. EL ATAUD VIEJO me parece de lo mejores; A Confesiones y Amantis, también los pondría en un puesto alto.

    Otros que me gustaron también pero en menor medida fueron: Una toalla limpia, Latin food, Sacrificio y El vecino del quinto... y el resto me parecieron bastante bien pero estos que te cito se me antojaron más potentes.

    Saludos mil
    Josephb

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu respuesta, El hijo de los monstruos también es uno de los favoritos. Surgió de un sueño. Una noche soñé que un hombre se quemaba vivo para protestar por su situación, fue muy angustioso, tuve que escribirlo para liberarme de esa imagen. Muchas gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. De nada. :) Gracias a ti por compartir esa anécdota tan bonita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar